Campeonato de Europa de Atletismo Barcelona 2010

Carlos Martín

Comunicación atlética

“Siempre hay que estar abierto a nuevas propuestas”

Carlos Martín asegura que hasta hace pocos años, veías ocho, diez, cámaras a lo sumo en una retransmisión deportiva. Ahora hay que ofrecer muchas cosas, tienes que incentivar continuamente al espectador para evitar que haga zapping.

Martes, 13 de Julio de 2010

Con los años hemos aprendido que aquello que hace tan atractivo el deporte no es sólo la competición en sí, sino todo aquello que la rodea: el público, el ambiente, y los centenares de personas cuya labor, aunque anónima, hacen posible el milagro de transmitir la emoción de una proeza deportiva a lugares que van más allá del estadio. Hoy hablamos con una ellas, Carlos Martín, director de comunicación del Campeonato de Europa de Atletismo que tendrá lugar el próximo mes de julio en Barcelona.

“En las retransmisiones deportivas, hay que ofrecer muchas cosas, tienes que incentivar continuamente al espectador para evitar que haga zapping. Y si el espectáculo es aburrido, pues tienes que inventártelo para hacerlo emocionante”

“Los juegos no resultan rentables en términos estrictamente económicos. Pero hay otros beneficios, mucho más inconcretos y valiosos. Durante una semana, por ejemplo, Barcelona saldrá en todas las televisiones del mundo, y no sólo las europeas”

“El periodista siempre debe estar dispuesto a aprender, nunca debe cerrarse a nuevas propuestas, nuevos proyectos, nuevas ideas. Este es un mundo muy cambiante. Y siempre hay que procurar estar al día, estés donde estés”


 

Viendo su currículum, podemos advertir dos grandes etapas: ¿Cómo fue pasar de un medio escrito al televisivo?

Creo que un periodista debe conocer todos los medios de comunicación. He colaborado en varias revistas, fundé tres y fui director de otra, pero después de tantos años, uno tiene que conocer otros medios. Cuando entré en la televisión, en los ochenta, había recursos, tuve oportunidad de recorrer medio mundo, y no me lo pensé ni cinco minutos cuando tuve que elegir.

Prensa, Televisión… sólo le falta la radio

Bueno, sólo he hecho colaboraciones puntuales. Y me sabe mal, porque es un medio muy interesante.

En deporte sus primeros juegos fueron los del 88, en Seúl

Sí, fueron mis primeros juegos en la televisión. No habían entrado aún las privadas y la televisión en Sant Cugat era muy influyente, por aquella época. Se hacía muchas horas en catalán, no como ahora, en que la presencia de TVE en Catalunya se ha perdido del todo. Ahora hay un problema grave de liderazgo y todo ello se ha viso eclipsado por TV3.

Desde Seúl, ¿cómo ha visto la evolución de los Juegos?

En los últimos veinte años, todo ha cambiado muchísimo. Los juegos de ahora no tienen nada que ve con los de Seúl, Los Ángeles o Moscú. Y cambio se lo debemos mucho al recientemente desaparecido Juan Antonio Samaranch, que cambió completamente el sentido de los juegos. 

Usted lo conoció bien

Tuve la suerte de tratarle con frecuencia, y una vez al mes lo iba a visitar, cuando ya estaba retirado: “Tengo prestigio pero no poder”, me decía. En los últimos tiempos, la gente ya no le visitaba, pero yo trataba de ir a verle, informándole de todo lo que pasaba. Creo que ha sido el dirigente deportivo más importante del último medio siglo, y a nivel olímpico, creo que sólo Pierre de Coubertein puede estar a su nivel, ya que uno instauró los juegos, y él, los modernizó. 

¿En qué sentido?

En muchísimos. Impulsó el papel de la mujer en los juegos; potenció el papel de los medios e hizo que ahora las ciudades luchen por tener unos juegos, no como hace unos años, en que había que convencer a los alcaldes para que apostasen por este tipo de convocatorias. 

Los tiempos también han cambiado mucho

Sí, por supuesto. Por lo que respecta a los medios de comunicación, ha habido también un cambio brutal: los portátiles, los móviles, internet… hay que ir adaptándose a todas las novedades. Cuando ahora recuerdas en el 92, en que no había móviles, resulta casi inconcebible. ¿Y las crónicas? Ahora las puedes hacer desde tu casa, en tren o desde el bar de la esquina. ¡Antes tenías que hacerlas en la propia redacción! El cambio ha sido impresionante, y más en una profesión como la nuestra en que la inmediatez es esencial. 

También han cambiado las retransmisiones deportivas: ahora son espectáculos

Cuando se hace el guión de una retransmisión deportiva, se piensa en algo que tiene que llegar a todos los hogares; que capte al máximo la atención y que aumente la audiencia. Ya no se concibe de otro modo. En unos Mundiales de Atletismo como los que celebraremos este julio, por ejemplo, hay 109 posiciones de cámara para todo el campeonato.  

