Jesús Ramos

 Alistravel ofrece combinaciones especiales de turismo y golf

 “Los campos de golf son espacios ecológicos”

 Un campo de golf genera más riqueza que un campo de maíz.

Domingo, 01 de Agosto de 2004
 Alistravel se fundó en 1992, con el ánimo de ofrecer un servicio de viajes de calidad, destinados tanto a las familias como a empresas y hombres de negocios. Una de sus vértebras más importantes es Alisgolf, donde el binomio turismo - golf está presente en todas sus propuestas. Además de esta rama de Alistravel, la empresa también ofrece estancias en ferias y congresos, alquiler de vehículos y viajes de aventura; y dispone de un gran abanico de ofertas hoteleras alrededor de España. Jesús Ramos, gerente de la firma, nos habla de Alisgolf y su concepto aunque, quizá por modestia, no nos desvela su handicap. 
“Antes, hablar de golf era sinónimo de persona de alto standing con mucho tiempo libre. Ahora juega al golf prácticamente todo el mundo”.

“Los campos de golf utilizan aguas recicladas y superan todas las normativas: son lugares con una gran sensibilidad ecológica y no dejan de ser espacios naturales protegidos”.

“Por lo que respecta al golf, se han realizado malas políticas en el tema turístico: en su momento faltó una visión a diez años vista y ahora lo estamos pagando”.

 
 

¿Qué porcentaje de gente viaja hacia el extranjero a practicar este turismo basado en el golf? ¿Es mayor la oferta exterior?
 


Estamos especializados en enviar a gente a jugar al extranjero. Hacemos, pues, de emisores. Porque en nuestro país, que vengan los extranjeros a jugar, resulta ya mucho más complejo. 
 


Quizá porque la oferta es mucho más limitada…
 


Sí, pero también porque los extranjeros son muy puristas en lo que a golf se refiere. Algunos vienen con tres meses de antelación a seleccionar los campos y examinarlos con lupa. Estas operaciones aquí no son posibles, y por ello decidimos funcionar exclusivamente como emisores.
 


Es una realidad patente que las vacaciones continúan constatándose en el período estival, pero ¿el público español elige la práctica del golf como vacaciones de verano?
 


Hace años no era así, ya que el turismo de golf era de un nivel muy alto. Ahora es muy frecuente pues, se lo puede permitir la persona que hace vacaciones varias veces al año. Quizá el señor que juega normalmente al golf durante todo el año, en verano no lo hace con tal de dedicar su tiempo a la familia. Pero los más adictos casi siempre intentan dedicarle un hueco. Lo que se lleva mucho ahora, sobre todo en Cádiz, son las salidas de grupos de amigos que se reúnen para jugar a su deporte favorito. Pero, al respecto, quiero hacer un apunte importante… ahora juega al golf prácticamente todo el mundo. Antes hablar de golf era sinónimo de persona de alto standing y con mucho tiempo libre.
 


Eso es cierto. Siempre ha existido la mentalidad de que el golf es un deporte para personas con mucho dinero y poco trabajo…
 


Pero es una creencia falsa porque la práctica del golf es similar a la del esquí. Y además algunos golfistas famosos como Sergio García o Tiger Woods han contribuido a popularizar este deporte. La lástima es que pistas de esquí hay muchas pero los campos de golf escasean en España.
 


En vuestro catálogo ofrecéis viajes muy exóticos, circuitos de seis o siete días muy atractivos que poseen todos ellos el ingrediente golf. ¿Qué porcentaje de incremento en el precio tiene, respecto a un circuito normal, vincular el golf?
 


Incremento no hay. Normalmente los presupuestos se hacen en paralelo. Si viaja un grupo o una familia, los que juegan a golf se dedican a ello y los otros se van de visita programada a algún sitio de interés. Respecto a los green-fees, el impuesto que hay que pagar para el uso del campo, no es que sea caro, y menos en España, que es un país barato en green-fees. Pero hay lugares como Escocia donde jugar en un campo decente cuesta una buena cantidad de dinero.
 


Si quieres jugar en Troon o en St. Andrews, cunas del golf escocés, supongo que le reclaman el handicap de los jugadores…
 


Aquí empiezan a hacer esto en algunos campos. Por ejemplo, si quieres reservar el Valderrama, te piden el handicap de tus clientes y a qué club pertenecen: básicamente, para comprobar referencias y ver que tipo de gente irá a jugar. 
 


