Director General de IESE Business School

Jordi Canals

 Un hombre entregado a su causa.

 "Un buen directivo debe tener visión ejecutiva, dimensión estratégica, y capacidad de vislumbrar problemas a largo plazo"

 El líder de IESE ofrece en exclusiva un análisis del panorama empresarial de nuestros días.  

Lunes, 05 de Diciembre de 2005
 IESE necesita pocas presentaciones, muchos de los entrevistados de Feedback Today han desfilado por sus aulas. Actualmente, IESE Business School encabeza la élite de escuelas de negocio del mundo. Cuenta con más de 5.000 alumnos repartidos en sus diferentes programas de formación y una cartera de 10.000 antiguos alumnos que participan en el programa de formación permanente. Al frente del proyecto se halla Jordi Canals. Un hombre que denota rasgos de líder, los propios del piloto de una institución de tal envergadura. Canals evaluó de primera mano para Feedback Today y con la serenidad de los caballeros, todo lo que bombardea las páginas de la prensa económica: China, Estados Unidos, la figura del empresario español en el mundo y la privilegiada posición de IESE dentro del marco de la enseñanza de los negocios.
"En IESE, entendemos la empresa y el trabajo en la dirección de empresas como una labor de personas, con personas y para personas."


"Si seguimos trabajando, emprendiendo y conviviendo como llevamos haciendo los últimos 25 años, España estará mejor que los demás países de la Unión Europea en el futuro."


"En la empresa española todavía malgastamos talento humano, particularmente, talento femenino. Hay que crear estructuras flexibles para que este talento pueda aflorar y desarrollarse."


"El año próximo la Asamblea de Antiguos Alumnos se hará en Munich. Allí tenemos una gran cantidad de antiguos alumnos. Además estamos desarrollando muchos proyectos en el país."


 
¿Cuál es el factor diferencial de IESE Business School?
 
En IESE, entendemos la empresa y el trabajo en la dirección de empresas como una labor de personas, con personas y para personas. No existe otra escuela que tenga un currículum y programa basado en este criterio. También nos diferenciamos en cómo entendemos el papel de la innovación, la diversidad y el multiculturalismo en la empresa. Este es nuestro planteamiento básico, que tiene un impacto enorme en todo lo que hacemos en los cinco continentes.
 
 
¿Qué es lo que mueve al alumno a venir a IESE?
 
El pensar que recibirá una formación de primer nivel, de la máxima calidad mundial, en un entorno internacional, con un gran claustro de profesores. Y con unos colegas de los que podrá aprender. Pero bueno, esto es solo la punta del iceberg, lo que atrae desde fuera. Lo que importa de verdad son las personas.
 
 
En IESE confluyen alumnos de todo el planeta. ¿Cómo es la relación entre ellos?
 
Hay mucha diversidad, y en muchos casos, coinciden alumnos de países enfrentados. Lo que hace que IESE sea un lugar perfecto para la convivencia es que el planteamiento de la institución es nítido y claro. Desde el primer día fomentamos una convivencia respetuosa y enseñamos a aprender de los demás, a compartir puntos de vista, criterios y soluciones. Promulgamos el esfuerzo de comprender y usar la empatía con gente muy diversa.
 
 
¿Por qué es tan importante, o necesario, para un directivo, tener un MBA en la actualidad?
 
La educación, en cualquier ámbito del conocimiento, es preferible a la carencia de ella. Siempre tiene que haber inversión en formación para seguir progresando. Segunda observación: la dirección de empresas es una profesión con la que no se nace. Una persona que nace empresario puede tener las condiciones, pero otras, la mayoría, pasan por un proceso de formación para adquirir esas aptitudes.
 
 
¿Cuáles son los rasgos que definen al empresario español? ¿Qué carencias tiene?
 
No existe un prototipo único de empresario, es más, cada vez hay más prototipos distintos. Lo que sí es cierto es que el empresario español está tan preparado, o más, que otro de cualquier punto del planeta. En estos momentos, el directivo español tiene dos características que le definen. La primera, es que es una persona más proclive al cambio y a la adaptación a los nuevos entornos. 
 
 
¿Por qué?
 
Porque el mundo empresarial español es más joven y hemos empezado un desarrollo empresarial intenso más recientemente. Por ello, el ejecutivo español está más dispuesto a asumir riesgos y cambios con mayor facilidad que en Francia, Alemania o Italia. Esta es una de las características del momento.
 
 
¿Y la segunda?
 
Es que el empresario español, a nivel internacional, es capaz de manejarse con gran soltura. El ejecutivo español que habla inglés, tiene una capacidad de adaptación muy superior. Por lo general, el directivo español es respetado y se trabaja a gusto con él.
 
 
Hablemos del gigante asiático. ¿Cuáles son las perspectivas de China para el 2006?
 
Lo que define ahora a China es el deseo de cambio de muchos de sus emprendedores y del Gobierno. Un ímpetu de mejora y de progreso. En la medida que este empeño continúe y se haga realidad a través de políticas sensatas, China seguirá avanzando. Con problemas, en parte lógicos, al ser un país que sale de la pobreza, en el que viven 1.200 millones de habitantes y deja atrás tantas décadas de comunismo. Pero si sigue con esta voluntad de mejora, seguirá avanzando.
 
 
Se dice que en el 2050, China será la primera potencia mundial, pero nadie se atreve a ubicar a España en esa fecha ¿Se anima usted a hacerlo?
 
