Doctor en Ciencias Económicas y Catedrático de Finanzas en la UB

José Manuel Araguás

Estabilidad en el mercado

"Hoy, hay oferta de todo tipo y en todas partes"

Durante los últimos siete años, la economía española ha crecido de una manera considerable, según nos explica José Manuel Araguás. Este incremento lo atribuye al turismo y a la construcción, pero también por las bajadas de tipo de interés que tuvo que hacer en su momento, nos lo cuenta él mismo.

Martes, 04 de Septiembre de 2007
Muchos economistas aseguran que, estratégicamente, España está bien situada dentro del viejo continente. Aunque el país europeo con mejores expectativas es Alemania, ya que hace producto manufacturado con un tipo de tecnología idonea.
"Lo que ha dado este crecimiento al país ha sido, sobre todo, el turismo y la construcción"

"Se denota una desaceleración en lo que se refiere a la segunda residencia, pero lo que pasa es que se salvarán los proyectos que tengan una buena localización y posibilidades de salida. En estos próximos semestres, la primera vivienda también se irá estabilizando"

"Para que uno pueda mantenerse en el mercado, se de be ser diferencial o se debe hacer una guerra de precios"



¿Qué es lo que está pasando a nivel macroeconómico en España?
Para empezar, debemos entender que España pertenece a un mercado que tienen una economía ya globalizada, por lo tanto se deben conocer las tendencias de los mercados más representativos que son Estados Unidos, la Unión Europea y, a otro nivel, mercados japoneses y emergentes. Ahora mismo, el estado se encuentra en un impás un poco comprometido debido a que, desde hace siete años, se está viviendo una etapa de crecimiento en los activos reales y financieros, causado por las bajadas de tipo de interés que tuvo que hacerse en su momento por el atentado de las Torres Gemelas de Nueva York. Este hecho cambió el tipo económico y obligó a las reservas generales a abaratar el dinero, esto ha dado unos años buenos de crecimiento y, ahora, hay que controlar la inflación, que es una consecuencia lógica de haber tirado leña la fuego.

Y, ¿qué es lo que más ha hecho crecer al país?
Bien, ante esta situación que le he explicado, España como economía tiene también una situación especial que se ha producido durante estos últimos dos años, pero basado en que estábamos a un nivel de renta más bajo que la Unión Europea. Lo que ha dado este crecimiento al país ha sido, sobre todo, el turismo y la construcción.

Esta tendencia tendrá que parar algún día.
Pienso que en estos momentos ya se ha detectado. Por ejemplo, se está pidiendo a empresas constructoras y al empresario directamente que se pare la edificación de segundas residencias. Con esto se denota una desaceleración en lo que se refiere a la segunda residencia, pero lo que pasa es que se salvarán los proyectos que tengan una buena localización y posibilidades de salida. En estos próximos semestres, la primera vivienda también se irá estabilizando.

¿Cómo notará el empresario este nuevo panorama?
Todos estos cambios empiezan por una desaceleración en el consumo. España estratégicamente está bien situada dentro de Europa. Alemania, al igual que Estados Unidos, ha tenido un pequeño bajón durante el primer trimestre; pero, Alemania hace producto manufacturado y tienen un tipo de tecnología que hace que sea un país con buenas expectativas. Aquí, el tema está en el consumo y si éste, luego, afectará al empleo, que supondría un grave problema.

¿Qué se puede hacer para que no ocurra?
Ahora la incógnita es qué hace la Reserva Federal del Banco Central europeo con el dinero, porque si suben los tipos de interés se para; si se bajan, quizás no tiene tanto porque las perspectivas psicológicamente cuentan mucho. Aunque, ya se está notando en el consumo por la subida de tipos que ha habido.

Las bajadas de estos últimos meses, las vincularía ha este efecto económico.
Esto ha llevado a que las bolsas y todos los mercados se encuentren en sus momentos más macrovalorados. Las cosas no suben nunca hasta el cielo, pero sí que deben tener un aviso porque sino, hacen que todo en un país, en general, vaya mal.

A sus empresarios les sigue recomendando I+D y parámetros que les hacen más competitivos.
Aquí hay un tema, y es que hoy hay oferta de todo tipo y en todas partes. Ante ello, para que uno pueda mantenerse en el mercado, se debe ser diferencial o se debe hacer una guerra de precios. Y en un país desarrollado no se puede hacer una guerra de precios a lo loco. La diferencia pues, la marca la tecnología, porque estamos acostumbrados a una manera nueva de hacer, innovación es la palabra que más me gusta. Aunque cada caso es diferente y cada uno debe estar en su nicho de mercado.