Director General de Silver Sanz

Christian Vilaseca

“Conocer todos los rincones de la empresa es clave para el éxito”

Martes, 14 de Septiembre de 2010

Fundada en 1956 por Julio Sanz, el abuelo de nuestro protagonista de hoy, Silver Sanz cuenta pues, con más de medio siglo dedicado al sector eléctrico y electrónico. Y en estos tiempos tan cambiantes, es todo un ejemplo de adaptación. Cuenta con una distribución mundial de sus productos trabajando con las principales cadenas y grupos comerciales, entre las cuales figuran las pilas y linternas Varta en España. Sus próximos retos, la definitiva implantación de la bombilla de bajo consumo. 

“En cualquier empresa que quieras conocer bien, tienes que trabajar en todos sus departamentos, absolutamente todos, para conocer los problemas, y aquello que puede ser mejorado. Resulta del todo imprescindible”

“De algún modo, las empresas familiares tienen muy claro los roles que adoptan cada uno de sus componentes. Una empresa de estas características no deja de ser una prolongación de la familia” 

“Creo que es fundamental para que una empresa familiar funcione, que pueda tener una estabilidad que la consolide con el tiempo. Y no me refiero sólo a una estabilidad económica, que es esencial, por supuesto, si no a una más emocional”


 

El haber empezado desde abajo habrá adquirido mucha experiencia en la empresa 

Creo que es esencial. En cualquier empresa que quieras conocer bien, tienes que trabajar en todos sus departamentos, para conocer los problemas, y aquello que puede ser mejorado. En mi caso, fue en el almacén, en los departamentos de administración, en el comercial… así acabé sabiendo cómo funcionaba todo el engranaje. 

Supongo que así debe ser muy fácil conocer los problemas

Por supuesto. Conocer todos los rincones de la empresa es la clave. Así, cuando tienes que tomar decisiones, posees una vista cenital, general de todo y puedes calibrar hasta que consecuencias podrá tener la decisión que tomes.  

Y empezando en el almacén, ahora tiene un cargo importante

Sí, en los últimos tres años he sido director comercial. Me he peleado con el mercado, los clientes, los comerciales, montando, remontando y reinventándonos a nosotros mismo porque es la clave para sobrevivir. Es un departamento muy duro, tienes que estar innovando continuamente, buscando las mejores salidas, las oportunidades que parece que no están pero están, y sobre todo, no cerrándote a nada. 

Silver Sanz es una empresa familiar. ¿Cómo han ido adaptándose a los nuevos tiempos? 

Bueno, de algún modo, las empresas familiares tienen muy claro los roles que adoptan cada uno de sus componentes. Una empresa de estas características no deja de ser una prolongación de la familia, así que más o menos los cargos se han ido adquiriendo y asumiendo sin muchas dificultades. 

Así, ¿no ha habido conflictos?

No, y creo que es fundamental para que una empresa familiar funcione, que pueda tener una estabilidad que la consolide con el tiempo. Y no me refiero sólo a una estabilidad económica, que es esencial, por supuesto, si no a una más emocional, porque no son los intereses económicos los que nos unen sino unos lazos familiares. 

Que empezaron cuando su abuelo fundó la empresa 

Sí, mi abuelo, Julio Sanz, es el fundador de la empresa y sigue siendo el máximo accionista y presidente de la compañía. Somos dos familias en la empresa, Sanz y Vilaseca. Mi padre ha sido hasta hace pocos meses el director general, mi madre es product manager, mi hermano lleva todo el tema de marketing y yo he asumido hace pocos meses la dirección general, tal y como le decía. 

Y usted que conoce la empresa desde siempre, ¿Qué evolución ha percibido? 

Es una evolución que pasa claramente por una estrategia de diversificación, que ha sido una de las claves de la supervivencia. Creo que el valor esencial de Silver Sanz es el casi medio siglo que llevamos de distribución, muchas décadas de experiencia que hacen que sea un sector que conocemos bien.

Y que a la vez pueda ser el motor de otros sectores de la empresa

Efectivamente. Siendo el punto fuerte de la empresa, el secreto ha sido incorporar una nueva unidad de negocio aprovechando el canal por el cual estás yendo, pues diversificas y por ello, multiplicas las posibilidades de éxito. No sé, para poner un ejemplo: cuando estás visitando un cliente que está interesado en comprar pilas, no sólo hay que hablar de pilas. También puedes hablar de bombillas, ¿entiendes?

Y esta diversificación habrá conllevado una mayor complejidad empresarial 

Pues sí. Tenemos cinco divisiones en la empresa. La esencial es la de la pilas y baterías, y continuamos trabajando con Varta como distribución exclusiva en España y Andorra, y es curioso, porque cada vez conozco menos empresas que sean distribuidoras que no hayan implantado la marca madre en el país. 

Es una marca importante

La número tres en el mundo, y llevamos casi 40 años con ellos. Y por participación en mercados seguimos la línea mundial, y estaríamos en una tercera marca territorial. Así que tenemos esta división de energía portátil, que son las pilas y las baterías. 

¿Alguna otra destacada? 

La Silver Electronics, que es una marca propia creada por Silver Sanz y con la cual iniciamos nuestra actividad. Es toda la que hace referencia a alumbrado, bajo consumo, led, halógenas y material eléctrico. Obviamente los objetivos iniciales que teníamos hace 45 años han cambiado, reciclándose y reinventándose, y con el tema de material eléctrico y de bombillas de bajo consumo ahora hay un mercado muy interesante.

Si, supongo que los próximos retos deben ir por ahí, ¿no? 

Pues si. Hemos lanzado hace pocos meses la primera gama de bombillas de bajo consumo bajo precisamente la marca Silver Electronics. La idea era dar respuesta al nuevo plan del gobierno que propone sustituir en tres años las actuales por otras que consuman menos.

Pues será un cambio importante

Mire, en España se calcula que se usan unas 350 millones de bombillas, y su consumo representa el 20% de la facturación doméstica de electricidad. Si se sustituyeran por otras de bajo consumo, el ahorro podría ser de un 3% al año, lo que es equivalente a 6 millones y medio de toneladas de dióxido de carbono. 

¿Qué más tenemos?  

Pues también somos distribuidores de la marca de cuidado personal Remington, que incluye afeitadoras, pero también secadoras y planchas. Está también la división de electrónica de consumo SilverHT con todo lo relacionado con tarjetas de memoria, Mp3, Mp5, etc… y luego está el tema de la fotografía y el video digital SDK, con baterías Power Silver y cargadores BK. 

Una diversifición que no olvida sus raíces, vaya

Silver Sanz cuenta actualmente con un equipo de unas 150 personas. Trabajan con nosotros casi un centenar de comerciales y la idea es elevar la facturación sin dejar de lado algo que consideramos muy importante: la inversión en tecnología.