Presidente de Fibanc-Mediolanum

Carlos Tusquets

Atención personalizada

“Hay crisis de confianza, no de liquidez”

Estar al lado del cliente y poder estar conectado a él en todo momento es una de las principales características de Fibanc-Mediolanum, que además adecua las necesidades financieras para cada cliente.

Martes, 01 de Abril de 2008
Con la recesión de estos últimos meses, resulta difícil hablar de economía de manera objetiva, sin apasionamiento, con frialdad. Hay mucho en juego, y tampoco está el tema como para frivolizar. Carlos Tusquets ostenta cargos muy importantes relacionados con el tema, el mayor de los cuales, el ser el presidente de <b>Fibanc-Mediolanum</b>. Queremos que nos haga un balance sin dramatismos de cómo ve la situación en sus distintas variantes (bolsa, sector inmobiliario, empresa internacional) y que nos aconseje sobre la mejor manera de actuar.
<div align='center' class='destacado'>“Lo importante es que uno debe tener la percepción de la economía, de cuales son sus propias necesidades y la ayuda de un profesional; esta es la tendencia para poder mantener tu clientela de por vida”</div><br><br><div align='center' class='destacado'>“Un banco por Internet difícilmente te puede dar un asesoramiento personalizado de lo que necesitas, pero sí que creo es que las nuevas tecnologías pueden contribuir a abaratar los servicios administrativos”</div><br><br><div align='center' class='destacado'>“Nunca aconsejo a nadie para que invierta en bolsa si el horizonte temporal de esta inversión es a corto plazo, es decir, menos de dos-cinco años. Incluso, ni a medio plazo, la bolsa se debe contemplar a largo plazo”</div><br><br>
<b>Sus clientes deben invertir mucho en bolsa.</b>
 
No crea. Mire, nunca aconsejo a nadie para que invierta en bolsa si el horizonte temporal de esta inversión es a corto plazo, es decir, menos de dos-cinco años. Incluso, ni a medio plazo, la bolsa se debe contemplar a largo plazo porque se ha demostrado que siempre ha superado cualquier otra alternativa de inversión. Las grandes empresas, que son las que hacen mover a la economía sufren grandes cambios en pocos años, así que los referentes deben ser más estos.


<b>Así que es mejor fiarse de las empresas grandes.</b>
 
Las empresas grandes anuncian resultados de dos dígitos. Esto significa que las que más se distinguen están en bolsa. Pero hay otros factores a tener en cuenta: si uno está en una compañía de diversificación geográfica, que esté además en países emergentes, pues participa del crecimiento mundial. Y además, si el horizonte es a largo plazo, favorecerá a la inversión en bolsa.


<b>Y el sector inmobiliario…</b>

Hasta hace dos años el planteamiento era: ¿por qué invertir en bolsa cuando el sector inmobiliario es el que me hará ganar dinero? Pero la tendencia ahora es, un poco, como lo que pasaba a principios de los años 80, cuando hubo una bajada de pisos increíble, y la inflación era de 14, 15 y 16. Pero de todo esto ahora no somos conscientes.


<b>¿Cree que ha variado mucho el concepto de lo que es hoy la banca privada de lo que fue cuando se creó Fibanc?</b>

El concepto se basa con la personalización, es decir, la diferencia entre la banca privada y la minorista es que esta última lo que hace es vender productos, y la privada lo que hace es adecuar productos a lo que necesita cada persona. Porque lo importante no es el producto, sino que se adecue a lo que cada uno necesita. Por ejemplo, lo que le comentaba antes: invertir en países emergentes como China, Brasil, o del Este de Europa, es una gran política de inversión si tienes un horizonte largo porque estos países tienen potencial de crecimiento. A lo mejor, para una persona que necesita beneficios ya, no tiene demasiado horizonte para logarlo, pero el producto no deja de ser el mismo.


<b>Entonces ustedes deben conocer a las personas.</b>
 
Lo que hace la banca privada es focalizar la “receta” en función de la persona que lo necesita y de la cual debe saber sus circunstancias personales.


<b>Hay una sensación de que no para todo el mundo hay una receta.</b>
 
La idea de la banca que quiera triunfar es la de dar el servicio personalizado a todo el mundo que tenga ahorros, por pequeños que estos sean. Gracias al invento de los fondos de inversión, una persona con 1.000 euros puede tener la misma diversificación que una persona como Warren Buffet, porque los fondos de inversión por ley deben estar diversificados por 20 valores.


