Vicepresidente de la Federación Nacional de Centros y Servicios de Mayores (FNM)

Alberto Giménez

 El futuro de todos.

 "La hipoteca inversa permite a los mayores costearse una residencia"

 El sector residencial para mayores se encuentra en un proceso de transición marcado por la ley de dependencia.

Lunes, 22 de Mayo de 2006
 Según el informe Las personas mayores en España, del Instituto de Migraciones y Servicios Sociales (Imserso), España es el quinto país más envejecido de la Unión Europea. Siete millones de españoles tienen más de 65 años, y el número de jubilados se ha multiplicado por siete en los últimos tiempos. La esperanza de vida es de 74,7 años para los hombres y 81,9 paras las mujeres. Con este marco, parece que el sector de residencias para las personas mayores puede crecer en los próximos años, pero lo cierto es que ahora se encuentra en un momento de transición. La residencia pública se encuentra saturada y con listas de espera mientras que en las privadas hay camas vacías. Como camino hacia la estabilización del sector hay un precepto en trámite parlamentario: la ley de dependencia, definida por el Gobierno como cuarto pilar del Estado del Bienestar. Alberto Giménez, Vicepresidente de la Federación Nacional de Centros y Servicios de Mayores (FNM), patronal que lucha por los intereses de 1.700 residencias privadas para la tercera edad, analiza el estado de la situación.
"Entre públicas y privadas, existen en España unas 5.000 residencias. El 70 % pertenecen al sector privado, el 30% restante son públicas. En Catalunya existen 1.000 residencias con 50.000 plazas y es mayor el predominio del sector privado, aproximadamente por encima del 80%"


"En este momento hay alrededor de un 20% de camas vacías en España. El sector privado está soportando unas rentabilidades escasas, incluso perdidas. Se encuentra en una crisis de crecimiento. Por otro lado, las residencias públicas están totalmente llenas y con listas de espera"


"La I+D ha llegado a las residencias y su objetivo es crear mejores sistemas que faciliten y ayuden a las personas más dependientes"


"Hay que potenciar otros servicios, como los centros de día y el servicio de ayuda a domicilio (SAP). Ambos son más económicos y cubren las necesidades de los dependientes leves"


 
 ¿Cómo se encuentra el sector de las residencias para mayores en España? 
 
A día de hoy, entre públicas y privadas, existen en España unas 5.000 residencias. El 70 % pertenecen al sector privado, el 30% restante son públicas. En Catalunya existen 1.000 residencias con 50.000 plazas y es mayor el predominio del sector privado, aproximadamente por encima del 80%. 
 
 
El modelo de gestión privado ha crecido bastante en los últimos años.
 
El sector privado ha crecido enormemente, alrededor de un 11% en los últimos tres años, de manera que en este momento el índice de cobertura nacional está en el 3,78 %. 
 
 
¿Y esto que quiere decir?
 
Que por cada 100 personas mayores de 65 años hay 3,78 plazas. Se han creado 300.000 plazas en un breve periodo de tiempo gracias a la gestión privada. 
 
 
Pero estas residencias tienen un importante número de camas desocupadas.
 
En este momento hay alrededor de un 20% de camas vacías en España. El sector privado está soportando unas rentabilidades escasas, incluso perdidas. Se encuentra en una crisis de crecimiento. Por otro lado, las residencias públicas están totalmente llenas y con listas de espera. 
 
 
¿Dónde reside el problema? 
 
En la concertación. No hay financiación para que las personas puedan acceder a las plazas concertadas. Anualmente, las consejerías sociales de cada comunidad autónoma aprueban unos presupuestos, y con ellos crean plazas concertadas. Los usuarios piden la concesión de una plaza concertada directamente, y con cargo a ese presupuesto, van otorgando plazas subvencionadas. Cuando el presupuesto se agota, también se agotan las plazas, y no se crean más. 
 
 
¿Qué sucede entonces?  
 
Hay personas que querrían entrar en una residencia por la vía concertada, puesto que los centros públicos están colapsados, pero no lo pueden hacer por falta de presupuesto de la administración. Hablamos de unas 600.000 personas que podrían tener acceso y no lo tienen.
 
 
El Sistema Nacional de Dependencia certificará un nuevo derecho universal de ciudadanía que garantiza atención y cuidados a las personas dependientes. ¿Este edicto acabará con la crisis que padece el sector residencial?
 
La ley de dependencia se encuentra en trámite parlamentario y entrará en vigor en 2007. Con ella se necesitará triplicar el número de camas que hay en España. Nuestro inicio de cobertura es del 3,14%, cuando en el resto de Europa estaríamos multiplicando esta cifra por más de dos. Con estas cifras está claro que crear plazas es un buen negocio porque hay una demanda. El problema es que esto se alargará en el tiempo, es decir, no se podrán crear tantas plazas a lo largo de los próximos años, y por otro lado, cuestiono la falta de presupuestos de la administración para subvencionar tan magno proyecto. Pero hemos de ser optimistas.
 
 
¿En qué reside la diferenciación de la residencia privada?
 
La diferenciación de la residencia privada cabalga en la línea de la diferenciación por la vía tecnológica. Una mayor sofisticación de sistemas de seguridad, la implantación de técnicas domóticas. Estamos igualando nuestro nivel tecnológico con el resto de Europa.
 
 
¿La I+D ha llegado a las residencias?
 
Sí, y su objetivo es crear mejores sistemas que faciliten y ayuden a los más dependientes. Que una persona pueda hacer más fácilmente cosas tan sencillas como levantarse de la cama, darse una ducha o desplazarse con seguridad por sus dependencias. Cosas sencillas que garantizan felicidad.
 
 
¿Cuánto cuesta cada mes una residencia privada?  
 
El precio mensual de una residencia concertada ronda los 1.200 euros, el de una privada es de 1.600 euros. No obstante, desde la FNM proponemos fórmulas para financiar esa parte privada.
 
 
¿Cuáles?
 
Hay que crear fórmulas imaginativas, la hipoteca inversa es una opción. Los mayores, pese a no tener grandes ingresos netos, suelen tener un patrimonio, que es una vivienda totalmente pagada. Con la hipoteca inversa pueden monetizar ese patrimonio. 
 
 
La concesión de un crédito contra el valor de su vivienda.
 
Con el que la entidad financiera se compromete a no reclamar ningún importe mientras la casa no se venda o la persona no fallezca. La forma de concesión del crédito es acomodaticia. El banco no se convierte nunca en propietario de la vivienda, los herederos pueden optar por devolver las cantidad concedida, vender la vivienda para cancelar el crédito o re financiarla con otro tipo de producto.
 
 
Y para combatir el abarrotamiento de las residencias públicas ¿qué propone?
 
Potenciar otros servicios, como los centros de día y el servicio de ayuda a domicilio (SAD). Ambos son más económicos y cubren las necesidades de los dependientes leves. Tan sólo 50.000 personas son atendidas en su domicilio, y 35.000 acuden a centros de día, habría que multiplicar estos guarismos por cuatro.
 
 
¿La residencia privada es un bien o un privilegio?
 
Debe ser un bien, porque la dependencia es un problema social. Es inconcebible que los mayores mueran en sus casas solos y sin ayudas en pleno siglo XXI.