Director de la revista Emprendedores

Alejandro Vesga

Experiencia y nuevas ideas

“Fundar una empresa no es una opción profesional, es una opción de vida”

El emprendedor debe tener una serie de condiciones formativas y de experiencia para lograr sus propósitos, pero la capacidad que tenga desde el punto de vista interno, como habilidades de comunicación, de gestión de las dificultades y, sobre todo, de entusiasmo le harán triunfar aún más.

Martes, 18 de Marzo de 2008
En este mismo número de Feedback comentamos que el interés del ciudadano medio por la economía ha propiciado que los medios de comunicación hayan tratado, en estos últimos años, de fomentar este tipo de información con rigor periodístico, pero también con la suficiente capacidad para hacerla inteligible. Uno de los mejores ejemplos es la revista <b>Emprendedores</b>, eficaz compendio del entusiasmo por las nuevas ideas, pero también de la aportación de la experiencia. Hoy hablamos con su director, Alejandro Vesga.
<div align='center' class='destacado'>“’Ambición’ es una palabra que todavía hoy suena fea, pero que aplicada en la vida en su justa medida, es muy positiva. La ambición es sinónimo de progreso”</div><br><br><div align='center' class='destacado'>“Las nuevas tecnologías también han abaratado la posibilidad de montar una empresa. La globalización de la que se dice que es una amenaza, es una oportunidad y permite que desde cualquier punto del planeta, puedas vender a todo el mundo”</div><br><br><div align='center' class='destacado'>“Montar una empresa requiere un trabajo previo y hacerlo en un momento de crisis es mejor que hacerlo en un momento de bonanza. Pasa como en la bolsa, hay que comprar cuando baja, no cuando sube”</div><br><br>
<b>Para muchos, la revista Emprendedores es un referente.</b>
 
Nuestro afán es que sea una herramienta útil para los profesionales del mundo de la empresa y el marketing. Y que también sea un instrumento para las personas que quieren montar su compañía o que ya lo han hecho. Abarcamos a mucha más gente de lo que la mayoría puede pensar porque tenemos entre nuestros lectores a personas que son empresarios, aunque no tienen formación específica. Y es que la gente interesada en temas relativos a la dirección y la gestión de empresas no necesariamente tiene que ser académica.


<b>Su principal baza, pues, es hablar para todo el mundo.</b>

Intentamos que la revista tenga un lenguaje claro, que sea sencilla de entender y procuramos que sea útil de verdad.


<b>Su éxito demuestra que no todos en esta vida anhelan con ser funcionarios y tener un sueldo fijo toda la vida…</b>

Creo que cada vez está calando más el espíritu emprendedor en la sociedad. Nosotros llevamos diez años, poco tiempo, y hemos notado un cambio tremendo. En la universidad hace diez años preguntabas quién quería ser empresario y no levantaba la mano nadie. Ahora, las aulas se llenan para escuchar charlas sobre cómo montar una empresa, para conocer casos de éxito… Lo que tiene un tremendo impacto sobre los universitarios es ofrecer ejemplos de personas que a sus 23 ó 24 años han fundado una empresa.


<b>¿Cree que fortuna y genética son las claves para ser un buen emprendedor?</b>

El emprendedor recibe el impulso para serlo desde su propia familia. Todavía son pocas las universidades que acaban su ciclo formativo enseñando al alumno a montar una empresa. Fundar una empresa no es una opción profesional, es una opción de vida. Quien monta una empresa, vive para ella, y la disfruta al máximo. En todos los años que llevo en la revista, casi no he conocido casos de emprendedores que, aunque hayan fracasado, se arrepientan de haber fundado una empresa.


<b>¿Hay retrato robot del emprendedor?</b>

Uno de los elementos básicos es la ambición. Es una palabra que todavía hoy suena fea, pero que aplicada en la vida, en su justa medida, es muy positiva. La ambición es sinónimo de progreso. Además, la empresa o el autoempleo es una actividad que entusiasma plenamente.


<b>Muchos emprendedores pueden pensar, ¿por qué montar, por ejemplo, una empresa de mensajería, si el mercado ya está copado por grandes multinacionales que controlan el mercado?</b>

Eso es una idea equivocada. Hay grandes ejemplos que evidencian que es posible hacerse un hueco en el mercado. Mire el caso de Javier López, fundó <b>Credit Services</b> hace 12 años, cuando tenía 24. Ahora su red de franquicias de asesoramiento financiero es número uno en su actividad en España. Además, ahora, hay una cantidad de oportunidades tremendas.


<b>Las nuevas tecnologías…</b>

No sólo hay oportunidades de negocio en Internet y en las nuevas tecnologías, también éstas han abaratado la posibilidad de montar una empresa. La globalización que siempre se dice que es una amenaza, es una oportunidad. Hoy, desde cualquier punto del planeta, puedes vender a todo el mundo.


