Gerentes de Ten Productions

Toni y Xasqui Ten

 La producción musical como herramienta de negocio

 "Existe una demanda musical por parte del público mayoritario a la que nosotros damos cobertura"

 Realizamos mucha música para el verano, canciones con fecha de caducidad

Martes, 05 de Octubre de 2004
 Ten Productions inicia su actividad como productora musical en 1988. Los responsables de la empresa son los hermanos Toni y Xasqui Ten, dos enamorados de la música con un gran espíritu emprendedor. Desde un principio contaron con un estudio de grabación propio que les propició un mayor margen de independencia y autonomía. Comenzaron flirteando con la producción de flamenco y rumba para desembocar en la producción de artistas pop, como toda la cantera de Operación Triunfo, siempre en función de las demandas de sus clientes. Ten Productions cuenta con 4 estudios de grabación equipados con las últimas tecnologías y una plantilla de colaboradores formada por ingenieros, músicos y productores.
”El principal problema que existe es que no se venden discos. Esto obliga a crear a las grandes discográficas productos mediáticos como Operación Triunfo”

”La vida de los artistas pop es efímera. Es normal que muchos desaparezcan de la escena al primer o segundo disco”

”Somos el vehículo entre el artista y la discográfica, siempre impregnamos nuestro sello en toda producción”

”Hay compañías que incluso pagan para que las canciones de sus artistas suenen de fondo en programas de éxito en televisión”
 
 

¿Cuál es su primera incursión en el mundo de la música?
 


Toni - Yo tengo los estudios clásicos, que me sirvieron para trabajar durante muchos años como profesor de piano y solfeo en diversas escuelas. Pero desde siempre he tenido esa inquietud por la grabación y la producción musical.
 


Xasqui – La verdad es que la carrera musical tiene muy poca salida laboral, tan sólo la docencia. Es una profesión más bien amateur, porque la mayoría de veces tienes que compaginarla con otro trabajo.
 


¿Cuándo nace Ten Productions como empresa?
 


X – Nace en el año 1988 con medios muy limitados. 
 


T – Como trabajábamos en escuelas de música, teníamos las mañanas libres y se puede decir que la idea de la empresa surgió en nuestra habitación. Fueron unos inicios muy precarios, porque no disponíamos de medios suficientes.
 


Entonces no provienen del mundo de la interpretación, es decir no hacían conciertos...
 


X – Sí, sí. Nos dedicábamos a la música y hacíamos nuestras actuaciones.
 


T – Siempre en un nivel amateur, incluso actuando en lo que la gente denomina BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones). Yo tengo dos Lp’s en solitario, uno de ellos salió editado en el mercado en 1988 y otro en 1992.
 


¿Son capaces de recordar el momento en que se profesionaliza la estructura de Ten Productions?
 


T – Fue a través de la compañía Max Music.
 


X – Nosotros presentábamos maquetas y hacíamos pequeñas producciones para conjuntos y solistas, a partir de esto Max Music se interesó por nosotros. Poco a poco fuimos adquiriendo mayor importancia y reconocimiento, y es entonces cuando empezamos a profesionalizarnos. Hasta que el 10 de noviembre de 1988 constituimos la empresa en el registro. Me acuerdo perfectamente.
 


De 1988 ahora la música ha evolucionado de forma clara. ¿Qué música se está obligado a hacer hoy en día?
 


T – Nosotros sabemos que la música que hacemos no la compraríamos en una tienda, personalmente construiría otro tipo de música. Pero lo que es innegable es que hay una demanda, la gente consume un tipo de música determinado y nosotros estamos para dar cobertura.
 


X – Realizamos mucha música para el verano que son canciones con fecha de caducidad. En el pasado una canción podía mantenerse número uno del hit parade durante meses, pero eso ahora es imposible. Son canciones con fecha de caducidad. Por poner un símil hacemos música fast food .
 


En Ten Productions hay diversas vías de negocio las demandas de las multinacionales y las producciones propias. ¿Cierto?
 


T – Exacto. Tenemos multitud de proyectos que los producimos nosotros y algunos de ellos surgen de las maquetas que nos envía la gente.
 


X –  Hay veces que nos encontramos desbordados, porque a raíz de Operación Triunfo ha habido como un “boom”, a la gente le ha entrado la vena compositora. Pero cabe decir que escuchamos todo el material que llega a nuestras manos.
 


¿Qué papel juegan dentro del producto musical?
 


X – Hacemos lo que nos mandan nuestros clientes. Normalmente los artistas ya saben como trabajamos, tenemos unas directrices y un estilo. Pero habitualmente somos el vehículo entre el artista y la discográfica. 
 


La vida de muchos artistas suele ser efímera...
 


X – Sí. La vida de los cantantes pop de masas está muy marcada por el fenómeno fan. Así que es normal que muchos desaparezcan de la escena al primer o segundo disco, ya que siempre surgen artistas nuevos y la competencia es feroz.
 
 


¿La música del siglo XXI estará marcada por programas como Operación Triunfo?
 


X – El principal problema que existe es que no se venden suficientes discos. Esto lleva a montar a las grandes empresas discográficas productos mediáticos como pueda ser Operación Triunfo o Eurojunior.
 


T – Hay compañías que incluso pagan para que las canciones de sus artistas suenen de fondo en programas como Gran Hermano. Así saltó a la fama la canción “Yo quiero bailar” de Sonia y Selena, un dúo de pop femenino que producimos desde Ten Productions.
 
 


¿Cuál tiene que ser el perfil de un profesional que forme parte de vuestra plantilla?
 


T – Ante todo tiene que ser un buen músico y por supuesto que tenga conocimientos informáticos.
 


X – A veces es mejor tener un buen colaborador externo, que no uno en la propia plantilla.
 
 


¿Ustedes producen a conjuntos musicales?
 


X – Nosotros hacemos las veces de grupo musical, ya que incidimos en los arreglos musicales de las canciones, pero el que da la cara es el intérprete. Por ejemplo recientemente hemos realizado los arreglos para un disco de villancicos de Rosa de Operación Triunfo. Aún así, el mundo de la producción de grupos es complejo, porque muchas veces no quieren tener un productor propio que les dicte qué pueden hacer y qué no, con tal de llegar a un segmento de público determinado.