Doctor en Ciencias Económicas y profesor del IESE

Antoni Argandoña

Cambios a la vista

"Tenemos toda la inercia de una economía que funciona"

Según nos cuenta Antoni Argandoña, todos los factores económicos de España que eran positivos han continuado funcionando durante este año 2007, y asegura que gracias a ello ha habido cambios notables en la conducta de los ciudadanos. Aunque cree que los problemas importantes empezarán a partir de ahora.

Martes, 04 de Septiembre de 2007
La mayoría de expertos en economía aseguran que España está viviendo un momento de estabilidad en este sector. Aunque aseguran que esta tendencia cambiará de un momento a otro y, por este motivo, se debe estar preparado ante una situación que puede perjudicar, y mucho, a familias y empresas, por muy fuertes que éstas sean. Antoni Argandoña hace un repaso a la situación económica actual.
"Uno de los factores que nos ha marcado durante estos últimos años ha sido el optimismo  debido al precio de la riqueza, de los activos, a la facilidad de hipotecarse"

"Si viene una recesión, el Gobierno tiene margen para aumentar los gastos o reducir los impuestos, ahora no puede hacer nada y no debe hacer nada, sería grave que lo hiciera"

"El medio ambiente es un bien de lujo y es posible que en periodos de recesión haya un pequeño interés en este tema, pero ha venido para quedarse y lo seguiremos teniendo presente"



A nivel estatal, ¿qué ha pasado durante el último ejercicio económico?
Desde mi punto de vista, el 2007 ha sido un año bastante bueno. De alguna manera, ha sido un año de continuidad. Todos esperábamos que al final del ciclo, el descenso de la vivienda se notaría, pero se ha notado mucho menos de lo esperado. Todos los factores positivos que había han continuado funcionando, de manera que ha habido cambios notables en la conducta de los ciudadanos. Todo el mundo dice que esto no puede durar tanto, pero de momento dura. Creo que los problemas importantes empezarán a partir de ahora.

¿Puede avanzar alguna de las pistas del problema.
En estos momentos tenemos unas incógnitas que condicionarán mucho el futuro de la economía española. Una de ellas es el modelo de los últimos años basado en el tipo de interés bajo y, por lo tanto: gran aumento del precio de los activos, aumento de riqueza de las familias, incentivos para hipotecarse, facilidades en los créditos, abundancia de liquidez. Todo ello se está acabando y esto significa un cambio en la conducta de las familias, de las empresas y de las instituciones financieras.

¿Qué más incógnitas hay?
Otra es que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades durante mucho tiempo. Nos hemos hipotecado, hemos aumentado mucho nuestra riqueza y esto nos ha dado garantías para pedir crédito y hay un déficit de la cuenta corriente. Entonces, este hecho un día u otro lo debemos parar y debemos pagar la factura con un tipo de interés creciente. Además, hay un tercer riesgo, que hasta ahora no ha sido problemático. Me refiero a la subida de precios, como la del petróleo o los alimentos. Este factor nos obligará, poco a poco, a ir cambiando nuestras conductas y puede tener un efecto de notoriedad sobre las familias y las empresas.

¿Habrá víctimas?
Seguro, porque uno de los factores que nos ha marcado durante estos últimos años ha sido el optimismo  debido al precio de la riqueza, de los activos, a la facilidad de hipotecarse. Cuando esto cambie, las perspectivas no serán tan favorables. En estos momentos, lo que está manteniendo el consumo de las familias es la evolución de la renta disponible. Así pues, el día que la familia se encuentre en que una de las dos personas que forman el matrimonio esté en el paro o que la situación no sea tan buena, podrían empezar a darse sustos importantes y, también, un cambio fuerte de actitud.

Dado este panorama, ¿se podría dar una recesión?
No, yo no veo una recesión a corto plazo en la economía española. A ver, puede darse. Aquí tenemos una incógnita que es: ¿qué cara pondrá la gente el primer mes después de la vuelta de vacaciones? Porque nos hemos ido de vacaciones con las cosas bastante bien puestas en su sitio, pero ahora no se qué pasará en la bolsa de trabajo de las empresas, no sé que pasará con la ocupación temporal. Si aquí hay un cambio importante, se podrán empezar a ver números rojos a finales del año 2008. Ahora tenemos toda la inercia de una economía que funciona y, por lo tanto, esto ahora no lo veo problemático.

¿Está en las manos de alguien empezar a tomar algún tipo de mesura o se debe limitar a observar este retorno?
El Banco Central Europeo está haciendo lo que puede, que es aumentar la oferta de liquidez para que no haya un susto bancario, cosa que sería muy grave. El problema sería que a una empresa sólida le denegaran un crédito y si se tienen miedo a una empresa sólida, sí que es recesión. Ahora esto no se dará, pero la Banca empezará a ver las demandas de crédito de una manera diferente a partir del uno de setiembre, precisamente debido a todo esto. Con lo cual, este hecho puede cambiar mucho nuestra manera de ver las cosas.

Entonces, lo único que se puede hacer es confirmar a la Banca europea y española.
Sí, y no habrá ningún problema en la demanda de liquidez, pero esto no quita el problema en la solvencia de las familias ni de las empresas que, ahora mismo, es lo que más preocupa en el mercado. Si viene una recesión, el Gobierno tiene margen para aumentar los gastos o reducir los impuestos, ahora no puede hacer nada y no debe hacer nada, sería grave que lo hiciera. Por lo tanto debe esperar y llegado el punto, ya se verá aunque es un proceso lento y complicado. 

¿Estamos ya funcionando como una Europa plural?
En los mercados financieros, totalmente. Es decir, ya somos un área monetaria única, un área financiera única y aquí sí que no hay diferencias. En políticas fiscales somos diferentes, pero Europa nos limita a todos a tener grandes déficits. Desde el punto de vista de mercado, somos una economía bastante globalizada, tenemos nuestras peculiaridades, pero las diferencias son pocas.

¿Cree que algunos sectores se aprovecharán de una situación previa a una posible crisis?
Los nuevos servicios de consumo claramente se beneficiarán. También la obra pública, aunque habrá más paro. Quizás los nuevos servicios financieros o nuevos sectores relacionados con el mercado exterior podrían destacar, suponiendo que no haya una caída muy grande en Europa. Incluso Asia o América Latina lo tendrán mejor.

Se dice que el tema del medio ambiente también está afectando mucho al tema de la economía.
Los economistas hablamos de avance de lujo, que se produce cuando la demanda crece más que proporcionalmente con la oferta. El medio ambiente es un bien de lujo y es posible que en periodos de recesión haya un pequeño interés en este tema, pero ha venido para quedarse y lo seguiremos teniendo presente.