Director de El Periódico

Rafael Nadal

Trabajo de 24 horas y 365 días

“Nunca antes como ahora la prensa ha sido tan libre”

Rafael Nadal es consciente de que hoy la gente está más preparada que nunca y que nadie se deja engañar fácilmente, por este motivo el lector exige el por qué de una opinión.

Martes, 06 de Mayo de 2008
<b>Feedback Today</b> cumple su cuarto aniversario. Y queremos celebrarlo dedicando un número entero al nivel más alto de la comunicación en nuestro país, aquella en la que intervienen algunos de los principales medios. Desde la privilegiada posición de los cargos que ocupan, pero aprovechando a su vez su bagaje y experiencia, las entrevistas de este número nos permiten conocer los verdaderos entresijos del llamado cuarto poder. Hoy charlamos con Rafael Nadal, director de <b>El Periódico</b>.
<div align='center' class='destacado'>“Un ejemplo reciente de comunicación que ha tenido un efecto internacional ha sido el nombramiento de Carme Chacón como Ministra de Defensa. La prensa inglesa se pregunta como puede ser que el país que inventó la palabra “macho” esté dando ahora lecciones de igualdad”</div><br><br><div align='center' class='destacado'>“Soy de los que cree que estamos en transición: hemos empezado a pasar del papel a la red y este viaje se prolongará un tiempo relativamente largo”</div><br><br><div align='center' class='destacado'>“En la red todo va muy rápido y, es lógico que también pueda haber fraude. Por eso, la gente pedirá más que se avale aquello que se diga. Cuanto más oferta haya, más valor adquirirá el papel del experto”  </div><br><br><div align='center' class='destacado'>“No nos dejamos tomar el pelo fácilmente. Hace 25 años quizá sí, pero ahora el lector te exige el por qué de una opinión. Y no hay un único análisis, no hay una única solución: las verdades son mucho más matizadas y esto hoy el lector lo sabe”</div><br><br>
<b>Ha llegado usted muy lejos. ¿Qué se necesita para recorrer tanto camino?</b>
 
Muchas ganas y mucha pasión por el trabajo que se hace. Y un poco de suerte, claro está. O más que eso, la oportunidad, porque en la vida hay cosas que ocurren en los momentos históricos que te acompañan y debes saber lanzarte de cabeza y aprovecharla. Creo que estoy donde estoy porque siempre me ha gustado mucho esta profesión y he puesto lo mejor de mi mismo.


<b>Parece que en la actualidad la comunicación pasa por una crisis.</b>

¿Usted cree? Yo pienso que no. Bien, quizás sí hay algunas cosas del mundo de los medios, pero la comunicación en si, seguro que no. Mire, recientemente acabamos de ver un ejemplo de comunicación que ha tenido un efecto internacional: el nombramiento de Carme Chacón como Ministra de Defensa. La prensa inglesa se pregunta como podía ser que el país que inventó la palabra “macho” esté dando ahora lecciones de igualdad.  Así que, dejando valoraciones políticas aparte, creo que desde el punto de vista de comunicación, es significativo que una decisión haya tenido una dimensión simbólica tan grande. 


<b>¿Y respecto a los medios en si?</b>

Hoy en día hay más medios de expresión que nunca y, además, están en disputa entre ellos. La crisis quizás se encuentra en los escritos, pero soy de los que cree que estamos en transición: hemos empezado a pasar del papel a la red y este viaje se prolongará un tiempo relativamente largo, hasta que el papel pase a ser un soporte complementario de la red.


<b>Entonces, el papel o sus contenidos van a tener que reinventarse.</b>
 
Creo que ya se está haciendo. A ver, en periodismo, que es de lo que estamos hablando, lo importante son tres cosas fundamentales. En primer lugar, las noticias, claro está; en prensa, a pesar de que en este terreno hay soportes más rápidos que el nuestro, aún podemos ser competitivos dado el relativo tiempo que tenemos para investigar y la ventaja de salir una sola vez al día. Otro factor básico son las historias humanas que, aunque las hemos olvidado muchas veces, siguen siendo fundamentales, porque la gente quiere leer historias de las que puedan sacar lecciones universales. Luego, hay un tercer elemento, el de la opinión, el debate, la reflexión. En estos tres ejes tenemos mucho camino recorrido. Así que hemos utilizado mucho Internet para apoyar la información que hacemos en el papel, pero aún así, la red nos sirve como vehículo para tener la información más rápida. 


<b>¿Es partidario de unificar las redacciones de las ediciones en papel y en digital?</b>
 
Soy partidario de la redacción integrada, aunque con matices. Antes había la tendencia de la redacción única, pero fue un fracaso porque un periodista no puede ocuparse de dar la noticia para la radio, la televisión y el periódico. La manera de tratar la  información es distinta. Sin embargo, creo que este tema ya está superado.


