Miembro del Gabinete de Estudios de la Cámara de Comercio de Barcelona

Ana Belmonte

Periodo de continuidad

"La inversión en innovación tiene que ser relevante"

Según Ana Belmonte, durante el año 2007, España ha vivido una continuidad económica que ha mantenido fuerte al país. Además, nos cuenta que el crecimiento de las exportaciones viene favorecido por el crecimiento de las economías de la zona Euro, dado que son clientes principales del estado.

Martes, 04 de Septiembre de 2007
La Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Barcelona es una institución más que centenaria, fundada en 1886 y con antecedentes que se remontan a la Edad Media. Pero sus objetivos tienen que ser, necesariamente, muy contemporáneos. Sus técnicos nos pueden proporcionar valiosísima información sobre el diagnóstico de nuestra economía en un contexto dominado por la globalización. Hoy hablamos con una técnica del Gabinete de Estudios Económicos de la entidad, Ana Belmonte.
"Respecto al crecimiento económico español, y el porcentaje de mérito que hay que atribuir o no a la clase política, hay una parte importante de factores coyunturales, porque el crecimiento de las exportaciones viene favorecido por el crecimiento de las economías de la zona Euro"


"Deberíamos favorecer el proceso de internacionalización y de expansión al exterior. Seguir exportando, atraer a la inversión, a la más productiva, la industrial e innovación"


"En España ha habido un proceso de convergencia real, es decir, ha habido un aumento en temas de renta por cápita importante en España en relación con la Unión Europea"



Hagamos un poco de política. Respecto al crecimiento económico español, ¿que porcentaje de este mérito corresponde a los políticos y qué porcentaje al contexto?
 Creo que hay una parte importante de factores coyunturales, porque el crecimiento de las exportaciones viene favorecido por el crecimiento de las economías de la zona Euro, pues son clientes principales de España. Eso tiene mucho peso, aunque no quiere decir que no haya políticas que puedan haber favorecido el crecimiento económico. Diría que el panorama es favorable pero no hay que olvidar que existen ciertos desequilibrios que podrían provocar una desaceleración de la economía.

¿Cómo cuales?
Sí, por un lado el fuerte endeudamiento de las familias, que sigue aumentando. Aunque parece que el crédito tenga unos crecimientos inferiores a los del año pasado, seguimos teniendo un incremento de dos dígitos, una cifra demasiado elevada. El porcentaje de familias endeudadas ¡es del 40 por ciento!, una cifra sin duda muy alta. 

Parece que respecto a la Unión Europa tenemos márgenes muy limitados para diferenciarnos en políticas económicas.
Yo creo que sí, excepto en la política monetaria.

¿Y cómo podríamos diferenciarnos del resto de competidores?
Por un lado deberíamos favorecer el proceso de internacionalización y de expansión al exterior. Seguir exportando, atraer a la inversión, a la más productiva, la industrial e innovación. Hasta hace poco, España ha competido en costes laborales, y ahora que ya no es posible porque hay muchos países con unos costes laborales inferiores a los nuestros, tenemos que diferenciarnos en otros aspectos. Y esto significa competir en productos de mayor valor añadido. Y como consecuencia, hace falta que la inversión en innovación sea relevante.

Parece ser que en España tenemos un problema con la productividad.
Es cierto, estamos creciendo a un ritmo muy reducido. Se dice que si no eres productivo no puedes ser competitivo, pero por otro lado se observa que la industria gana en productividad, mientras que sectores están perdiendo.

Es un tema delicado.
Pues si, porque si hubiéramos perdido tanta productividad, ¿se habrían recuperado tanto las exportaciones? Especialmente en el caso de Cataluña, que han tenido un aumento muy importante. Hay dudas de hasta que punto esta afectando la productividad a la industria.

Hablemos de deslocalización, ¿Cree que es importante recuperar esta convocatoria que se ha perdido estos últimos años?
Pienso que es un proceso difícil de parar dentro del contexto de creciente globalización en el que estamos inmersos. Trabajar para que esta transición sea más llevadera, es decir, la de dejar marchar industrias pero intentar, por otro lado, ganar en otros sectores de valor más añadido nos convertirá en más competitivos.

Los analistas consideran que se cumplirán más o menos los objetivos que tenía el Gobierno respecto al crecimiento del PIB. ¿Qué dice a esto?
Particularmente, creo que sí, se cumplirán bastante los objetivos. Aunque quizás, en lo que respecta a la inflación, en esta segunda parte del año repuntará un poco el tema del petróleo. Hasta ahora había aumentado, pero en términos interanuales estábamos por debajo. Sin embargo ahora, a partir de junio, esto está empezando a cambiar, pero la apreciación del euro está suavizando este efecto.

Parece que, más o menos, todo está controlado.
En España ha habido un proceso de convergencia real, es decir, ha habido un aumento en temas de renta por cápita importante en España en relación con la Unión Europea. Pero también debo decir que Cataluña, en este sentido, lo ha hecho mejor. La media de la renta por cápita catalana supera la europea, pero sin embargo, la española aún no acaba de despegar. Es decir, aún le queda recorrido en este sentido.