Director General de Polyphonic

Mike McCready

 Polyphonic, la tecnología aplicada al mundo musical

 “Podemos predecir cuando una canción será o no un éxito”

 Predecimos ante los medios que el primer trabajo de Norah Jones sería un éxito. Ganó 8 premios Grammy

Martes, 01 de Junio de 2004
 Polyphonic HMI (Human Media Interface) fue fundado en el año 2002. La firma ha desarrollado un sistema musical a base de análisis matemáticos, los cuáles comprueban si una canción será, o no, exitosa. Este método es utilizado en dos vertientes en el panorama musical: como recomendación para el artista y como herramienta de ayuda para la industria discográfica. Actualmente Polyphonic HMI es una empresa adherida al grupo AIA, con sede en Barcelona. Hablamos con Mike McCready Director General de Polyphonic.
“Las canciones más exitosas de la historia tienen unas pautas matemáticas muy similares. Por ello, ofrecemos, prácticamente con un 100% de seguridad, que canciones pueden ser un hit y cuales no”

“La promoción de una canción ronda el millón de dólares, y por cada cinco o seis canciones que impulsan las discográficas tan sólo una consigue convertirse en éxito, lo que representa un 20% de rentabilidad”.

“Las composiciones que escribía Beethoven siguen gustando hoy en día: lo que realmente ha cambiado son los instrumentos, los estilos más que la esencia de la música. Nuestro cerebro capta y le gustan las mismas melodías que hace quinientos años”.

 
 ¿Cómo se relacionan sus estudios de Psicología con su labor actual al frente de Polyphonic?

 
Empecé la carrera de Psicología porque siempre me ha gustado tratar a la gente. Pero pronto me di cuenta que ese trato humano era más latente en el mundo de los negocios. Así que, este factor, unido a mi afán emprendedor pronto me llevó al mundo empresarial.
 
 
¿Cuál es el embrión de Polyphonic?
 
 
Desde pequeño siempre había estudiado música. Mi madre me obligó a asistir a clases de piano durante siete años. En el instituto, también, aprendí a tocar el saxo, la batería, la tuba... Además mi abuela era profesora de acordeón. Con esto quiero decir que mi vida ha estado muy relacionada con la música y siempre he aspirado a trabajar en el mundo, bien fuera como artista o como productor
 
 
¿En qué se basa el sistema Polyphonic?
 
 
Empecé a trabajar en el departamento de investigación y desarrollo del grupo AIA, una empresa dedicada a la informática avanzada. Al poco tiempo de estar allí me di cuenta de que dos becarios habían modificado y aplicado una tecnología ya existente para poder analizar la música.
 
 
¿Cómo se aplica este programa en el mundo de la música?
 
 
Este programa tiene diversas aplicaciones. Por ejemplo para recomendar canciones, alguien que no esté familiarizado con la música que se hace actualmente, puede sentirse desbordado cuando entra en una tienda de discos. Hay tanta variedad que no sabe por donde empezar, y es un sentimiento comprensible. Bien, supongamos que su grupo favorito han sido desde siempre Los Beatles y que su canción preferida es “Let it be”. Pues bien, este sistema analizaría las pautas matemáticas de “Let it be” y las compararía con melodías actuales que fueran semejantes, para así poder aconsejar un grupo o una canción a un cliente.
 
La segunda aplicación, la encontramos después de analizar varias canciones exitosas de toda la historia de la música. Nos dimos cuenta, de que estas melodías tenían unas pautas matemáticas muy similares. Por eso podemos ofrecer el servicio de determinar, prácticamente con un 100% de seguridad, qué canciones podrían ser un hit y cuáles no.
 
 
¿Esto será un gran avance para la industria discográfica?
 
 
La verdad es que sí. En estos momentos la promoción de una canción ronda el millón de dólares, ya que incluye el videoclip, la cuota radiofónica, y mucha promoción a través de otros canales. Por cada cinco o seis canciones que impulsan las discográficas tan sólo una consigue convertirse en éxito. Es un 20% de rentabilidad. Por eso nosotros podemos decir a las discográficas por cuál canción deben apostar. O, incluso, usar nuestro programa dentro del estudio de grabación para poder ayudar al artista desde el primer momento.
 
 
¿Esto quiere decir que la gente  sigue buscando los mismos ritmos en la música de ahora que en la de antaño?
 
 
Biológicamente en los últimos quinientos años hemos evolucionado poco. Por lo tanto, las composiciones que escribía Beethoven siguen gustando hoy en día. Lo que realmente ha cambiado son los instrumentos, los estilos más que la esencia de la música. Nuestro cerebro capta y le gustan las mismas melodías que hace quinientos años.
 
 
¿Cuál fue vuestro primer triunfo como empresa?
 
 
El primer éxito de Polyphonic fue detectar el potencial de Norah Jones. Jones hace un tipo de música poco radiofónica, una mezcla de Jazz y Blues, por eso las grandes productoras le daban la espalda. Hasta que un sello discográfico pequeño, filial de EMI, la fichó. Nosotros predecimos ante los medios que el primer trabajo de Norah Jones sería todo un éxito. Posteriormente, este primer disco ganó ocho premios Grammy. Fue entonces cuando irrumpimos en la industria musical, empezando a ser conocidos por todos los ejecutivos de las discográficas.
 
 
¿No tan sólo os dedicáis a hacer una valoración y un análisis, sino que reconducís el producto final?
 
 
Sí, aunque normalmente trabajamos con el productor. Su labor es la más influyente, nosotros no interferimos en su trabajo. Soy de la opinión que la creatividad y la capacidad artística son muy importantes, por eso no sería de recibo cambiar las formas de hacer del productor y su artista.
 
 
Haciendo un poco ciencia ficción... ¿si ahora un grupo interpretara técnicamente igual que The Beatles repetirían su éxito?
 
 
No necesariamente. El mercado pasa por tendencias, eso quiere decir que se encuentra en constante evolución. Hemos analizado grabaciones de The Beatles, canciones que habían sido exitosas en su tiempo, y llegamos a la conclusión que ahora no serían tan célebres. En cambio, otras melodías que en su día no arraigaron en la sociedad hoy serían, probablemente, auténticos hits.