Director General de Bitcarrier

Martí Méndez

Optimizando el tráfico

“El optimismo acaba contagiándose”

Martes, 23 de Noviembre de 2010

Algunos aún no se han dado cuenta pero lo más valioso que tenemos a nivel profesional no es ni un buen trabajo, ni un buen equipo, ni tan siquiera un buen jefe. Es el tiempo y cómo lo aprovechamos. Y algo que damos por supuesto es el enorme capital que desperdiciamos para trasladarnos de casa a nuestro puesto de trabajo. Especialmente si es en coche y con los inevitables colas que nos encontramos. Hasta ahora. Porque quizá hay alguna solución. Hoy la desvelamos.

“ofrecemos una optimización significativa del tráfico, una reducción de la congestión, una reducción de tiempos de viaje, un aumento de la sostenibilidad medioambiental y, una mayor satisfacción y calidad de vida de los ciudadanos. ¿Le parece poco?”

“Si alguien tiene algo ya hecho, es mejor comprarlo que ponerte a hacerlo tú. En Corea o en Japón, por ejemplo, hemos encontrado cosas muy interesantes que pueden servirnos para futuros proyectos. Así que si lo que buscas ya existe, externaliza”

“En España falta un cambio respecto a la imagen que se tiene del empresario. Parece que sea el “malo” de la película a quien solo le interesa abaratar el despido. Pero creo que esto es falso. A mí, me interesa es contratar, no despedir”

Empecemos por el principio. ¿Qué es Bitcarrier?
Podemos definirnos como una empresa proveedora de un sistema de información y
control del tráfico en tiempo real basado en redes inalámbricas. Este sistema nos proporciona una información que puede ser utilizada tanto para las entidades públicas, sean ayuntamientos o autoridades del transporte, como para el sector privado, como operadores de infraestructuras, o concesionarias de autopistas, por ejemplo.

Ya ¿Y cómo funciona? 
Para que nos entendamos, nosotros captamos unas señales provenientes de datos anónimos de Bluetooth y Wi-Fi de los dispositivos móviles (sean teléfonos, navegadores
GPS, o manos libres) que nos ofrecen información relativa al flujo del tráfico. A tiempo real.

Esto ya lo hacen otros 
Bueno, aunque muchas compañías dicen proporcionar información en tiempo real, nosotros realmente lo hacemos. Nuestras soluciones son soluciones online. Nuestros sensores captan datos 24 horas al día, 7 días a la semana y nuestro software propietario calcula las velocidades y los tiempos de viaje de manera instantánea mostrando estos datos en gráficos web. Entre el momento de la captación de datos y la exhibición de la información en el interfaz de comunicación sólo transcurren 7 segundos.

Asombroso
En este año 2010, Bitcarrier ha desplegado su solución Roadsolver a lo largo de
1.500 km de autopistas españolas y actualmente está ofreciendo información
del tráfico en tiempo real cada día a miles de viajeros a través de los paneles de información variable. Así que cuando digo “real” es “real” de verdad.

Ventajas hay muchas
Pues mire, los resultados se traducen en una optimización significativa del tráfico, una reducción de la congestión, una reducción de tiempos de viaje, un aumento de la sostenibilidad medioambiental y, a su vez, en una mayor satisfacción y calidad de vida
de los ciudadanos. ¿Le parece poco?

Y habrá expectación
La tecnología de Bitcarrier ha suscitado el interés de universidades prestigiosas como el MIT Senseable City Lab (Cambridge, MA, USA) y la Universidad Politécnica de Catalunya, así como de los clientes del sector público y privado.

Retrocedamos un poco. Usted fundó Bitcarrier hace 4 años, justo cuando se empezó a hablar de una posible crisis

Sí, efectivamente, aunque de hecho, no creo que ese aspecto haya tenido demasiada influencia en el devenir de la empresa. Creo que, al contrario, hemos crecido cada año y hemos ido superando etapas al margen de la situación global de la economía.

¿Y todo lo hizo en solitario?
No, no... Fuimos dos, en realidad. Mi esposa es abogada, trabajaba en un gran bufete, pero en todo momento me alentó y ayudó en el nacimiento de esta idea. Bueno, de hecho, poco después dejó la abogacía para integrarse en la empresa y llevar la gerencia.

Sorprende que un economista como usted se inventara una solución tecnológica que ya empieza a ser utilizada en distintos rincones del Mundo...
En realidad, yo tenía la idea de lo quería, la tenía en la cabeza y me dediqué a buscar la manera de hacerla realidad. Han sido los ingenieros informáticos, los expertos, los que  la han materializado. Pero sí, yo les iba guiando para que dieran con el resultado que tenía en mente.

