Directora General de FRIT Ravich

Judith Viader

“Estar a la última tiene que ser una obsesión”

Martes, 10 de Mayo de 2011
 Aunque oyendo su nombre pueda parecer extranjera, lo cierto es que la popular marca Frit Ravich, sinónimo de chips, snacks y frutos secos, pero también de hostelería, es una empresa familiar fundada en 1963 por Josep Maria Viader, que aún es el presidente de la compañía. Con más de 2.600 referencias, alcanza una producción de 72.100 kilos al día. Su sede central está en Maçanet de la Selva y hoy hablamos con su directora general.

 “Hay momentos en que debes tomar decisiones arriesgadas. En nuestro caso, fue desmontar toda la estructura descentralizada y convertirnos en un almacén que distribuyese, no solo lo que aquí hacíamos, sino también de otras marcas” 

“La diferencia que a veces hay en las grandes empresas es el uso logístico del tiempo. Nuestros competidores, algunos de ellos firmas  de gran envergadura, pueden tardar en servirte el producto casi una semana. Nosotros lo hacemos en 24 horas”

“Poco podíamos pensar hace unos años que una parte de nuestro mercado sería para atender las necesidades de los musulmanes cuando están en el Ramadán. Las nuevas realidades sociales imponen también nuevos retos en el mercado"

 

Parece que todo empezó con una granja de pollos…
Pues sí. A principios de los años sesenta, mi padre tenia una granja con pollos. Hacia la ruta de verano, siguiendo la costa, para dar salida al producto. Pero en septiembre esto se acababa.  

No acabo de entender dónde entran los snacks
Fue entonces cuando el mejor amigo de mi padre enfermó y tuvo que quedarse en cama. Ambos tenían unos amigos en Sant Just Desvern que regentaban una churrería, y se les ocurrió la idea de imitarlos. El amigo montó la churrería en la parte trasera de la casa, y allí, el freía las patatas y mi padre comercializaba con los pollos. Y pronto la cosa fue creciendo…

Y por lo que deduzco, este pequeño negocio acabaria siendo Frit Ravich
Bueno, fue un crecimiento paulatino. Antes tuvieron que pasar por muchas fases,  pequeños pasos, como entrar en una cadena gerundense de supermercados, Valvi, con productos que ya no eran sólo fritos sino que también ya se incluían frutos secos; o abrir una pequeña delegación en Tarragona, o crear nuestra propia red de distribuidores… todo esto se fue dando en los años sucesivos.

Y un  buen día, la pequeña de la casa se convierte en directora general…
Nuestro socio, entonces director general, tuvo un problema en una empresa de su propiedad. Y se vió obligado a irse para encargarse del tema. Se inició el proceso de búsqueda de alguien que le sucediera. Y mi padre se llevó una gran sorpresa…

¿Por qué?
Bueno, porque básicamente los empleados le dijeron que la mejor alternativa era yo. El quedó bastante impactado porque creía que era demasiada responsabilidad. Yo en aquel momento me ocupaba de la parte de obtención de certificados ISO, de controles de calidad y esas cosas. Y me vi, de repente, pilotando la compañía.

¿Recuerda algunos de los momentos claves de Frit Ravich en esos 15 años que lleva al frente de la compañía?
Bueno, ha habido distintos momentos que han ido modelando lo que es la empresa. La concentración de los alimentos fue la primera etapa. Luego, el inicio del cambio logísitico fue decisivo…

¿En qué aspecto?
En esos momentos lo que hacia todo el mundo era salir a vender con la furgoneta. Se cargaba y cuando el producto se terminaba, pues se dejaba de vender. Nosotros ya  habíamos experimentado con lo que llamábamos la ruta de Preventa 1, que nos daba buenos resultados. Vender y servir en un tiempo muy corto.  Decidimos que había que arriesgar, así que colocamos a nuestra gente de dos en dos en las furgonetas, haciendo pedidos y a la vez, sirviendo. Y este modo, más ágil y dinámico la cosa prosperó. Hoy es algo que hacen todos, pero nosotros fuimos pioneros…

Por lo que me consta, también en utilizar la informática, con terminales de preventa  para los comerciales…
Es cierto. Estar a la última fue siempre una obsesión. Estando yo aun en la facultad, ya aquí se iba por delante de la mayoría en temas informáticos, y eso nos permitió en su momento convertirnos en punteros en muchos aspectos.

