Presidenta de Ifercat

Pilar de Torres

Sociedad activa

“La discusión actual sobre infraestructuras refleja una sociedad abierta y participativa”

<b>Ifercat</b> es la propietaria de las infraestructuras en Cataluña, planifica las nuevas infraestructuras ferroviarias catalanas, conjuntamente con el Departamento de Política Territorial y Obras Públicas.

Jueves, 17 de Enero de 2008
En los últimos meses se habla a diario de un tema que nunca antes se le había prestado atención: las infraestructuras. Parece que han salido a la luz ciertos temas relacionados con esta competencia debido a unos cuantos errores y deficiencias importantes para el futuro del país y, en consecuencia, para el de los ciudadanos. Pilar de Torres es la Presidenta de <b>Ifercat</b>, la propietaria de las infraestructuras en Cataluña que se creó con una ley ferroviaria catalana de hace dos años, es por tanto muy reciente y, en consecuencia, no tiene aun infraestructuras construidas. Uno de los grandes proyectos que en este momento está impulsando es la línea 9 del metro de Barcelona, de 50 kilómetros de recorrido de tren, 50 estaciones, túneles de 12 metros de diámetro, 100 millones de usuarios anuales y 20 conexiones con las líneas existentes. Pilar de Torres asegura que este proyecto no causa muchos conflictos con los vecinos, porque “poner la entrada de metro en un barrio es un factor muy favorable y ellos lo saben”.
<div align='center' class='destacado'>“La sociedad civil, de alguna manera, estaba bastante callada, pero las grandes carencias de infraestructuras ya existían y vienen de una deficiencia inversora antigua”</div><br><br><div align='center' class='destacado'>“Las grandes obras tienen su ritmo y es arriesgado acelerarlas. En general, la Administración siempre tiene más prisa que las constructoras, dado que es importante poner en funcionamiento la  infraestructura para que los ciudadanos hagan uso de ella”</div><br><br><div align='center' class='destacado'>“Estoy a favor de la paridad, creo que es beneficiosa para todo el mundo, y aunque es muy difícil de conseguir se debe intentar llegar a ella. Ser mujer en un mundo de hombres es muy complicado y, además, personalmente pienso que es muy duro. Es mucho más agradable tener un entorno donde haya variedad”</div><br><br>
<b>No es común ver a una mujer ocupando un alto cargo en un sector tan masculinizado.</b>
 
No lo es, aunque soy la típica mujer que ha llegado a lo alto dando muchos saltos. A las mujeres nos cuesta mucho recorrer un camino interno, vamos cambiando de una empresa a otra. Estoy a favor de la paridad, creo que es beneficiosa para todo el mundo, y aunque es muy difícil de conseguir se debe intentar llegar a ella. Ser mujer en un mundo de hombres es muy complicado y, además, personalmente pienso que es muy duro. Es mucho más agradable tener un entorno donde haya variedad, en donde se pueda hablar con facilidad de cualquier tema de interés.


<b>En el sector de infraestructuras lo que debe haber son muchos técnicos.</b>
 
La mayoría, obviamente, son ingenieros de caminos y arquitectos. Sí, básicamente, es un mundo de técnicos. También hay bastantes economistas involucrados, sobre todo, en el tema de concesiones, además de geólogos.


<b>Últimamente los temas de infraestructuras están saliendo a la luz y están en boca de toda la sociedad.</b>
 
Es cierto que, de repente, han salido a la luz temas que estaban pendientes y en los cuales la sociedad civil no había pensado demasiado. Ha sido a raíz de unos cuantos fallos que han expuesto deficiencias importantes para el futuro. Creo que el gobierno actual permite mucho más la discusión que los gobiernos anteriores, las infraestructuras no eran un tema que estuviera encima de la mesa. No se debatían en público porque la sociedad civil, de alguna manera, estaba bastante callada, pero las grandes carencias ya existían y vienen de una deficiencia inversora antigua. Sin embargo, creo que la discusión actual sobre infraestructuras refleja una sociedad abierta y participativa.


<b>¿Puede poner algún ejemplo?</b>

El problema del Aeropuerto del Prat siempre ha existido, hace muchos años que Iberia no tiene un vuelo directo Barcelona-Nueva York. Barcelona ha ido desarrollándose, pero las infraestructuras no han ido al mismo nivel. El gobierno catalán actual está más implicado en las decisiones del gobierno estatal en Cataluña que sus antecesores y, sin lugar a dudas, opina mucho más, y lo ha aprovechado para abordar temas que estaban totalmente aparcados y olvidados.


<b>¿Y esto es bueno?</b>

Creo que cualquier tema que se pone sobre la mesa es una buena señal, dado que permite que se pueda actuar más, incidiendo en él.


