Juan Ignacio Peró

 De la recolección de chatarras férricas a la construcción de un grupo empresarial integrado por seis divisiones

 "Nuestro éxito ha sido saber anticiparnos a los acontecimientos"

 El grupo PMS está presente en España, Argelia, Irán y Filipinas

Miércoles, 15 de Diciembre de 2004
 La actividad del grupo PMS en el comercio internacional se remonta a 1969. Los hermanos Peró, Nacho y Rafael, empezaron con la recolección y recuperación de chatarras férricas y en los años 80 se incorporaron al comercio del sector químico y, posteriormente, al de los Bienes de Equipo, los Proyectos LLaves en mano, el Tratamiento de Aguas y al sector ferroviario. Han sido pioneros en obtener la certificación ISO 9001:2000 para las actividades de comercio internacional de productos, equipos y proyectos. 
"Cuando el mundo de la comunicación empezó a crecer a una velocidad tremenda, la figura del trader cada vez dejó de tener menos sentido"

"Entramos en el mercado iraní, cuando todo el mundo huía de él, en plena guerra contra Irak. Llegamos a facturar 300 millones de dólares"

"Siempre nos hemos ido adaptando a los cambios antes de que se produjesen"

"Somos los mayores exportadores españoles en Argelia, después de las petroleras Repsol y Cepsa"
 
 

Ud. decidió ir a trabajar a Irán, en el momento en que todo el mundo huía de allí debido al conflicto bélico con Irak... ¿Tenía ganas de aventura?


Mi hermano y yo decidimos aventurarnos por nuestra cuenta en el mundo del comercio internacional en 1978, cuando estalló la guerra Irak-Irán. Europa cerró las puertas a Irán (España no estaba todavía en la CEE) y decidimos ir hacia allí. Donde no iba nadie fuimos nosotros. Mi hermano Rafael conocía muy bien el sector siderúrgico y yo el sector químico, y después de diez años de rodaje empresarial, decidimos incidir en el mercado iraní. Durante toda la guerra, el negocio fue muy bien y llegamos a unas cifras de facturación de entre 200 y 300 millones de dólares al año. 
 


¿Cuál ha sido su fórmula de introducción en nuevos mercados?
 


Conocer muy bien el sistema bancario del país ha sido básico. Buscábamos cuál era el bien escaso del país, generalmente siempre era el dinero, y entonces intentábamos realizar operaciones que crearan financiación, cubiertas por estados u organismos internacionales. Para nosotros ha sido muy importante el apoyo del Banc de Sabadell, que creyó en nosotros cuando no éramos nadie. Ellos fueron nuestro pilar, además lo hicieron desde la solidez del conocimiento del comercio internacional y nos permitieron reducir al máximo nuestros riesgos.  
 


¿Y mantuvieron siempre esa línea de actuación?
 


No. Todo cambió cuando el mundo de la comunicación empezó a crecer a una velocidad tremenda. La figura del trader (comerciante) cada vez dejó de tener menos sentido y nuestra movilidad y radio de actuación se redujo. Es entonces cuando decidimos irnos a países como Filipinas, Ucrania, Georgia, Cuba o Angola, en los que crear una línea de financiación estatal era fundamental, y nosotros ayudábamos a provocarla.
 


¿Y lo de convertirse en una empresa argelina?
 


Cómo decía antes, el mundo de la comunicación empieza a crecer, y lo hace de forma paralela al mundo del comercio internacional, el cual va desapareciendo hasta convertirse en comercio nacional. Por ese motivo a nosotros nos interesó convertir nuestra empresa en argelina y pasamos de ser traders a ser distribuidores, vendemos y cobramos en moneda local. 
 


Trabajan en muchos sectores distintos de mercados de todo tipo, ¿cómo es posible saber de todos ellos?
 


Nosotros no sabemos de todo, sin embargo siempre hemos tenido socios expertos en cada tema. Lo que conocemos ampliamente es el mercado y nuestro leitmotiv en cada negocio es el ahínco aderezado con una pizca de riesgo. En estos momentos estamos muy concentrados en la distribución de productos químicos y en el mundo del agua, éste último, un sector de relevante incidencia en la mayoría de actividades económicas y sociales de los países. PMS, a través de nuestros socios, aporta 
tratamientos de agua de todo tipo: desalinización de agua de mar, agua residual urbana, aguas potables...
 


Entonces, ¿cuántas empresas forman parte actualmente del holding de PMS?
 


Actualmente en Argelia somos los propietarios de DISTRIM, líder en ese país en la distribución de productos químicos para diversos sectores, tales como el textil, el vidrio, pasando por el plástico, la cerámica, el tratamiento de aguas, la detergencia, la cosmética, la pintura o el sector agroalimentario.Otra, participada al 100% es ENVEX, dedicada a la ingeniería y suministro de equipos para los sectores de agua y electricidad. Perteneció a nuestro grupo MEDIBOX, dedicada a la fabricación de botes metálicos destinados a la conserva de productos alimentarios. En el año 2002 la vendimos a un grupo argelino. En España contamos con una empresa muy importante, EMINPACK, que está especializada en la venta y la puesta en marcha de maquinaria e instalaciones de envasado y embalaje así como en el suministro de consumibles. Por último, en Ucrania tuvimos durante más de 10 años una sociedad mixta dedicada a la modernización, reparación y mantenimiento de material rodante ferroviario. En la actualidad no estamos presentes en ese mercado.


Siguiendo en Argelia, PMS debe ser una de las pocas presencias empresariales españolas…
 


Así es, después de las petroleras como Repsol o Cepsa, somos los mayores exportadores españoles en ese país. Y no ha sido fácil, ya que en el año 92 se produjeron muchas situaciones de peligro en Argelia, dónde llegaron incluso a secuestrar un avión con pasajeros franceses. Frente a este clima hostil no nos achicamos, y decidimos comprar un avión particular que sirvió para asegurar nuestra integridad física y el correcto  funcionamiento de la empresa.
 


Quién quiere un Audi teniendo un avión privado...
 


Y tanto. La compra del avión nos derivó en una ventaja colateral: el aumento de prestigio de nuestra empresa. Al margen de ello, creo que nuestro éxito ha sido saber anticiparnos a los acontecimientos. Cuando veíamos que algo de lo que hacíamos estaba condenado a desaparecer, lo transformábamos antes de que eso sucediera. Nos hemos ido adaptando: primero éramos traders, después distribuidores y el día que no podamos serlo… pues tendremos que ser otra cosa. 
 


¿Qué otra cosa?
 


En realidad creo que nos mantendremos aquí porque lo importante de tener éxito es la capacidad de poder llegar al mercado, y nosotros, que lo conocemos perfectamente, llegamos. 
 


¿Cuál es el perfil que debe tener una persona para trabajar con vosotros?
 


En PMS tenemos economistas, ingenieros, químicos...  y todos ellos con un gran espíritu comercial como común denominador. Gozamos de un ambiente diferente al de otras grandes empresas, aquí todo el mundo tiene acceso a todo el mundo, no hay nadie que no pueda llamar a esta puerta, ni a la de cualquier otro directivo de la compañía. Se escucha y se participa. Este ambiente lo hemos conseguido en todas nuestras oficinas y creo que es producente y necesario.