Director General de Action International España

Pablo Aixelá

 "Make it easy", empresario.

 "La pyme no necesita teorías de gurú"

 Action International, líder mundial en coaching empresarial, lleva un año en España con la intención de convertirse en el mejor aliado de la pyme.

Jueves, 31 de Agosto de 2006
 El coaching no es un fenómeno nuevo. Desde hace ya un tiempo empresas, directivos y particulares acuden a él para solucionar sus problemas de gestión, tanto en el terreno profesional como en el personal. Action International se dedica al que quizá sea el coaching más pragmático y necesario, el de la formación empresarial. Action Int. es una multinacional con presencia en 20 países, fundada en Australia en 1995. Ha crecido bajo un sistema de franquicias internacional y tiene oficinas centrales en Brisbane (Australia), Singapur, Las Vegas y Londres. La sede española opera desde hace un año bajo la dirección de Pablo Aixelá, un maño de 35 años cuya emprendeduría le ha llevado por medio mundo. Afirma que dirige la compañía que le hubiera gustado fundar "por los valiosos servicios que presta a la pyme". Su cuartel general está en pleno centro de Madrid.
"Muchos empresarios, cuando tienen que racionalizar, empiezan a reducir costes. Es lo más fácil, y lo que pone en peligro de muerte a la empresa. ¿Si reduces costes cómo generas beneficios?"


"Hay de todo. Muchas empresas jamás buscan ayuda. Se cierran. Otros empresarios tienen miedo a mostrar debilidad frente a su equipo, y se apoyan en su abogado o en su asesor fiscal. Pero eso no funciona: no controlan las problemáticas de gestión interna"


"Hacemos formación continua de verdad, no de panfleto. Me doy de cabeza contra la pared cuando veo franquicias que hacen cinco días de formación a sus franquiciados y les dan las llaves del local"


"El día en que un empresario ve que su equipo lleva la empresa mejor que él, significa que se ha convertido en un gran empresario"


 
 ¿Cómo conoce Action International y por qué decide implantar el proyecto en España?
 
Conocí Action International a través de unos colegas de México, país donde la compañía funciona de maravilla. A mis socios y a mí nos gustó mucho el modelo de la organización, de hecho, era lo que queríamos desarrollar nosotros mismos: trabajar para la pyme ofreciendo un apoyo útil y pragmático. Compramos los derechos para operar como franquicia máster en España. Llevamos menos de un año de rodaje, las oficinas centrales están en Madrid, donde operamos seis personas, y tenemos once franquicias que cubren todo el territorio nacional
 
 
¿Cuál es, en esencia, su trabajo?
 
Somos la empresa que enseña a ser empresario. Somos coaches. No somos consultores. El consultor, a menudo, peca de hacer el trabajo del empresario, a dictaminar los objetivos, cuando quien tiene que hacerlo es el propio empresario. El consultor te deja sobre la mesa un documento de 300 páginas con teorías muy atractivas sobre gestión empresarial, pero difíciles de aplicar en la realidad. A veces, sobre todo en la pyme tradicional, el empresario desconoce fundamentos de base, y no necesita teorías de gurú. El primer día que yo me enfrenté a pagar quince nóminas, ¡uf! Eso es la pyme, y ante eso los gurús sirven de poco.
 
 
No le caen bien los consultores…
 
Estamos escaldados del mundo farragoso, complicado, teórico y abstracto de la consultoría. Nosotros lo hacemos fácil y práctico. Usamos un lenguaje sencillo y fácil porque buscamos los resultados. Asesoramos y formamos en temas de trinchera: cómo mejorar tus beneficios, cómo sistematizar tu negocio, cómo rentabilizar tu tiempo, etcétera. Somos mentores, enseñamos para generar independencia. 
 
 
Existen varios tipos de coaching ¿en qué se diferencia el de Action Int.?
 
Existen tres tipos de coaching: el personal, el ejecutivo y el empresarial. Los dos primeros están muy de moda. Cualquiera que sea lea cuatro libros los domina. Pero el empresarial no se puede reducir a un libro así como así, se necesita un amplio know how sobre gestión y herramientas. El coaching empresarial exige estructura, y nosotros la tenemos. Alguien puede creer que los MBA’s son competencia nuestra, pero tampoco lo son. De hecho, muchos escuelas de negocios nos llaman para colaborar con ellas.
 
 
¿Cuáles son los males endémicos de la gestión en las pymes?
 
Uno típico, que es tremendo, es el de la operativa. Es decir, el empresario se olvida de que es empresario. Se convierte en operador cualificado: el que mejor hace algo, el que más horas trabaja. No hay suficiente con ser el que más sabe sobre marcos de ventanas, como empresario del mercado de marcos de ventanas has de capitalizar tu capacidad y tu valor y transformarlo en réditos. Los fundamentos del marketing y las ventas también se dominan poco.
 
