Presidente del Clúster Gourmet

Joaquim Trias

"Nos proponemos recuperar la autoestima"

Martes, 09 de Noviembre de 2010

El tópico dice que “la unión hace la fuerza” y seguro que es cierto, especialmente en términos empresariales y en los tiempos que corren. Sólo hace falta buscar el nexo común que pueda integrar a unos componentes aparentemente dispares, y a partir de aquí, empezar a trabajar. Es el caso de la asociación Clúster Gourmet, una iniciativa en la que una decena de empresas han salido de su rentable pero reducido ámbito de actuación para unirse y crear una red de tiendas mediantes franquicias. Hoy hablamos con el presidente, Joaquim Trias.

“Poseemos un gran instinto de conservación, fabricamos productos de calidad que están plenamente consolidados, y tenemos ganas de expandirnos. Y el mejor modo de conseguirlo ha sido uniéndonos”

“La mayoría de los miembros del Clúster somos complementarios unos con otros. Incluso en un producto concreto, las galletas por ejemplo, puede haber dos empresas distintas y compatibles en el mercado”

“Aquí de lo que se trata es de crecer, ¿no? Pues la idea es hacerlo sin perder ninguno de los atributos que han hecho ese producto especial, un producto “Gourmet”. Conservar la esencia, vaya”

Usted es el de las galletas Trias
Pues sí. Presido con mi hermano Salvador las Galletas Trías, una empresa fundada por mi abuelo en 1908, y que también se llamaba Joaquim. En más de 100 años no nos hemos movido de Santa Coloma de Farners, la capital de la comarca de la Selva. Y no es por nada, pero si me permite comentarlo, nuestras galletas de almendra, las “neules” y otros productos de la casa son muy conocidos.

Y cómo surge la idea de montar Clúster?

Pues mire, fue a través de la ACC10, la agencia de apoyo para la competitividad de la empresa catalana, que es experta en innovación e internacionalización y que está adscrita al Departamento de Innovación, Universidad y Empresa de la Generalitat. En su momento se dieron cuenta de que hay un numeroso grupo de empresas, todas ellas en el terreno de la alimentación, a las que se podría sacar mucho provecho.

¿En qué sentido?

Pues que la mayoría somos pequeñas y medianas empresas, con una facturación que oscila entre el millón y los dos millones de €uros, aunque hay alguna que supera los cuatro millones; que poseemos un gran instinto de conservación, que fabricamos productos de calidad que están plenamente consolidados, y que a la vez tenemos ganas de expandirnos.

Y ACC10 les propone hacerlo

Efectivamente. Nos convocaron, nos presentamos una treintena y de ahí surgió una primera junta, de la que formamos parte siete miembros. Esto no quiere decir que aquellos que no acudieron a la primera cita hayan quedado excluidos de pertenecer al Cluster de Productos Gourmet. Con el tiempo, el hecho de que hayamos conseguido cierta notoriedad ha hecho de que muchas empresas hayan decidido ponerse en contacto con nosotros para entrar a formar parte de la esta iniciativa empresarial.

¿Tiene que existir necesariamente el factor “artesano”?
No, aunque no olvidamos que en la mayoría de casos, nuestros orígenes son artesanos. Y de hecho, muchos de nosotros, hemos hecho un gran esfuerzo para industrializar la elaboración, dedicando mucho tiempo y dinero a la innovación, pero sin olvidar este carácter digamos “auténtico” que acostumbra a ir ligado a lo que conocemos como “artesano”.

Algo muy nuestro
Bueno, en cierto sentido también nos proponemos recuperar la autoestima, porque aquí en Catalunya hacemos productos excelentes pero no los damos a conocer, algunas veces por razones empresariales y otras por falta de visión. Y esto debería cambiar. No podemos olvidar que podemos sacar partido a la “marca Barcelona” y el prestigio que goza la gastronomía catalana.

Su planteamiento es internacional
Si, por supuesto. Deseamos estar en las tiendas gourmet más renombradas del mundo, pero lo cierto es que si vas sólo, es difícil que te escuchen. El primer paso es el alquiler de esquinas en tiendas selectas, unas dos al año más o menos, para dar a conocer nuestros productos y para intentar que se queden en sus lineales. Y al mismo tiempo se está realizando un estudio para ver las posibilidades de abrir en Barcelona una tienda propia -con productos de todos los asociados- y a partir de ella crear una red de franquicias.

Pero con tantas empresas pequeñas dedicadas a la alimentación, ¿no pueden surgir incompatibilidades, competencias?
Pues no, y de hecho, la mayoría de los miembros del Clúster somos complementarios unos con otros. Incluso en un producto concreto, las galletas por ejemplo, que es lo que elaboramos nosotros, puede haber dos empresas distintas y compatibles en el mercado. Piense que hay tanta variedad que se necesitan muchos factores para ocupar un mismo segmento de mercado.

A pesar de que el grupo está formado por empresas más o menos de un mismo calado, habrá diferencias. ¿No comportará algún sacrificio por parte de las grandes para favorecer también a las pequeñas?
Sí, es cierto, pero nos une a todos un mismo proyecto y esto es lo importante. También es cierto que la experiencia que aportamos los que llevamos más recorrido hecho queremos compartirla con el resto de las empresas del nuevo clúster.

Es una actitud loable
De verdad que algunos de los que estamos en esto desde el principio vemos que el enriquecimiento que significa también para los más grandes es sorprendente. Un enriquecimiento a todos los niveles. Las sinergias que estamos experimentando, sobre todo nivel humano, ya de por sí justifican todo este proyecto.

¿Y cómo toman las decisiones? ¿De manera colegiada?
Pues sí, así es. Una vez redactados los estatutos, las decisiones se toman en junta por parte de los miembros. No entra nadie más en el grupo que no sea aceptado por las empresas que ya forman parte del conglomerado.

Y este conglomerado, si comporta una actuación conjunta, ¿no conllevará también cierta despersonalización al tener que compaginar una imagen propia con una global?
Bueno, estamos trabajando en una imagen propia del Clúster  porque hay una idea, que estamos trabajando junto al profesor de IESE José Luis Nueno, de tener una línea de tiendas especializadas en los productos de todos y cada uno de los miembros. Una especie de distribución conjunta. Pero esto sería una segunda fase. Ahora, de momento, el primer objetivo que nos hemos marcado es la internacionalización.

¿Cree que su idea es aplicable a otros ámbitos empresariales?
Por supuesto. Aquí de lo que se trata es de crecer, ¿no? Pues la idea es hacerlo sin perder ninguno de los atributos que han hecho ese producto especial, un producto “Gourmet”. Conservar la esencia, vaya.