Félix Serraclara

 La arriesgada mezcla de Arte y Negocio: “Ópera Mediterránea”

 “Los espectáculos de calidad requieren siempre del dinero público y del privado.”

 “Los espectáculos que tienen un alto nivel de calidad son tan caros que siempre necesitan apoyo de dinero público o de patrocinadores privados. Y algo tiene que haber para que recuperen de algún modo su inversión”

Martes, 01 de Junio de 2004
“La capital de la ópera en Europa continua siendo Milán, eso es irrefutable. Pero Barcelona es una de las principales ciudades de Europa, y el Gran Teatre del Liceo, un emblema”

“Estamos trabajando en “Étre Dieu”, la ópera de Dalí: una obra absolutamente grandiosa que va a sorprender porque no es convencional. Siendo Dalí, ¿cómo va a serlo?”

“Los espectáculos que tienen un alto nivel de calidad son tan caros que siempre necesitan apoyo de dinero público o de patrocinadores privados. Y algo tiene que haber para que recuperen de algún modo su inversión”

“Siempre se incorpora gente joven al mundo de la ópera, pero no debemos olvidar que es un espectáculo minoritario. No es como ver un partido de fútbol”

 
 

¿El hecho de utilizar la palabra “Mediterránea” es una afrenta a Wagner?
 


Ja, ja... No, no hay una ninguna marginación... Mediterránea viene por nuestra ubicación en una ciudad como Barcelona.
 


¿Barcelona está a la altura de Milán como capital de la Ópera en el siglo XXI?
 


La capital de la ópera en Europa es Milán, eso es irrefutable. Pero Barcelona es una de las principales ciudades de Europa, y el Gran Teatre del Liceo, un emblema. Aunque últimamente haya perdido un poco su status de “teatro de tradición” y singularidad, el Liceo sigue siendo un distintivo en el mundo de la Ópera a nivel europeo.
 


¿Existe un proceso de politización de la programación en los grandes teatros de Europa?
 


El teatro, como todo en el mundo del espectáculo, tiene dos grandes facetas: la administrativa y la artística. El director artístico es el que lleva el peso de la obra y es el que decide si mantiene un estilo u otro dentro de una ópera. Sin embargo la parte administrativa es la que se encarga de todo el proceso de contratación de escenarios y giras. Normalmente las grandes representaciones se realizan en un mismo circuito de ciudades y teatros.
 


¿Cuál es el mercado de Ópera Mediterránea a nivel geográfico?
 


No tenemos una zona geográfica de mercado fija. Podemos trabajar en Corea y luego representar en Canadá o en Australia. El mercado de Ópera Mediterránea es la ópera a escala mundial: en ese sentido no nos ponemos barreras.
 


En octubre hay previsto la puesta en escena del proyecto “Étre Dieu”, ópera ideada por Salvador Dalí que nunca llegó a ser escenificada y que ahora el productor Dragan Matic pretende materializar ¿Qué puede aportar una obra de estas características al mundo de la Ópera?
 


Es un espectáculo complejo y al aire libre, concebido para gustar a todo el mundo, y por ello estamos un poco a la expectativa. Pretende ser un macro espectáculo muy visual que se realizaría en la explanada del Estadio Olímpico de Montjuïc. Pero creo que el estreno se postergará hasta la primavera del próximo año. 
 


¿”Étre Dieu” es un producto que puede sorprender musicalmente?
 


Creo que “Étre Dieu” es un producto que va a sorprender porque no es convencional. Es una gran historia. Dalí tenía en mente la idea de que “Étre Dieu” debía ser una obra absolutamente grandiosa y así se pretende representar. Lógicamente el artista compuso la ópera “a su manera” y por ello, invirtió la composición tradicional de una ópera. Normalmente una obra parte de un compositor de música y posteriormente busca a un libretista que escriba una historia que esté a la altura de la música. Aquí es al revés. Salvador Dalí buscó a un compositor que estuviera a la altura de su texto. Creo que “Étre Dieu” sorprenderá y funcionará muy bien. 
 


Estamos en un año especialmente prolífico a nivel cultural en Cataluña pero quizá el Fórum ha dejado el género operístico fuera de su programación...
 


En el Fórum no se hace nada de ópera por el sencillo motivo de que se ha preferido programar lo particular antes que lo universal. Se han decantado más por el concepto localista y especialmente, por las músicas étnicas. Quizá hayan olvidado la ópera pero aún así hay espectáculos muy particulares realmente excelentes.
 


Muchas veces cuando hablamos de cultura parece que siempre se tengan que recibir subvenciones, dinero público o ayudas para llevar a buen término cualquier proyecto cultural ¿Cómo está la situación de Ópera Mediterránea, un grupo privado que se dedica a la cultura?
 


Los espectáculos que tienen un alto nivel de calidad son tan caros que siempre necesitan apoyo de dinero público o de patrocinadores privados. Y algo tiene que haber para que recuperen de algún modo su inversión. Si no, muchos no se arriesgan. 
 


¿Y la divulgación de la ópera entre las nuevas generaciones?  
 


Siempre se incorpora gente joven a este mundo, pero no podemos olvidar que será siempre un espectáculo minoritario. Para poder disfrutarla, se requiere un mínimo de preparación previa, no es como ver un partido de fútbol. Desgraciadamente a la gente le cuesta cada vez más el esfuerzo intelectual que significa contemplar una obra operística, pero de todas maneras, siempre se mantiene un público estable.
 


¿Es rentable dedicarse al mundo de la Ópera? ¿Cuantos escenarios cuenta vuestra empresa como fijos para ir desarrollando los proyectos teatrales?
 


Hay teatros o festivales en los que se va repitiendo. Es como en todos los mercados, tenemos ciudades en que podemos asistir cinco o seis años seguidos pero eso es siempre mutable. Y bueno, si sigo en esto todavía es porque funciona y lógicamente me gusta.
 


¿Son combinables su faceta empresarial con su faceta de cantante?
 


Son facetas que no hay problema que se encuentren. Si yo tengo unas fechas libres y no tengo compromisos con Ópera Mediterránea, lo combino perfectamente. Normalmente la mayor parte del trabajo lo hago en despacho y previamente, toda la labor de producción. En este sentido, los espectáculos funcionan de forma autónoma, no obstante a mi me gusta estar a pie de escenario viendo las obras.
 


Se siguen citando siempre a los Tres Tenores y Montserrat Caballé a nivel popular. Parece que en el mundo de la ópera sólo se hable de ellos... ¿Hay que romper para abrir el espectro?
 


Siempre se habla de los mismos cantantes pero eso no significa que no haya más. Se habla siempre de estos porque son leyendas vivas, mientras sigan pisando escenarios la gente los querrá ver. Hay muchos otros cantantes, quizá no conocidos de fuera del teatro, muy queridos y apreciados.
 


¿Un empresario está cantando tranquilo cuando está arriesgando su dinero como productor y a la vez recorriendo los escenarios?
 


Son nerviosismos distintos. El riesgo empresarial como productor siempre existe. Al principio siempre pagas determinadas inexperiencias pero con el tiempo este riesgo intenta minimizarse.