Presidente Flaqué Internacional

Paco Flaqué

Moda, arte y cultura

"Buscamos a un cliente económicamente fuerte"

Se dice que "ir la moda" es superficial, elitista, pero los estereotipos que existen hoy en día hacen que la gran mayoría de las personas la sigan. Por este motivo, el mercado de la moda mueve tanto dinero y las pasarelas donde se expone "lo último" desprenden una gran expectación.  

Jueves, 07 de Junio de 2007
La moda es algo pasajero; es algo que expresa lo actual, lo moderno, lo que se lleva. Este término se puede aplicar a muchos aspectos de la vida, pero sobre todo a la ropa que se utiliza para vestir. Para exponer la moda, se celebran pasarelas, algo que mueve dinero, lujo, fama... Durante unos días, Barcelona se convierte cada año en la capital mundial de la moda y, la última vez que esto ha ocurrido, ha sido con motivo de la moda nupcial. Y es que prestigiosas firmas de diseñadores tienen una cita anual en el Salón Barcelona Bridal Week-Novia España, la pasarela más importante a nivel internacional en su sector. Desde sus inicios, la persona que está al frente de la organización es el carismático Paco Flaqué. Hoy hablamos con él, considerado decano de la moda catalana.
"Somos el segundo país exportador a nivel mundial, después de China, por la calidad, por el diseño y, aún, por los artesanos que confeccionan a mano"
 

"Si tiene que venir un famoso, pues que sea un director de cine o un actor, pero no la gente que va de una televisión a otra vendiendo su vida"
¿El Barcelona Bridal Week se puede considerar como el salón más importante de moda nupcial?
En estos momentos es el salón más importante de Europa sin lugar a dudas. Tenemos la mejor pasarela del mundo en cuanto a diseñadores, lo cual nos da una calidad y un nombre internacional tremendo. Y no hemos de perder de vista que somos el segundo país exportador a nivel mundial, después de China, por la calidad, por el diseño y aún por los artesanos que confeccionan a mano.

Esta pasarela no se acabará nunca.
A ver, este salón de moda nupcial lo hacemos desde hace 17 años. Así pues, está muy consolidado. Lo que nos preocupa es conservar su categoría y que siga siendo considerado como la bombonera.

El matrimonio está en crisis, pero las bodas no.
La verdad es que las 200.000 bodas que se celebran en el estado español cada año se aguantan, más arriba o más abajo, pero se aguantan. Está muy estabilizado. Lo que se debe hacer es recapacitar mucho sobre el sector, porque mueve mucho dinero.

¿Cuánto?
Cinco mil millones de euros al año. Esto es lo que mueve, pero es un sector que tiene un porvenir magnifico, tiene un campo abierto para recorrer con todo el tema de la exportación. Potencialmente, por el diseño y la calidad, estamos tan bien situados dentro del sector de la moda, que tenemos mucho campo de actuación. En cuanto a estudios, estamos preparando el tema de salir fuera del estado. Si no hay nada nuevo, en el mes de marzo o abril que viene estaremos en Moscú. Y en dos o tres años pensamos poner el pie en China y toda la parte del Este. Vamos con un producto de calidad y buscamos a un cliente económicamente fuerte.

Hablando de las pasarelas en general, ¿qué les diferencia a las suyas de las demás?
Nosotros hemos apostado siempre por una mayor creatividad y diseño. Además de creer en los creadores emergentes que son, en el fondo, la nueva generación del estado español.

Parece que la prensa internacional no le da demasiada importancia a la moda de aquí.
Lo que ocurre es que la prensa de fuera tiene poco conocimiento sobre los diseñadores españoles. Por algún motivo, a la moda de aquí le ha sido difícil traspasar las fronteras, a excepción de Custo Barcelona, Antonio Miró, Armand Basi o Amaya Arzuaga. Además, creo que los diseñadores se han preocupado poco de que sus diseños estén presentes en los medios de comunicación extranjeros.

Se debe superar la obsesión de que cuando una cosa sale bien en Cataluña, en Madrid también la quieren.
Los que la deben superar son los de Madrid, por lo que a mí respecta en este tema, no estoy molesto con nadie. Pero, Madrid nos quiso copiar unas cuantas veces quitándonos lo que teníamos aquí. Y ahora empiezan con el tema de querer el Bridal Week.

Se habla mucho de las modelos, incluso a veces, más que de los propios diseñadores.
De las modelos famosas quizás sí, pero yo siempre digo que lo que tenemos aquí son maniquíes profesionales. A las famosas que se ganan la vida yendo a los programas de la prensa rosa no les dejo venir. Las buenas profesionales enriquecen la pasarela. Entonces, si tiene que venir un famoso, pues que sea un director de cine o un actor, pero no la gente que va de una televisión a otra vendiendo su vida.

¿Se intentará mejorar algo da cara a futuras pasarelas?
Lo que intentamos es superarnos cada año. Lo que sí que pido es que se mejoren más las colecciones de un año a otro. Porque se puede vender un producto malo muy bien envasado, pero la segunda vez el consumidor ya no lo compra aunque el envoltorio sea muy bonito.

¿Se puede considerar la moda como arte?
Por supuesto, se puede considerar la moda como arte y cultura. El vestir ha marcado la historia de los pueblos.