Y en el tema logístico, tampoco quedaron atrás: la sede central, en Maçanet de la Selva, tiene 22.400 m2, de los que casi 10.000 son fábrica y el resto, almacén. Y lo tienen todo informatizado, con una actividad de 4.000 pedidos al día
Pues si. Lo curioso es que esta sede central empezó a gestarse después que culminamos un proceso de creación de centros: llegamos a tener once en Catalunya y Baleares, cada uno con su almacén, sus vendedores, y sus administrativos. Pero fue entonces cuando vimos que el futuro nos llevaba a crear una central de distribución potente. 

Otro momento arriesgado…
Pero lo hicimos. Desmontamos toda la estructura descentralizada y decidimos convertirnos en un almacén que distribuye, no solo lo que aquí hacemos, sino lo que también empaquetamos o distribuimos de otras marcas.

O sea, para entendernos, la clave es tener mucho producto almacenado en un solo lugar, y trasladarlo con facilidad a los puntos de venta…
Lo que a esta hora, la una de la tarde, el pedido que nos está haciendo el responsable de un bar en Palma de Mallorca nos va a llegar a partir de las 15 horas, y el sistema lo va a tener preparado antes de que nuestro camión lo cargue con destino al puerto de Barcelona, desde donde partirá a Palma, para llegar a primera hora de mañana. Y será el mismo distribuidor de la zona lo recogerá y lo entregará en su ruta. Así que en menos de veinticuatro horas, el pedido estará servido. Ya lo ve, el gran reto siempre es el tiempo y cómo podemos encontrar mecanismos para ahorrarlo. 

Menudo engranaje tiene que haber como para poder servir con tanta rapidez  
Esto es algo que nos diferencia, porque no se acostumbra a hacer. Y es una de las claves por las que luchamos cada día. Verá, nuestros competidores, algunos de ellos firmas  de gran envergadura, pueden tardar en servirte el producto casi una semana. Y si hablamos, por ejemplo, de temporadas como Navidad, la situación es delicada porque hay que volver a llenar los estantes con rapidez. Y ahí estamos nosotros: en 24 horas tienes lo que has pedido. 

Ahora que lo menciona: Frit Ravich compite con grandes multinacionales como Matutano  o  Lays. Las cifras, sin embargo, no deben ser comparables 
Bueno, si hablamos de patatas o snacks en general, evidentemente son los dos gigantes y nosotros ocupamos un nicho de mercado en consonancia a nuestro tamaño. En el fruto seco, hoy, la marca blanca tiene el 70% del mercado, pero en lo que seria fruto a seco a granel, somos líderes. Y no sólo en eso. 

Lo son en caramelos, ¿no es eso? 
Sí, somos los que movemos la mayor cantidad de dulce, lo que hoy llamaríamos chuches, ollaminadures, aquí en Catalunya. Si vamos por el almacén, verán la cantidad de cajas que están almacenadas.

O sea que son fabricantes pero también distribuidores
En realidad, nosotros nos consideramos una empresa de distribución que además, fabrica una parte del producto que distribuimos.

Y estos catálogos? Veo también dátiles y también un calendrio de salidas y puestas del sol
Bueno, esto viene de las necesidades del mercado, y de la realidad que nos encontramos con el día a día. Los musulmanes, durante el Ramadán, pueden empezar a consumir tras la puesta de sol, así que hemos hecho unos catálogos con las horas de salida solar. Claro que al principio no tuvimos en cuenta que el Sol sale a horas distintas en Barcelona que en otras latitudes, por eso estamos personalizando ahora estos catálogos para otras comunidades. Las nuevas realidades imponen nuevos modelos…