<b>El reto ahora es Internet. Y algo que ocurre es que el lector se convierte en periodista y puede llegar a saber más que el que escribe el artículo.</b>

Bien, siempre se ha dado oportunidad a la gente para que pueda intervenir, sea con las cartas al director o la opinión de los especialistas. Pero en la red todo va muy rápido y es lógico que también pueda haber fraude. Por eso, la gente pedirá más que se avale aquello que se diga. Cuanta más oferta haya, más valor adquirirá el papel del periodista y del experto. 


<b>¿Y qué me dice de la libertad periodística?</b>

Es un tópico. Nunca antes como ahora la prensa ha sido tan libre. Sí que es verdad que en las reuniones que tenemos de directivos existe la tendencia a la autocrítica, pero si un día voy a un quiosco y mi periódico está agotado, con cualquier otro puedo estar bien informado de modo objetivo e independiente. Me gustaría ver en la historia de España un momento en el que un periódico haya sido tan libre y tan crítico en la acción de gobierno como ha sido <b>El Periódico</b> en el último año, con toda la crisis de los servicios (apagada de Barcelona, el servicio de cercanías, el problema del agua). Hemos analizado al Gobierno, no les hemos dejado pasar ni una, hemos dado voz a todo el mundo y al propio Gobierno. Entonces, ¿dónde está el dirigismo?


<b>Algo habrá. No lo neguemos.</b>
 
De acuerdo, es verdad que se han organizado gabinetes de propaganda muy potentes, que desde la administración y desde la empresa se intenta influir a base de jefaturas de prensa potentes, pero también tenemos otras fuentes. Por lo tanto, creo que estamos en un momento especialmente libre y, es más, creo que la prensa está trabajando hacia el libre pensamiento, buscando a colaboradores que sean capaces de sorprender más con sus opiniones y de hacer aportaciones libres. Ahora mismo, en nuestra redacción hay gente de todas las tendencias políticas y otros que no representan ningún sector concreto. Creo que este es nuestro futuro.


<b>La diversidad.</b>
 
Sí. Y hay otro aspecto a tener muy en cuenta: hoy la gente está más preparada que nunca y no nos dejamos engañar fácilmente. Hace 25 años quizá sí, pero ahora el lector te exige el por qué de una opinión. Y no hay un único análisis, no hay una única solución, las verdades son mucho más matizadas y esto hoy el lector lo sabe.   


<b>¿Y Cómo ha vivido la evolución del periodismo desde dentro?</b>
 
Tiene mucho que ver con los cambios que ha habido en la sociedad. Cuando mi generación llegó a la edad de buscar estabilidad profesional, nos encontramos en que no había nadie por encima de nosotros, así que muchos aún estamos aquí. Creo que lo importante son las ganas y la pasión por este trabajo, y no tener prisa por dirigir un periódico.


<b>La gente ahora está más formada que hace unos años.</b>
 
Es cierto, pero muchos nos formamos en la prensa comarcal donde se aprendía muchísimo y todo esto daba un bagaje que resulta esencial en nuestra profesión. En la actualidad, los periodistas recién licenciados tienen una preparación mejor a la nuestra, pero a veces lo que falta es el sentido de pasión: este es un mundo donde se deben de tener muchas ganas de trabajar sin pensar en el horario y pensar poco en el reconocimiento material. Es un trabajo de 24 horas al día los 365 días al año, en el que uno no se puede derrumbar si fracasa.


<b>¿Qué futuro le espera a El Periódico?</b>

Debemos ser muy ágiles; no nos debemos encasillar en una fórmula como las portadas que hacemos. El contenido debe ser fresco, con más participación de la gente, recuperando el placer de la escritura para que el lector recupere el placer de la lectura. También creo que debemos humanizar más la prensa y nos falta una mirada femenina, porque en cierto sentido los periódicos somos incompletos.


<b>¿El periodismo debe tener un soporte empresarial que lo haga posible?</b>
  
Tenemos la suerte que la persona que fundó el grupo, Antonio Asensio padre, desde el primer momento nos inculcó la idea de que nos dejaba trabajar en libertad si él tenía recursos suficientes para no depender de nadie. Y de esta especie de “pacto” es lo fundamental de esta casa que hace que uno trabaje con una comodidad muy grande. Creo que lo mismo ocurre con la filosofía de Antonio Asensio hijo. He estado muchos años involucrado en el mundo de la gestión del medio y he hecho muchos presupuestos y <i>bussiness plans</i>, así que sé lo difícil que es conseguir publicidad. Pero por encima de todo, entendemos que <b>El Periódico</b> es del lector porque si no se sienten cómodos estamos perdidos.