Su Roadsolver cuenta con precisión lo que le echen...
Los sensores de Bitcarrier posicionan con menos de 10 metros de error los vehículos que viajan a velocidades entre 3km/h y 180 km/h. La precisión en tiempos de viaje entre
dos sensores es superior al 95%. Pero la idea no es solo cuantitativa sino que quiere ir más allá. Nuestra tecnología, aplicable a autopistas, carreteras, ciudades, mide el paso de un sistema bluetooth o a través de wifi por dos puntos en donde está nuestro dispositivo.

Pero pocos son los que llevan Bluetooth activo...

No crea, cada vez hay más. Uno de cada dos vehículos lo lleva, ya sea el del móvil del conductor, o el del navegador de a bordo. Y eso va a más, claro. 

Hemos hablado del Roadsolver. Y el Citysolver?
De momento, hay una ciudad española, Zaragoza, que ya lo utiliza. Eso permite ordenar mucho mejor el tráfico, y compaginar señales semafóricas. Hay otras dos grandes ciudades españolas que podrían incorporarlo muy pronto. Y en carreteras y autopistas ya estamos en muchos lugares. Ahora mismo, uno de nuestros principales clientes es Abertis...

Vaya, han empezado fuertes...
Desde el primer momento creyeron en nosotros. Piense que es la compañía que gestiona  el 70 por ciento de autopistas de peaje en España. Pero además, se ha convertido en una de las mayores empresas del sector en Europa y su internacionalización es creciente.

Pocos clientes pero muy potentes, ¿esa es su filosofía?
Sí, esa es nuestra realidad. Es cierto que desde el primer momento, Bitcarrier quería ser una compañía de pocos clientes con fuerte facturación. En la compañía tecnológica en donde había estado anteriormente, llevando el I+D, la filosofía era la de muchas ventas, muchos clientes, y poco margen. Y no me parecía lo más idóneo para mi manera de entender el negocio.

Han sido pues, cuatro años muy intensos. Y en este 2010 han cubierto una etapa importante de su plan de negocio original...
Sí, este año ha sido el de la consolidación del producto. Ya estamos en Francia, en los Estados Unidos, en Brasil, concretamente en Rio de Janeiro y empezamos con Asia.

Por tanto, el próximo año 2011 será el año de la expansión...
Un ejemplo claro es que nuestros clientes de aquí, este año, han significado el 80% de la facturación. Y en 2011 vamos a invertir esa cifra. Es decir que el 80% va a ser lo que facturemos fuera de España...

Me decía que han entrado en Brasil
Un país sorprendente, no he oído hablar ni una sola vez de crisis. Solo te hablan de que van a hacer unos Juegos Olímpicos, de nuevas infraestructuras... se respira optimismo y eso se contagia.

En cambio aquí, sus clientes, en gran parte también los municipios, tienen las arcas vacías
Sin duda, la Administración local en España está en un momento muy complicado. Muchos ayuntamientos han gastado más de lo que podían, esto todo el mundo lo sabe, el dinero lo quiere recuperar el Estado y se ha instalado cierta psicosis de recorte sistemático de la inversión. Por eso hemos decidido que nuestros esfuerzos han de dirigirse ahora a la internacionalización de la compañía.

Una internacionalización que  ha pasado por una entrada de capital externo...
No exactamente. Pero ha pasado ya el momento en que buscábamos inversores para lanzar la compañía. Ahora seguimos buscando, pero sabiendo a quien querríamos con nosotros. No necesitamos el dinero por el dinero y podemos esperar. En caja hay dinero, y suficientes contratos para mantener el ritmo de crecimiento.

Y si crece el negocio ¿va a crecer también su estructura?
Algo habrá que crecer pero no mucho. De hecho, si alguien tiene algo ya hecho, es mejor comprarlo ahí que ponerte a hacerlo tú. En Corea o en Japón hemos encontrado cosas muy interesantes que pueden servirnos para futuros proyectos. Si lo que buscas ya existe fuera, entonces externaliza... creo que el núcleo duro de la compañía seguirá siendo parecido al actual.

Con la perspectiva del tiempo, se ve muy lejos ahora aquel aspirante a ingeniero que acabaría convirtiéndose en empresario de éxito
Sí, las cosas han cambiado. Pero no olvido a mis compañeros de clase en Económicas, deseando acabar para ser funcionarios o entrar en “La Caixa”, y de hecho, no recuerdo a nadie que quisiera ser emprendedor.

Un mal síntoma
En España falta un cambio respecto a la imagen que se tiene del empresario. Parece que sea el “malo” de la película a quien solo le interesa abaratar el despido. Pero creo que esto es falso. A mí, como a mucha gente, lo que nos interesa es contratar, no despedir a la gente.