 
¿Se falla en algo más?.
 
Sí. Muchos empresarios, cuando tienen que racionalizar, empiezan a reducir costes. Es lo más fácil, y lo que pone en peligro de muerte a la empresa. ¿Si reduces costes cómo generas beneficios? La reducción es sólo un punto a tener en cuenta en la gestión, no el núcleo. Las empresas que no invierten, mueren. Las batallas se ganan por los ingresos. He visto casos de sentencias de muerte diferidas en el tiempo, empresas que se limitan a comprar seis meses más de vida. 
 
 
¿La fórmula de Action Int. es aplicable a todos los países en los que operan?
 
Existen matices, la fórmula se adapta. Action International tiene una red de 800 coaches que trabajan en culturas empresariales de todo el mundo, pero al final, los objetivos siempre son los mismos. Eso sí, los conceptos se desarrollan de manera diferente. En el año que llevamos en España, funcionan ya once coaches, que se han dedicado a "desamericanizar" algunos mensajes y aplicarlos a la realidad de la empresa española.
 
 
¿El empresario español es consciente de los beneficios que aporta un coach?
 
Hay de todo. Muchas empresas jamás buscan ayuda. Se cierran. Otros empresarios tienen miedo a mostrar debilidad frente a su equipo, y se apoyan en su abogado o en su asesor fiscal. Pero eso no funciona: no controlan las problemáticas de gestión interna. Ante los empresarios que contratan por primera vez los servicios de un coach, siempre se ha de actuar con pragmatismo y sensatez para establecer una relación de confianza y transparencia que aleje las dudas y los miedos. 
 
 
¿Qué cualidades debe poseer un buen coach?
 
Tres, básicas. La experiencia profesional previa es fundamental. Un recién graduado no puede trabajar aquí. Dos: ha de tener capacidad comercial. El cliente debe percibir confianza, sentir que se sienta al lado de una persona, no de un mercenario. Tercero: trabajo en equipo. El empresario debe sentir que su coach es un tipo dispuesto a trabajar en equipo. En Action Int. nuestros coaches trabajan en red, compartiendo programas y conocimientos. Si eres un free rider, este no es tu trabajo. La media de edad de los coaches va de los 32 a los 52 años.
 
 
¿Forman a sus hombres?
 
Sí. Hacemos formación continua de verdad, no de panfleto. Me doy de cabeza contra la pared cuando veo franquicias que hacen cinco días de formación a sus franquiciados y les dan las llaves del local. La formación debe ser intensa y continua.
 
 
¿Qué hacen ustedes?
 
Primero, un periodo formativo en la Universidad de Action International. Hay dos, una en Las Vegas, y otra en Monterrey. Los enviamos allí. Luego, asisten a audioconferencias semanales durante tres meses. Se les asigna un coach de coaches que les imparte una sesión inicial y les hace el seguimiento. Más adelante asisten a seminarios mensuales, a la conferencia europea, a la conferencia mundial… Efectuamos un re-training a los tres meses del estudio del curso inicial…
 
 
¿Qué zonas le interesan a Action Int. en España?
 
Muy sencillo, aquellas que cuenten con el mayor número de pymes. Cada coach puede trabajar con ocho o diez clientes, tiene que ser capaz de generar este cupo. Hasta ahora, la cobertura es bastante global, trabajamos en todas las comunidades. Queremos cerrar el año con 18 o 19 franquicias. La previsión económica es de 15.000 euros de ganancia media por franquicia.
 
 
Usted es el mentor de los coaches de España.
 
Bueno, mi función es la de dar apoyo a los franquiciados y la comercialización de Action Int., así como el establecimiento de acuerdos y colaboraciones con interesados. Me gusta este trabajo, porque ningún día es igual y trabajar para la pyme es algo que siempre he querido.
 
 
Ha dado muchas vueltas por el mundo, ¿se atrevería a decirme qué modelo de cultura empresarial le parece el ideal?
 
No he visto un modelo específico, la verdad. Creo que, por encima de todo, los mejores empresarios son aquellos que se rodean de un buen equipo.
 
 
El tópico será verdad...
 
Recomiendo a las pymes invertir el 80% de su tiempo en crear un buen equipo, incluso por encima de la operativa del día a día. He visto a empresarios que no son los mejores en capacidad intelectual, ni en operativa, ni son los más imaginativos, ni los más poderosos; sin embargo han conformado equipos en los que confluyen el talento y el rendimiento. Equipos en los que se puede delegar. El día en que un empresario ve que su equipo lleva la empresa mejor que él, significa que se ha convertido en un gran empresario.