Periodista. Subdirector de Expansión

Martí Saballs

Economía y comunicación

“A cierto nivel, la desaceleración económica es buena”

Saballs nos cuenta, entre muchas otras cosas, que existe dinero que ahora mismo está escondido y que está esperando nuevas ofertas y nuevas oportunidades de negocio.

Martes, 19 de Febrero de 2008
Martí Saballs parece pertenecer a esa clase de periodistas que dominando perfectamente aquello en lo que trabajan y piensan, se esfuerzan, no sólo en  explicarlo en un lenguaje llano sino también aportar lucidez en una profesión como la del periodismo que acostumbra a brillar por su falta de originalidad. Hoy nos habla de la desaceleración económica, del panorama político en nuestro país, de la relación entre los medios y el poder, y de la búsqueda de nuevas oportunidades empresariales.
<div align='center' class='destacado'>“A cierto nivel, esta desaceleración es sana, y es buena que ocurra, porque servirá para limpiar un poco el mercado. El problema que habrá es que se ha cerrado el grifo del crédito”</div><br><br><div align='center' class='destacado'>“No se pueden prometer tantas cosas en la campaña electoral, porque al final, quien acaba sufriendo es la clase media. Esta campaña se ha acabo convirtiendo en una subasta absurda”</div><br><br><div align='center' class='destacado'>“Creo que en los últimos años hemos perdido visibilidad y prestigio internacional. Es evidente que aquí algo ha fallado, y que gane quien gane las elecciones, se deberá  plantear el papel que debemos tener y la influencia que debemos ejercer”</div><br><br>
<b>En la calle ahora se habla de economía, cosa que antes no era demasiado frecuente.</b>
 
Creo que es bueno que la gente sepa de economía. Y también que los niños empiecen a familiarizarse con algunos términos como deudas o ahorro. Quizá esto pueda servir para educar mejor a la gente. Yo he estado dos años viviendo en Argentina y allí todo el mundo sabe de economía, aquí no y es que aún hay cierto desconocimiento de cómo utilizar las finanzas personales. Entre otras cosas, porque hace año y medio que se dice que nos estamos endeudando demasiado y que llegará un momento en que todo se hundirá. Pues no. Veamos que es lo qué pasa y tengamos conocimiento de causa. 


<b>Hay empresarios que creen que la desaceleración continuará.</b>

Bien, si quiere que le diga, creo que hasta cierto punto esta desaceleración es sana y es bueno que ocurra, porque servirá para limpiar un poco el mercado. El problema que habrá es que se ha cerrado el grifo del crédito. Y esto significa que en este momento,  tanto los bancos como las cajas, pero también particulares y empresas, no venden. Para las empresas esto representa un problema de liquidez con el banco, pero en el momento en que esta sensación varíe un poco, todo volverá, poco a poco, a ser normal.


<b>Pero es un escenario nuevo, la crisis bancaria no se había producido nunca.</b>

Bien, tampoco no dramaticemos. Es cierto que no hay dinero, pero tienen activos y dinero no pierden, eso se lo aseguro. Esta es la gran diferencia con la crisis de los ochenta. No olvidemos que en el fondo es un tema de confianza, psicológico, más que un tema de balance de las entidades.


<b>Y tarde o temprano esto terminará.</b>
 
Claro. Lo que nos preguntamos ahora es cuáles serán esos factores positivos que empezarán a dar los síntomas de que todo esto vaya a mejor. En el caso de Estados Unidos, por ejemplo, nos afecta mucho y creo que hasta que no haya un nuevo presidente, no podremos saber qué dirección tomará ese país y el resto del mundo.


<b>¿Cree que sería buena una política proteccionista?</b>

Creo que sería un gran desastre. Tengamos en cuenta que los demócratas de ahora ya no son lo que eran, y que debemos estar muy alerta de lo que pueda pasar en los Estados Unidos; sin olvidar que no pase nada en Irán, ni en Israel, ni se agrave aún más la situación internacional.


<b>Un año difícil.</b>
 
Sí, es cierto. Ahora bien, hay un tema del cual se habla poco y que debería preocuparnos: la posibilidad de que la burbuja china explote.


<b>¿Esto afectaría al mercado europeo?</b>

Sí. Ahora, parte de la inflación china se concentra en productos alimentarios y materias primas. Si ese país dejara de consumir la mitad de lo que ahora consume, o sea, que su PIB en lugar de crecer el 10%, creciera sólo el 5%, afectaría gravemente a la producción.


<b>¿Y eso por qué?</b>
 
Imagínese, sería una caída muy fuerte, porque estos últimos años toda Latinoamérica ha sobrevivido gracias a la demanda de China del producto mineral. La cuestión es que China se mantenga, aunque sus políticos no hacen mucho para beneficiar a la economía.