<b>Así que lo importante es que…</b>

Mire, lo importante es que uno debe tener la percepción de la economía, de cuales son sus propias necesidades y la ayuda de un profesional; esta es la tendencia para poder mantener tu clientela de por vida, porque hay tanta competencia, que la gente, cada vez más, sabrá cual es el hecho diferencial del valor añadido que tiene una entidad que le está dando lo que necesita adecuado a sus necesidades y, por eso, todos los bancos que no hagan formación a su gente para que esté preparada para poder dar esta personalización de servicio, creo que no podrán sobrevivir.


<b>¿Y ha cambiado mucho esta tendencia?</b>

Cuando empecé en la banca, casi, lo único que tenía que hacer un banco era cubrir la renta. Ahora no, ahora sacan de debajo de los zapatos lo que tienen para ir a conquistar clientes porque es precisamente lo que les falta. Esto ha cambiado al 100%. Hace años, las entidades financieras eran un oligopolio, pero todo se ha vuelto mucho más competitivo y deben estar muy alerta si quieren sobrevivir.


<b>¿Seguirá creciendo la incidencia de las nuevas tecnologías en la banca?</b>

A ver, las nuevas tecnologías no pueden suplir el asesoramiento personalizado. Un banco por Internet difícilmente te puede dar un asesoramiento personalizado de lo que necesitas, porque las emociones son insustituibles. Lo que sí que creo es que las nuevas tecnologías pueden contribuir a abaratar los servicios administrativos que tenemos en un banco. Y toda la operativa administrativa que no comporta un valor añadido de asesoramiento, no aporta nada. Incluso sería más seguro y no habrá margen de error.


<b>¿Cómo ha evolucionado Fibanc con este compañero de viaje que es Mediolanum?</b>

Lo que ha traído es su experiencia a un modelo que era bastante similar y con un desarrollo de tecnicismos y de infraestructura informática que dan servicio a través del teletexto, Internet, 24 horas todo el año a través del teléfono móvil y de manera gratuita... Todo esto interconectado en tiempo real. Y a la vez, nos permite poder tener productos de inversión internacional. Estas son, básicamente, las dos cosas que hemos obtenido al estar con <b>Mediolanum</b>.


<b>¿Cómo cree que puede acabar el 2008?</b>

Es muy difícil de prever. Pero, hay un dato que es muy importante, los mercados siempre reaccionan de una manera exagerada, tanto a la alza como a la baja. A la baja, como es el caso que ha ocurrido en las bolsas de todo el mundo, no se vuelve a centrar de una manera masiva hasta que no se vea una claridad del panorama. Ahora, ¿estamos en recesión o no? La recesión para los economistas se define como dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo, de momento, no se ha producido. Lo que se ha producido es una crisis de confianza, pero no de liquidez.


<b>¿Por qué de confianza?</b>

Porque se han cometido una serie de errores en cadena, entre ellos, el mayor de los cuales, que las entidades americanas daban un valor superior a la garantía colateral que ofrecían a gente que no podía asumirla. Y dar hipotecas a gente que no puede pagar es un error. Los que han colocado los tipos son los mercados que no han analizado los fondos. Al final, el mercado se para y esto ha contagiado a todos los otros mercados es un poco lo que ha pasado.


<b>¿Y piensa que estamos tan mal como se dice?</b>

Mi visión macroeconómica es que no estamos tan mal como parece, pero los mercados tardaremos en reaccionar de manera importante. Lo que pasa es que si no estás metido, puedes perder el tren. Lo que sí que es cierto es que muchas empresas están a precios que nunca habían estado.


<b>¿Es complicado inculcar a toda la gente que trabaja en Fibanc los valores que usted pretende transmitir?</b>

Es un recorrido que no se hace de un día para otro, la mayoría están licenciados en económicas y en administración y dirección de empresas, pero nosotros los acabamos de formar, y para la compañía supone unos dos años, aunque para nosotros esto es una inversión. La formación es constante. Ahora mismo trabajan con nosotros 220 personas y en España hay 850 familias que viven de <b>Fibanc</b>.


<b>¿Y qué valores son los que buscan?</b>
 
A parte de tener una base, se debe tener mucha voluntad de aprendizaje porque esta es una profesión que implica estar siempre al día y con un espíritu y un convencimiento absoluto de que aquello que estás ofreciendo es bueno. Además, aquí se les está dando unas herramientas para poder distinguir el concepto que ofrecemos.