Director General Intermec Technologies, S.A.

Javier Díaz

Organización y servicios

Director General Intermec Technologies, S.A.

Javier Díaz asegura que la tecnología puede ayudar a producir más ventas.

Jueves, 21 de Junio de 2007
Hasta hace relativamente pocos años, hablar de captura automática de datos, sonaba a cosa extrañísima. Sin embargo, el código de barras lo cambió todo y eso sólo fue el principio. Intermec Technologies S.A. es una empresa que se dedica precisamente a esto: a la producción, logística y distribución de sistemas de identificación y captura automática de datos, pero también de informática móvil, conectividad, impresión de código de barras y consumibles. Se fundó hace más de cuarenta años, en 1966 pero su producto estrella vino mucho después, con el primer lector de códigos de barra portátil. En el 2003 lanzó un rango completo de productos robustos móviles/inalámbricos para la captura automática de datos y con este producto y muchos otros, ha estado en el SIL, el Salón Internacional de Logística que se ha celebrado a principios de junio en Barcelona. Hoy hablamos con su Director General.


"El acceso a las nuevas tecnologías ha supuesto un cambio considerable en muchos hábitos que parecían que nunca se podrían erradicar"
 

"Aceptamos la tecnología tal y como se nos plantea, e intuimos sus ventajas y el adelanto que supone pero no nos lo cuestionamos"
 

"Estamos en un mundo más que globalizado y ello implica una interrelación de ideas, proyectos y tecnología como el mundo nunca había conocido antes"
Su sector es de los que deben englobar muchos fabricantes y también muchos productos.
Bien, generalizando mucho debemos considerar que hay dos tipos de fabricantes, aquellos que abarcan un amplio rango de productos y, aquellos que son mucho más especializados. Nosotros, como sabe, nos centramos en productos de logística, y somos uno de los grandes en el sector de la alimentación automática. Operamos en bolsa y tenemos a mucha gente de la movilidad que se produce en la compañía.

En su momento ustedes fueron pioneros en España en implantar pedidos de forma, digamos, portátil.
Sí, Intermec inventó hace 30 años el primer artículo portátil para recoger pedidos. En realidad era un proyecto de Coca-Cola en Estados Unidos que importamos aquí. Así que fuimos la primera compañía que salió a la calle para recoger pedidos y desde aquel momento, y con algunas variaciones, hemos venido haciendo lo mismo, aunque nuestro negocio va cambiando porque se va amoldando a la sociedad. Todo ha cambiado tan extraordinariamente que ahora una novedad de este tipo está más que asimilada, pero hace tres décadas, cuando todo iba con papel y bolígrafo, fue una auténtica innovación.

¿Requiere mucha inversión la instalación de una logística de este tipo?
Digamos que la inversión tiene varias partes, diversas fases: está por un lado lo que yo compro hoy para poner a mis administradores móviles, y luego están los costes de mantenimiento y administración, que pueden derivarse de ello. Y aunque parece bastante sencillo, el concepto y la ejecución son bastante complejos. Pero sí que puedo decirle que al final, el retorno total de la inversión, hoy por hoy, cinco años después, sigue siendo un 30% más económico en comparación a las terminales gratuitas.

¿La tecnología que utilizan supone prescindir de ciertos procesos?
El acceso a las nuevas tecnologías ha supuesto un cambio considerable en muchos hábitos que parecían que nunca se podrían erradicar. Así que en todo proceso de este tipo hay diversas etapas, algunas de las cuales se resisten a desaparecer para aceptar aquello que es nuevo. En nuestro caso, todos los productos que tenemos son lo suficientemente potentes a nivel tecnológico como para poder realizar cualquier tarea. La diferencia con frecuencia se encuentra en el propio usuario, al que le puede costar realizar un cambio de hábitos que hasta aquel momento ha sido vigente.

¿Cuál es el sector económico en el que se utilizan más los productos de Intermec?
Pues mire, básicamente en los procesos que se llaman "cerrados", es decir que se sigue un circuito muy concreto. No sé, por poner un ejemplo, sería todo el recorrido que sigue un determinado producto del sector de la fruta desde el punto de recolección hasta el de su distribución en un supermercado. Quizá puedan parecer procesos no muy ambiciosos como en una gran superficie, pero logísticamente tienen su importancia, claro está. 

¿Podríamos encontrar otro sector?
En la identificación de equipajes con códigos de barras; este es uno de los primeros que va a sufrir este tipo de cambio tecnológico en el que ya estamos inmersos, porque hoy es muy caro tratar correctamente el equipaje. El aeropuerto de Hong Kong es el primero en el que estamos operando. Pero creo que todos deberían modernizarse porque facilitaría mucho las cosas. 

Para según quién esto no aporta ventajas materiales, quiero decir, no venderás más producto por el mero hecho de que lo tengas supervisado con este tipo de tecnología.
Pero no olvidemos que esta mejora tecnológica puede favorecer unas mayores ventas porque permite un mayor control de aquello que tienes. Así que la pregunta creo que se podría formular de otro modo: ¿es una de las prioridades del sector introducir este tipo de tecnología o está más preocupado por vender un poquito más? Está claro que todo el mundo quiere vender más pero la tecnología puede ayudar a conseguirlo.

Cuanto más utilizada sea esta tecnología más igualdad habrá en el precio.
De acuerdo, pero la verdad es que el coste no deja de ser una barrera muy importante para determinados productos, por muy baratos que nos puedan parecer.

Entonces está la mano de obra y por ello se acude a países lejos de Occidente.
Nosotros producimos en Estados Unidos, un país como sabe tremendamente competitivo, y esta competencia es la que te azuza para conseguir lo mejor. Por ello tenemos productos que, aunque estén diseñados en Norteamérica, se han comenzado a fabricar en Singapur, donde ya hay tecnología suficiente como para no tener que invertir demasiado en montar una planta.

Vayamos al usuario, al que todo esto le puede sonar a ciencia ficción.
Bien, aceptamos la tecnología tal y como se nos plantea, e intuimos sus ventajas y el adelanto que supone pero no nos lo cuestionamos. Nosotros somos fabricantes de tecnología y al fin y al cabo, no dejamos de ser un grupo de profesionales que tienen que poner en marcha un montón de aparatos para que funcionen correctamente. Para aquellos que no lo viven desde dentro resulta llamativo y muy curioso cuando lo conocen, pero aquellos que estamos en ello constantemente vivimos cada pequeño paso como un reto conseguido.

Sin embargo, cuesta cambiar y aceptar estos nuevos hábitos que nos impone a pasos agigantados esta tecnología.
Pero no es algo aislado, ni mucho menos. Pertenece al sector de servicios, y como sucede a menudo, la gente no entiende que la logística, la organización al fin y al cabo, es una industria de servicios también. Estamos en un mundo más que globalizado y ello implica una interrelación de ideas, proyectos y tecnología como el mundo nunca había conocido antes. Así que pensemos todos juntos en evolucionar, en pensar que este sector, como cualquier otro, tiene que estar proyectado al futuro.