<b>Después de lo que pasó en el Carmel debe ser más difícil trabajar.</b>
 
La manera como estamos llevando las obras después de lo ocurrido en el barrio del Carmel es muy distinta, y creo que mejor. Ahora existe una ley de obra pública, aprobada por el Parlament de Cataluña, y las obras se hacen con y para los vecinos.  Están constantemente informados de lo que hacemos y, lo que les da mucha tranquilidad,  justo antes de que se construya un túnel hacemos una inspección técnica por las casas por si en el futuro hubiera alguna imperfección poder arreglarla.


<b>Quizá lo que pasó con las obras del AVE es que tenían demasiada prisa para terminar.</b>
 
Las grandes obras tienen su ritmo y es arriesgado acelerarlas. En general, la Administración siempre tiene más prisa que las constructoras, dado que es importante poner en funcionamiento la  infraestructura para que los ciudadanos hagan uso de ella. Por regla general, podemos decir que un gobierno central no es tan sensible a los ciudadanos y, además, está acostumbrado a trabajar sobre todo en zonas rurales, entre ciudades. Debemos tener en cuenta que, comparada con otras ciudades, Barcelona está particularmente  sensibilizada con estos temas, lo que implica la necesidad de estar doblemente atentos.


<b>Las obras del AVE han afectado a Cercanías. Ahora se está hablando de traspasos, ¿qué consecuencias podría tener este hecho?</b>
 
Las consecuencias económicas de los traspasos de competencias son muy importantes, y en Cataluña en general nunca han sido particularmente favorables si lo comparamos, por ejemplo, con el País Vasco que tiene muchas competencias propias, pero con unas finanzas muy saneadas.  El gobierno catalán está muy interesado en el traspaso de cercanías, pero con la seguridad de que no tendrá consecuencias negativas en futuros presupuestos.


<b>¿Por qué motivo no se puede esperar más a la adjudicación del tramo Sagrera-Sants?</b>

Creo que se ha pensado mucho sobre el trazado, de hecho llevamos bastantes años opinando, los políticos, la sociedad civil y los técnicos, y creo que el trazado actual, que espero que en el momento en que esta entrevista se publique ya esté adjudicado, es el más adecuado. El situar una de las estaciones en Sagrera es una gran apuesta, que tendrá implicaciones muy positivas en el desarrollo de toda la zona. Está costando arrancar todo el proceso de decisión de la urbanización de la zona, pero ahora ya ha empezado a haber acuerdo entre todas las partes y va bien. En Sagrera, además, confluyen muchas líneas de tren, y por tanto la solución conlleva su tiempo, pero las decisiones importantes ya están tomadas. Ahora falta que el AVE llegue hasta la estación.


<b>Además, las obras del ave han afectado a otros transportes como Ferrocarrils.</b>
 
En efecto, el cierre de la línea de Ferrocarrils (L7 del Baix Llobregat) durante dos meses tendrá como consecuencia la pérdida de usuarios diarios, una vez se reabra el túnel. Lo que cuesta más de programar es cómo recuperar a los pasajeros perdidos porque la gente cambia de ruta, se acostumbra a tomar otro metro, por ejemplo, y que vuelvan a usar Ferrocarrils de la Generalitat de Cataluña costará tiempo.


<b>Cuando se planifica una gran obra, ¿siempre debe llegar una parte del presupuesto a Madrid?</b>

Depende de quien ejecute la obra. Las obras de la Generalitat de Cataluña surgen de su presupuesto. Madrid financia los proyectos donde tiene competencia, como el Ave o el desdoblamiento de la nacional II. En ambos casos son proyectos que hace mucho tiempo que están pendientes de ser efectuados. Cuando se redactó la cláusula adicional tercera del Estatuto, en la que se determina que el gasto en infraestructuras del gobierno central ha de ser igual a la participación de Cataluña en el PIB, se fue muy previsor. La cláusula estipula que, en caso de que no se ejecute el 100% de las obras responsabilidad del gobierno central, el dinero excedentario se podrá usar para otros fines, como la construcción de autovías de la Generalitat. Sin embargo el objetivo es que el gobierno central se gaste el dinero en Cataluña en las obras que tiene pendientes, no en aumentar el presupuesto del <i>Govern</i>. Y creo que así debe ser, para dotar a Cataluña de las grandes infraestructuras necesarias.


<b>¿Tienen muchos más proyectos pensados?</b>

Los más importantes son dos: el Eje Transversal Ferroviario y el Eje Orbital Ferroviario. Este último, una línea que rodea el área metropolitana de Barcelona, pienso que es un buen ejercicio y es exactamente lo que nos gustaría hacer en el futuro: pensar cómo será Cataluña dentro de unos años y qué tipo de infraestructura necesitará en el futuro. Podríamos denominarlo  planificación de oferta, ofreces algo que actualmente no tiene demanda por que no existe, pero que una vez construida puede fomentar nuevos desplazamientos. Así mismo, permitirá descongestionar la zona de Barcelona. Estamos trabajando ya en los planes urbanísticos, pero son obras que están bien pensadas y que quizá llegan en 15-20 años.