Presidente de Barcelona Meeting Point

Enric Lacalle

Negocio y prestigio

"Es importante tener una feria por sector"

Enric Lacalle apuesta por la innovación, ya que Barcelona tiene otras ciudades que le hacen la competencia a la hora de organizar Ferias. Además, asegura que el hecho de tener más de un gran salón por ciudad debilita a un país, porque los empresarios y los expositores acaban pagando más de una vez.

Jueves, 21 de Junio de 2007
Las Ferias son uno de los principales motores económicos de un estado como el español. Y es que a parte del prestigio internacional que aporta un salón expositor a una ciudad, se debe tener en cuenta el beneficio que genera: miles de puestos de trabajo, ocupación hotelera de expositores y visitantes, gastos en comercio, transporte y restauración. Así pues, las Ferias son un gran negocio local y algunos de sus secretos nos los cuenta el Presidente de Barcelona Meeting Point, Enric Lacalle.
"No es bueno copiar ideas ni salones, porque acaba repercutiendo en los empresarios y los expositores, ya que tienen que pagar más de una vez y se debilita el hecho de tener un gran salón por país"
 

"La condición para que una Feria sea buena es que desprenda interés para todo el mundo, sino es mejor cerrarla"
 

"En un mundo globalizado como el actual no se entiende un salón que no sea internacional, que no estimule y promueva la participación de empresas y profesionales de otros países"
Su profesión es pura vocación.
Se podría considerar así. Desde pequeño he estado en la Fira, piense que mi padre era el tesorero. Yo andaba por ahí en pantalón corto y es algo que forma parte de mí.

¿Es verdad que ha habido un declive en la Fira de Barcelona?
No, un declive no, porque Barcelona sigue siendo la capital de la ferias en el estado español de salones profesionales. Sólo se debe pensar en salones como Alimentaria, Construmat, Meeting Point, el Salón Náutico... Pero, lo que sí que pasó es que durante una etapa de nuestra historia ferial, nos dormimos y esto lo aprovechó Madrid, junto con la ayuda de algún catalán, y la verdad es que lo hizo bastante bien. Pero, afortunadamente, Barcelona supo reaccionar y pidió ayuda a los empresarios.

¿Cuál es el momento actual?
Ahora nos encontramos en una etapa de impulso y consolidación. Todo ello lo hemos conseguido con eventos como el 3GSM o el Bread&Butter, además de la consolidación de nuevos salones.

¿Cómo se ha logrado?
Nunca se debe perder de vista la innovación, pero sí se debe observar lo que hace la competencia. Y es que España se ha convertido en un escenario lleno de palacios de congresos y recintos feriales. Pero no es bueno copiar ideas ni salones, porque acaba repercutiendo en los empresarios y los expositores, ya que tienen que pagar más de una vez y se debilita el hecho de tener un gran salón por país. Creo que lo importante es tener una feria por sector.

Además, el papel de los políticos también interviene.
Y es que hay ciudades en las cuales el primer director comercial que tiene la Feria es el alcalde. Es muy difícil decirle que no a un alcalde y en según qué sectores, aún más. Por eso es mejor llevarlo a nivel local. De hecho, siempre hemos contado con el apoyo del gobierno central y del autonómico, pero es que creo que para ellos es una obligación prestarnos su ayuda porque tener estos salones en el país es un lujo.

¿Se podrían considerar todas sus ferias como grandes éxitos?
La condición para que una Feria sea buena es que desprenda interés para todo el mundo, sino es mejor cerrarla. Se debe saber trabajar, no sólo se debe vender imagen. Y, algo muy importante, en el segundo día de Feria se deben haber cubierto los gastos.

El Salón del Automóvil acaba de celebrarse en Barcelona, ¿puede hacer un buen balance?
Para mí ha sido muy positivo, la verdad es que lo han visitado más de un millón de personas, a pesar de haberlo hecho durante el mes de junio. Es la primera vez que pasan por él 2.103 periodista nacionales y más de 190 internacionales. Además, ha habido 44 marcas de vehículos, 175 expositores y exposiciones antológicas. Así que el balance que hago es muy positivo.

Usted va de una feria a otra, ¿nunca descansa?
No, la verdad es que no mucho. Se debe estar rodeado de un buen equipo y dedicarle muchas horas.

¿Qué ventajas o desventajas tiene Barcelona?
Barcelona es una ciudad complicada porque está fortificada geográficamente hablando. Pero tiene muchas ventajas: tiene mar, está al lado del resto de Europa, los Juegos Olímpicos la hicieron conocida mundialmente, todos los arquitectos del mundo quieren tener una obra suya aquí... Barcelona es una ciudad culta, por ella han pasado los mejores artistas contemporáneos y no contemporáneos. No estamos obsesionados, sino que queremos tener una ciudad mejor y más competitiva. Vamos a un bueno ritmo y nos gustaría  ser capital financiera, aunque sabemos que no lo seremos nunca porque Madrid es la capital.

¿Qué futuro tienen los salones?
Los salones deben crecer cada año, especialmente en el aspecto de internacionalización. En el mundo globalizado como el actual no se entiende un salón que no sea internacional, que no estimule y promueva la participación de empresas y profesionales de otros países. Y, lógicamente, apostamos por ofrecer mejores servicios y crear un ambiente en el que se hagan buenos contactos y negocios.