Tendríamos que consultar más de una bola mágica para averiguarlo, pero si seguimos trabajando, emprendiendo y conviviendo como llevamos haciendo los últimos 25 años, España estará mejor que los demás países de la Unión Europea. Tenemos muchas oportunidades de mejora en el sistema educativo, en el sistema sanitario, en el sistema tecnológico...
 
 
Es ud. optimista.
 
España tiene, como toda Europa Occidental, una espada de Damocles. El único factor que me lleva a ser pesimista, siendo yo una persona optimista, porque pienso que el futuro es de los que tienen el ímpetu de conquistarlo, es el factor demográfico. España va a perder población, es difícil que un país crezca, sobretodo política y económicamente, si éste pierde población. Y aunque podemos integrar inmigrantes, que es necesario y conveniente, siempre habrá limitaciones. Y habrán consecuencias importantes, no sólo económicas, sino sociales y culturales.
 
 
¿Y qué vaticina para Estados Unidos?
 
Una perspectiva optimista. El ciudadano medio americano es optimista, cree que el futuro siempre será mejor y lucha para que así sea. Creen y luchan. Eso es importante. Además, su población sigue creciendo, moderadamente, pero lo hace. Toda la problemática de la sostenibilidad del estado del bienestar, de las pensiones, del sistema de protección social que tenemos en Europa, no la tienen en Estados Unidos, por eso, a medio plazo, podrán tener una posición superior a la de Europa.
 
 
¿España se está adaptando bien a la velocidad de implementación de las nuevas tecnologías?
 
Internet ha cambiado la vida de las personas y muchos comportamientos sociales. También está transformando la forma de trabajo de muchas empresas. Esto es una realidad inapelable, y es un cambio que está siendo asimilado por la sociedad. Las empresas nacionales han adoptado tecnologías con una cierta lentitud si comparamos su desarrollo con algunas tasas del resto de Europa como: volumen de comercio electrónico, o penetración de ordenadores por hogar. En los próximos años, esta primera inversión ha de acelerarse. Las tecnologías de la información permiten rediseñar todos los procesos de una empresa. Y esta reorganización ha de hacerse patente.
 
 
Hasta ahora hemos hablado en masculino ¿Qué opina de la situación de la mujer empresaria en el marco profesional? 
 
La mujer en la empresa se desenvuelve tan bien o mejor que el hombre. Las diferencias de género no suponen diferencias. Ellas aportan un conjunto de cualidades que tienen que ver con el modo de tratar a las personas, el modo de aplicar la intuición, en la resolución de problemas. 
 
 
La feminidad...
 
Hay un número creciente de directivas españolas, pero aún no es suficiente. En la empresa española todavía malgastamos talento humano, particularmente, talento femenino. Esto sucede porque no creamos dentro de las organizaciones la estructura con la flexibilidad necesaria para que este talento pueda aflorar y desarrollarse.
 
 
¿Cómo debe actuar un buen directivo?
 
Un buen directivo tiene que tener un visión ejecutiva, una dimensión estratégica, y la capacidad de vislumbrar problemas a corto y a largo plazo. Tiene que pensar dónde está la organización y dónde debe estar en el futuro. Debe cumplir una función correcta de liderazgo.
 
 
No todos pueden ser líderes.
 
El directivo debe intentar, con sus limitaciones, ser un referente. Un referente en esfuerzo y en compromiso. Debe crear un estilo en el modo de trabajar y de tratar a las personas. Un buen directivo es aquel que predica con el ejemplo. Aquel que intenta marcar aquello que es decisivo y relevante frente a los temas secundarios. Aquel que sabe qué es importante en una organización: las personas, su proyección...
 
 
Recientemente se celebró la 44 edición de la Asamblea de Antiguos Alumnos de IESE. Una importante vértebra de la institución... 
 
El año próximo la Asamblea de Antiguos Alumnos se hará en Munich, por varias razones. Allí tenemos una gran cantidad de antiguos alumnos. Además estamos desarrollando muchos proyectos en el país. Alemania es el motor de Europa, debe serlo, aunque ahora no atraviese su mejor momento político y económico.
 
 
¿Qué hitos de su carrera profesional le hacen sentirse más orgulloso?
 
Los hitos de mi vida tienen un denominador común, son hitos conseguidos gracias al trabajo de otras muchas personas que me han apoyado. Y eso es lo que más valoro por encima de uno u otro éxito, el haber podido aprender de otras personas.
 
 
¿Tiene algún proyecto personal confesable fuera de IESE?
 
Mi proyecto es el IESE, además de mantener una presencia activa en la generación de ideas, en la enseñanza, y la investigación. Proyectos pequeños con la divulgación de cuestiones
 
 
Pero algo hará Jordi Canals cuando no está en IESE...
 
No crea, el IESE son 24 horas...
 
 
¿Ni footing ...?
 
Practico deporte, aunque últimamente menos de lo que me gustaría. Soy muy aficionado a hacer ascensiones a montañas. 
 
 
¿Con qué frecuencia lee?
 
Con mucha: tres o cuatro libros a la vez. Me gusta la literatura clásica, la moderna, la historia y el pensamiento. De ahí mi voracidad lectora.
 
 
¿Su obra de cabecera?
 
Guerra y Paz de Tolstoi, la he leído varias veces y la utilizo en clase, porque es un compendio de historias preciosas sobre el liderazgo.
 
 
Bill Gates dice que todo líder debería ver El Padrino, porque Vito Corleone es un líder ejemplar.
 
Bueno, quizá la figura de El Padrino, no sería muy representativa del buen líder. Es un poco violento... (risas)