¿Se puede hablar del volumen de ingresos de Alisgolf en el 2003?
 


Exclusivamente en golf, conseguimos dos millones de euros. Alisgolf representa un 20% de volumen de nuestra empresa. Al ser un departamento más de la empresa no nos hemos marcado unas cifras muy astronómicas. Lo importante es que el conjunto del negocio funcione.
 


¿Pueden ayudar las políticas, ya sean desde el Gobierno Central o Autonómicas, a potenciar el turismo basado en el golf?
 


Bajo mi punto de vista han realizado malas políticas en el tema turístico. En su momento faltó una visión a diez años vista desde que comenzaron las operaciones  e inversiones desde la Generalitat de Cataluña.
 


¿Es cierto que un turista que viene a jugar al golf deja tres veces más dinero que un turista de a pie?
 


Sí, son datos del Ministerio. El turismo de golf deja tres veces más que el normal. Por eso los gobiernos no saben bien a lo qué están jugando. Empieza a existir un turismo emergente que el día que empiece a destacarse, muchos se resentirán. Lugares con mejor clima, precios más baratos y hoteles de mayor calidad, desplazarán a otros destinos turísticos tradicionales. 
 


Los ecologistas quizá no estén de acuerdo con el hecho de potenciar el golf…
 


Hay mucha demagogia. Si comparamos el consumo de agua que tiene un campo de maíz con el de un campo de golf, la realidad habla por sí sola. Los campos de golf usan aguas recicladas y superan todas las normativas vigentes. La verdad es que son lugares con una gran sensibilidad ecológica y no dejan de ser espacios naturales protegidos. Además, directa o indirectamente un campo de golf genera más riqueza que un campo de maíz. Es algo complicado de asimilar… El gerente del campo de golf Muntanyà, por ejemplo, ha escrito un libro sobre la fauna y flora de los campos de golf. Tienen más fauna y flora en Muntanyà que en el Montseny…Pero volviendo a lo que decías sobre las políticas del Gobierno, no hay más que mirar hacia la costa. En muchas zonas no ha habido una programación en temas de puertos deportivos y hoteles de cinco estrellas.
 


¿Tan complicado es conseguir permisos para sacar adelante un complejo golfístico?
 


No es complicado, es muy complicado. Hay multitud de proyectos paralizados. Mucha gente con dinero querría hacer cosas pero se encuentra con multitud de barreras. Y eso que el tema no deja de ser rentable, especialmente en el extranjero. Sólo en Florida, en Estados Unidos, hay más campos de golf que en toda Europa. 
 


¿Cuál sería el viaje sibarita del consumidor de golf para este mes de agosto?
 


Yo diría que el viaje que más nos están comprando es Caribe, porque es muy fácil de combinar para ir en familia. Estás en un resort y da igual que juegues o no juegues.
 


¿Caribe quiere decir Santo Domingo y Playa Bávaro?
 


Sí, más o menos, la parte de Cancún y Bávaro son las más solicitadas.
 


¿Y algo todavía más elitista?
 


Puerto Rico. Y si yo tuviera que elegir uno me iba a Nueva Zelanda. Combinas uno de los mejores campos del mundo con un interés turístico de primera línea.
 


¿Se encarece mucho? Porque los viajes a las antípodas continúan sin bajar de precio. Ahora baja todo, pero a Australia o Nueva Zelanda no te vas por menos de 1.500 euros.
 


La tarifa más económica ronda a esa cifra. Y cuando le sumas los otros gastos se nota en la cartera. La vida allí es cara, pero te aseguro que vale la pena para el verdadero amante del golf.

En California está el mejor campo del mundo, donde entrena Tiger Woods, en Pebble Beach. Jugar allí cuesta entre 180 y 240 euros, que no está nada mal, porque aquí, el Valderrama, un día te cuesta 180 euros. 
 


¿Existe ambiente post-golf en vuestros viajes? Es decir, igual que cuando vas a esquiar, ¿los golfistas se sientan a contarse sus batallitas o a tomar unas copas?
 


Buff… seguro. Si no te gusta el golf y te ves envuelto de esta gente estás perdido porque no cesan de hablar de golf todo el día. Comes golf, cenas golf… Es una locura.