<b>Bien, ¿y qué ocurre con España?</b>

Creo que en los últimos años hemos perdido visibilidad y prestigio internacional. Es evidente que aquí algo ha fallado y que, gane quien gane las elecciones, se deberá  plantear el papel que debemos tener y la influencia que debemos ejercer. Cierto es que caemos bien en el exterior, así que utilicemos esta virtud; además, somos el segundo país en visitantes extranjeros del mundo después de Francia. Creo que se están desaprovechando estos activos de gran valor para que seamos un país con una influencia mucho mayor.


<b>Puede que nos hayan castigado por la participación en la guerra de Irak.</b>
 
Pues creo que sí, porque la marcha de las tropas a Irak a la mañana siguiente de lo anunciado, no dejó buena impresión, incluso en aquellos que pensaron que no había que ir desde un principio. Muchos pensaron que no éramos gente de confianza y la política internacional debe ser algo más moderada.


<b>¿Qué le parece esta especie de tómbola que ofrecen los políticos en la campaña?</b>
 
Pues muy lamentable, la verdad, me parece una democracia de <i>low cost</i>. No se puede jugar así con los presupuestos del Estado. No deben tratarse estos temas de manera tan frívola y, además, en una situación en la cual España crecerá menos. Y si se deben bajar impuestos, que se haga de una forma pensada y justa, pero no con cheques en blanco y 400 euros por aquí y por allá.


<b>Al ciudadano le parece bien que se le devuelva el dinero.</b>
 
Sí, claro, y me parece muy bien, pero de aquí a que unos y otros fundamenten su campaña electoral no. Porque, al final, quien acaba sufriendo es la clase media. Esta campaña no me gusta, creo que se ha convertido en una subasta absurda.


<b>Los medios siguen dirigidos por los grandes grupos mediáticos.</b>
 
No pasa nada porque destaquen cuatro o cinco, también hay prensa local y regional y ahí están, seguirán existiendo. Pero si se alinean, se hacen fusiones y se buscan sinergias, esto sería peligroso al crearse uno o dos grupos con una misma ideología. Creo que el monopolio ideológico sí sería terrible. Ahora, por suerte, existe suficiente pluralidad y suficientes tipos de perfiles para que podamos estar tranquilos.


<b>El imperio mediático de Silvio Berlusconi le llevó a la política.</b>
 
De acuerdo, es una opción que él ha tomado, y podemos estar de acuerdo o no. Yo en esto soy clásico: pienso que una cosa es ser político y la otra periodista. Es absolutamente impensable que haya directores de medios que tengan o hayan tenido un carné político; creo que la independencia es fundamental, sobre todo, para criticar a esos con los que más afinidad ideológica tienes. Pero al mismo tiempo, creo que los políticos no deben jugar a ser periodistas como ocurre muchas veces, porque puede haber una relación demasiado estrecha y esto en los medios está pasado. El camino italiano me parece nefasto y espero que en España no ocurra nada por el estilo.


<b>Las nuevas tecnologías han provocado que todo el mundo pueda saber lo que opina y tenga ganas de decir lo que piensa.</b>
 
Si lo dice por mi <i>blog</i> soy el primer sorprendido de la cantidad de visitas que tengo, pero lo que más me llama la atención es el interés de la gente. Es muy bueno este <i>feedback</i> que se crea con el <i>blog</i> porque cuando escribes en un periódico no lo puedes tener. Te das cuenta que la gente se entusiasma por temas que, quizás, he tratado con menos profundidad.


<b>También son generaciones que académicamente se han formado de otra manera.</b>
 
Sí. Y me he encontrado con gente de 35 años que está empezando ahora en el mundo de las tecnologías e Internet. Esto nos debe incentivar para seguir todos adelante.


<b>Este seguir adelante ¿se refiere a encontrar nuevas oportunidades empresariales?</b>

Sí, una persona con una buena idea, si cree en ella, la trabaja y la valora, la puede tirar hacia delante. Vivimos en un mundo muy curioso: hablamos de que vivimos casi sin crédito, pero hay mucho dinero que ahora mismo está escondido en depósitos o donde sea, esperando nuevas ofertas. Hay dinero que busca nuevas oportunidades de negocio, no sólo del mundo inmobiliario, sino en otros sectores. Sólo hay que encontrarla.


<b>Escoja un lugar donde se iría a vivir una temporada.</b>
  
Volvería a Nueva York de inmediato. Pero también me gustaría mucho pasar una temporada en China, Shangai y Pequín. Ahora mismo, si pudiera vivir la experiencia de lo que está pasando en China y tuviera la oportunidad de ir, la cogería.