¿Tantas?

Hay que ofrecer de todo para que sea todo lo más rico posible: videos de repetición, grúas, travellings, cámaras portátiles, lo que sea… Sólo viendo la producción que habrá por parte de TVE y TV3, que son los canales que ofrecerán las imágenes a todo el mundo, resulta impresionante el montaje que se prepara. 

Antes no había esta idea 

Hasta hace pocos años, veías ocho, diez, cámaras a lo sumo. Pero sin repetición, sin grafismo, sin ningún tipo de variación. Ahora hay que ofrecer muchas cosas, tienes que incentivar continuamente al espectador para evitar que haga zapping. Y si el espectáculo es aburrido, pues tienes que inventártelo para hacerlo emocionante. 

¿Cómo podríamos definir su trabajo en este Campeonato?

Esencialmente, facilitar al máximo la labor de los medios. Tenga en cuenta que la cantidad que más o menos calculamos que vendrán de periodistas serán alrededor de unos 1800 periodistas, de los que los que unos 400-500 vendrán de TVE y TV3. El resto serán periodistas, fotógrafos y también otras cadenas que filmarán parcialmente el Campeonato. 

Aunque no es su primer trabajo ante retos de este tipo, supongo que hay nervios…

Bueno, admito que a medida que se acerca el día y la presión aumenta, el mayor reto que tenemos es llenar el estadio. Tenga en cuenta que no estamos hablando de fútbol, ni de tenis, sino de atletismo, un deporte que no deja de ser minoritario. Si, de acuerdo, cuando hay campeonatos son convocatorias que se siguen por inercia, pero tenga en cuenta de que es un campeonato europeo, y que por lo tanto, no tendremos ni africanos ni jamaicanos, que son los atletas que más acostumbran a destacar en este tipo de competiciones. 

Pero habrá incentivos

Sin duda. Y algo que condiciona mucho: la gran tradición deportiva de una ciudad como Barcelona. Por eso confiamos en qué será todo un éxito. Se han renovado a fondo las instalaciones, las comunicaciones saldrán perfectamente y nada fallará. Pero el reto será traer 32.000 personas cada día al estadio. Por ello nos hemos esforzado para hacerlo atractivo y fácil: los precios serán asequibles, habrá autobuses que harán servicio gratuito desde la Plaza de España… este tipo de cosas.  

¿Y cómo se estructura una logística de una convocatoria como esta?

Bueno, nosotros nos hemos organizado en ocho direcciones, ocho departamentos, entre las que hay la administración, transportes y alojamiento, marketing, operaciones y servicios (que incluye seguridad, voluntariado, medicina), y ceremonias y protocolo. Nosotros somos la de comunicación. 

Un equipo considerable

Sí, empezamos tres o cuatro, uno de los cuales era de marketing, para empezar a trabajar con posibles patrocinadores, y tal. Ahora somos unos sesenta que estamos detrás de todo ello.

Y hablando de marketing, ¿quién acaba pagando la factura que todo esto genera?

Se ha creado una especie de convenio en el que forman parte el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat de Catalunya, la Diputación de Barcelona y el Consejo Superior de Deportes, y cuya capitalidad está en el Real Federación Española de Atletismo. No todas las instituciones aportan igual, claro: el Ayuntamiento es el que aporta más dinero.

¿Y este tipo de competiciones son rentables?

No lo son en términos estrictamente económicos, entre otras cosas porque se aprovechan estas convocatorias para dejar un legado. En este caso, pues se han arreglado el Estadio, las dos pistas de entrenamiento (Serrahima y Pau Negre), y los dos estadios de entrenamientos (Can Dragó i la Marbella). El coste ha sido de unos 30 millones de €uros pero se hace así para que el mantenimiento esté asegurado un par de décadas. 

Y hay otros beneficios, claro

Por supuesto: la imagen. Durante una semana, Barcelona saldrá en todas las televisiones del mundo, y no sólo las europeas. Y ahora que se quiere impulsar su imagen, para el Campeonato del Mundo de Básquet del 2014, para que sea una sede del Mundial de Fútbol del 2018, o para los Juegos Olímpicos del 2022, pues la proyección tiene mucho, mucho valor.  

¿Cuál será su próximo reto cuando acabe el Mundial?

Aún no lo sé, pero es posible que sea la segunda edición de la World Race Barcelona, que tendrá lugar a partir del 31 de diciembre. Ya llevé la primera y fue muy interesante, especialmente por su vertiente científica. Luego ya veremos: hay muchos proyectos. 

Supongo que la idea es no estancarse

El periodista siempre debe estar dispuesto a aprender, nunca debe cerrarse a nuevas propuestas, nuevos proyectos, nuevas ideas. Este es un mundo muy cambiante. Y siempre hay que procurar aprender, estés donde estés.