Presidente de BCN Gourmet

Marc Crous

Internet es la mejor tienda de muchas empresas

“Hemos aplicado técnicas de gran empresa a un negocio pequeño”

Martes, 14 de Diciembre de 2010

Con un nombre de marca que evoca los nostálgicos consultorios radiofónicos de antaño, Querida Carmen se presenta a sí misma como “la sensibilidad por la buena cocina, la seguidora de la identidad mediterránea admiradora de nuestra prolífica tierra”. Y deben tener razón. Porque los platos preparados también pueden tener un excelente packaging, y pueden resultar tan suculentos como los preparados por la abuela. Hoy hablamos con su presidente

“El secreto es el trabajo. Mucho trabajo. Siempre recuerdo el libro de Trias de Bes hablando de la buena suerte. Sin trabajo, sin reflexión, sin esforzarse en hacer las cosas bien hechas, la suerte no te cae regalada del cielo”

“Empresas como la nuestra surgen del fruto de una necesidad: gente con poquísimo tiempo, pero que disfruta de la comida de siempre. Así que se trata de saber cuál puede ser la demanda y ponerse manos a la obra”

“Lo que estamos haciendo distinto es aplicar técnicas de gran empresa a nuestro, aún pequeño negocio. Para que el gran público considere que hay noticia, detrás debe haber una buena planificación”

Por lo que vemos, siempre ha conservado cierto espíritu emprendedor
Sí, en Esade, nos inculcaron a los que estudiábamos allí que éramos los emprendedores del futuro, aunque ciertamente muchos acabamos en grandes compañías. Yo mismo, por ejemplo, entré hace años entré como ejecutivo en la Perfumera Puig.

Pero acabó saliéndose con la suya
Sí, la idea de montar algo seguía bien presente, y como mi padre siempre ha sido un referente para mi (su padre, Enric Crous es director general de la Cervecera Damm), pues quería de algún modo seguir su ejemplo. Y cómo también tenía claro que en la vida quería ser jefe, pues puse manos a la obra (risas).

Con la que está cayendo, debe ser uno o muy valiente o muy inconsciente para lanzarse a crear algo
Bueno, debo decir que la idea llevaba mucho tiempo germinando en nuestras cabezas, no fue una decisión de un día para otro. Digamos que fue fruto de una necesidad de  gente como nosotros, los que montamos este negocio, Xavi, Quim y Ángel, gente con  poquísimo tiempo, pero que disfruta de la comida de siempre. Por otro lado ya ve, nuestra estructura está muy pensada y tampoco nos hemos lanzado asumiendo grandes riegos.

¿Cómo definiría los productos de Querida Carmen?
Bueno, digamos que este es un producto gourmet, de los que entran en la categoría o denominación de premium, y que está muy trabajado en todos sus aspectos. Se trata de una gama de cinco, aunque ya tenemos proyectados cuatro más, que están elaborados como los hacía mi madre o mi abuela, ambas, como puede suponer, excelentes cocineras.

La cocina de las madres y de las abuelas acostumbra a ser siempre excelente

Yo reconozco que soy de los que en catalán llaman del morro fi, es decir, de tener buen paladar. Pero también pertenezco al inmenso grupo de gente que tiene poco tiempo para preparar las comidas o las cenas. Así que la idea es combinar la rapidez, pero saber también apreciar un excelente rissotto, una sopa de cebolla o una fideuá de las buenas, buenas…

El tema de la rapidez ya está asumido porque hay muchas marcas en el mercado. Pero el de la calidad llama la atención
Mire, la cocina mediterránea permite un abanico inmenso de posibilidades para aquellos a quien les gusta cocinar. Y en nuestra página web hemos pretendido que cualquiera que entre pueda customizar, no solo nuestros platos, sino ayudarle también a aprovechar ese resto de “fumet” que quedó.

¿A qué se refiere?
Pues sí, a aquello que nos sobra, para ir aprovechándolo para otro plato ofreciendo soluciones creativas e innovadoras. 

Además, el producto gourmet parece estar de moda, incluso en este tiempo de crisis... No sé si sabe que acaba de constituirse hace poco un “cluster” de empresas de estas características
Me parece muy bien, pero ¡sólo hace seis meses que estamos en el mercado! Nos sonrojaríamos de estar junto a empresas centenarias, que llevan décadas elaborando sus productos de éxito.

Pero ya se sabe que hoy todo va muy rápido. Creo que al principio, además, su idea era vender sobre todo a través de internet...
Sí, al principio pensamos que nuestro proyecto seria básicamente online. Y es cierto que aún ahora, seis meses después de haber salido al mercado, internet es nuestra mejor tienda. En este sentido, creo que nuestro caso es equiparable a muchas empresas, y aunque hoy en día ya se valora mucho este aspecto, lo cierto es que hay que potenciarlo aún más. La red es el éxito de muchas empresas.

Y aún así, también han tenido éxito en las tiendas
Pues sí. Nos ha sorprendido ver el éxito que estamos teniendo en las tiendas de productos gourmet. Estamos ya cerca de las 150, y con expectativas de llegar en poco tiempo a las 200. Mire: sólo “el rincón del Gourmet” de El Corte Inglés ya son 70 puntos de venta: en el País Vasco también estamos en muchas tiendas especializadas y ya no digamos lo que nos piden de fuera....

¿Ah sí? ¿Han comenzado ya la internacionalización?
Casi sin quererlo... Nuestros productos están ya en varios países, como la República Dominicana o Finlandia pero, además, está muy avanzado el acuerdo para entrar en Malasia, Singapur y Tailandia. Y hemos iniciado contactos con China, Australia, Holanda… En todos estos casos ha sido por iniciativa de esos países, que nos han conociendo y se han interesado por nuestros productos.

Pues vayamos a conocer el secreto. Porque al final, en este negocio quien elabora los platos tiene la llave del éxito ¿no?
Un poco por eso decidimos que había que asociarse con nuestro cocinero, Ángel. Él tiene un equipo sensacional, allí en Fraga, y los productos que elaboramos surgen tras un proceso de experimentación, innovación y asesoramiento externo considerable. Y después de hacer estudios de mercado sobre qué es lo que la gente demanda más, claro…

¿Cuál cree que es el verdadero valor añadido que han incorporado ustedes a la empresa para que, en tan poco tiempo, hayan conseguido tanta notoriedad?
Bueno, lo que estamos haciendo distinto es aplicar técnicas de gran empresa a nuestro, aún pequeño negocio. Para que el gran público considere que hay noticia, detrás debe haber buena planificación.

Habrá algo más
Trabajo. Mucho trabajo. Siempre recuerdo el libro de Trias de Bes hablando de la buena suerte. Sin trabajo, sin reflexión, sin esforzarse en hacer las cosas bien hechas, la suerte no te cae regalada del cielo.

Y eso que acabáis de empezar

Sí, es cierto. A saber si con el tiempo, Querida Carmen va a convertirse en una compañía de referencia en el sector. De momento, toca trabajar cada día, sin prisa pero sin pausa.

Y ahora, con la campaña navideña, ¿cómo se presenta el tema?
Bueno, lo cierto es que hemos llegado tarde. Habrá que esperar a la del próximo año, el 2011 para decirlo. Pero hay que tener en cuenta que nuestro producto es muy poco estacional. Estamos hablando de cocina casera de calidad para gente con poco tiempo y eso ocurre todo el año, quizás más incluso que en fiestas en las que la gente acostumbra  a reunirse.