<b>Hay que tener la vista puesta a lo que pasa fuera.</b>

Por supuesto. Cada vez somos más individualistas, pero también al mismo tiempo, nos parecemos más. El mundo occidental cada vez tiene un modelo de negocio más exportable a otros lugares. Existen infinitas oportunidades, China y la India son dos mercados potentes en los que hacer negocio. Hay mil ejemplos de éxito.


<b>Cuéntenos alguno.</b>
 
Hace poco publicamos el caso de <b>BluSens</b>, empresa tecnológica de Santiago de Compostela que, fabricando en China, ha conseguido ser la empresa número uno en venta de <i>mp3</i> en España. Y son chavales que llevan cinco años trabajando. No digo que sea fácil y que todo el mundo esté capacitado para hacer cosas así, pero sí que afirmo que a las personas que tienen vocación para montar un negocio y trabajar por su propia cuenta, hay que animarles, porque nos encontramos en el mejor momento de la historia para hacerlo, pese a las crisis económicas que acechan nuestra economía.


<b>“En los momentos de lluvia, hay que apretar el acelerador”, decía en su última editorial…</b>

Son palabras de Jackie Stewart, piloto de Fórmula1. Él aceleraba cuando llovía en la pista, mientras los demás bajaban el ritmo. Eso le permitió ganar varios grandes premios. Montar una empresa requiere un trabajo previo y hacerlo en un momento de crisis es mejor que hacerlo en un momento de bonanza. Pasa como en la bolsa, hay que comprar cuando baja, no cuando sube.


<b>De todas maneras siempre hay momentos críticos en los que el emprendedor puede tirar la toalla…</b>

El buen emprendedor tiene ilusión, pero también los pies en el suelo. Cerrar una empresa a tiempo es una capacidad que muchas personas deberían tener.


<b>¿Es mejor montar una compañía recién salido de la universidad o una vez que has acumulado experiencia trabajando por cuenta ajena en otras empresas?</b>

Todo es relativo, pero un emprendedor me dijo una vez: ‘Yo prefiero equivocarme primero en la empresa de otro para luego equivocarme en la mía’. Es un buen planteamiento.


<b>¿Cree en los <i>business angels</i>?</b>
Existen, pero son muy pocos. Su figura está instaurada en los países anglosajones (Estados Unidos especialmente) donde la filosofía de la sociedad es diferente, y hay mucha más meritocracia que en las culturas latinas como la nuestra. Está bien ganar dinero si has trabajado bien, lo cual es loable. Pero en nuestra sociedad todavía hay recelo…


<b>Puede ser un fiasco.</b>

Existe una incongruencia legal. Por invertir en fondos de inversión tienes determinadas ventajas fiscales. Ventajas que son consecuencia de un dinero que estás aportando a empresas que cotizan en bolsa. Si en cambio dedicas dinero a empresas pequeñas, no cotizadas, que son en realidad las que más riqueza y dinero generan… Ahora mismo <b>Telefónica</b> no aumenta un 60% su facturación en un año como lo pueden hacer las pequeñas empresas. Una modificación legal en este tema, sería importante. Al menos, tener los mecanismos preparados para cuando avanzamos en este sentido.


<b>¿Cuál es su visión acerca de los grandes grupos de capital riesgo?</b>

Escuché a alguien definir a las empresas de capital riesgo de una manera muy gráfica: “el capital riesgo es capital miedo”. Y es cierto porque lo que hacen es invertir en empresas ya consolidadas para desarrollar productos concretos, reflotarlas y ganar una plusvalía. Lo que es atractivo es el capital semilla, que en España es muy incipiente.


<b>¿En qué se basa?</b>

Invertir dinero para que un proyecto se haga realidad, apoyarlo y luego es así, la empresa devuelve los réditos al inversor. Cuando lo hagamos, se crearán muchas más empresas y se generará un tejido más sólido.


<b>Volvamos a las nuevas tecnología. ¿Cómo es la relación con Internet?</b>
 
Bien, aunque Internet está afectando a las ventas en papel, todos los medios están reenfocando sus negocios. Internet ha modificado el hábito, pero los periódicos siguen bien situados y con un enfoque acorde con las necesidades actuales de su público.


<b>Pero la red ha ganado poder.</b>

Es así. Cuando ocurre un gran hecho noticiable, antes de encender la televisión o la radio, acudimos a Internet y a las <i>webs</i> de los diarios. Ellos han ganado la batalla en el posicionamiento de la información. Los diarios en Internet son información instantánea, antes no lo eran, y ahora ofrecen tanto información escrita como audiovisual.


<b>Las revistas, no obstante, siguen siendo disfrutables en las manos.</b>

Muchos me dicen que la leen en el cuarto de baño. Contra eso no puede combatir Internet.


<b>Un lugar de concentración…</b>

Para mi es un elogio. Al baño te llevas algo que te entretiene. Las revistas tienen ese punto de disfrute, de leerlas con calma. Pero también son marcas. Hemos de dar servicio a los lectores y nuestro mismo enfoque, darlo todo al emprendedor, también lo podemos hacer en otros soportes y sobre todo en Internet. Y eso es lo que estamos haciendo.