Socio-director de la firma Santamaría & Pera Abogados

Juan Santamaría Trillo

Asesoramiento jurídico

La confianza con los clientes debe renovarse continuamente

Juan Santamaría destaca el factor humano y la formación constante en empresas de servicios, donde la relación personal, directa y de calidad juegan un papel fundamental.

Martes, 20 de Mayo de 2008
Santamaría & Pera es una firma de abogados experta en la consultoría y asesoramiento jurídico de empresas en el ámbito mercantil. La especialización de este gabinete se centra en grandes y medianas empresas, especialmente de gran consumo y la resolución de sus conflictos. Intervienen de forma recurrente en el área de la distribución comercial, logística, ámbito publicitario, relaciones con proveedores y clientes, protección de datos, contratación electrónica y competencia desleal entre otros. Creada en el año 2001, sus socios cuentan con una larga y sólida experiencia de 25 años en el ejercicio profesional.
“Hay empresas que han sabido anticiparse a la actual situación. Los directivos y equipos gestores están cada día mejor preparados para afrontar los retos del mercado”

“La actividad empresarial comporta riesgos legales y desde luego pueden evitarse a través de acciones de prevención que generan mayor seguridad en el funcionamiento del negocio”

“Cuesta mucho lograr la confianza con los clientes, así que cuando se consigue, se establece una relación fuerte, porque en el fondo se comparte una idea común sobre la calidad que quieres ofrecer”

Un elemento clave con el cliente, especialmente en su sector, debe ser la confianza. 

Por supuesto. Somos una empresa de consultoría y como tal queremos tener, y puedo decir que tenemos, un grado de fidelización de nuestros clientes muy elevado. Ya se sabe que requiere un esfuerzo lograr esta confianza, así que cuando se consigue, se establece una relación fuerte, porque en el fondo existe un entendimiento de calidad, servicio y profesionalidad que se comparte. Tampoco se  trata de crear una fe ciega, porque no es la manera de funcionar: la confianza exige un alto grado de exigencia, esfuerzo y compromiso constante y continuo con el cliente..

¿Qué tipo de asesoramiento  ofrecen a las empresas?

Mire, dentro de las problemáticas mercantiles que tienen las empresas, les proporcionamos un  asesoramiento completo, resolviendo todas las cuestiones en las que estamos especializados y tenemos una gran experiencia. Intervenimos habitualmente en cuestiones de distribución, desde la creación de una nueva red hasta la reestructuración de la misma, relaciones con proveedores y procesos de selección de los mismos, establecimiento de condiciones  comerciales, cumplimiento de las normas de defensa de la competencia, fabricación por terceros, subcontratación, seguridad de los productos, apertura a nuevos mercados o acuerdos con socios locales. También prestamos asesoramiento en las áreas publicitarias, en la adquisición de derechos de imagen y propiedad intelectual, control de la legalidad, resolución de conflictos con competidores por publicidad engañosa, comparativa y competencia desleal, etc.

Y esta problemática, ¿cómo se resuelve en el día a día?

Somos una firma integrada por profesionales que actuamos con rigor y garantía en el compromiso que adquirimos con nuestros clientes. Cada caso es distinto, trabajamos para empresas muy diversas, desde fabricantes de productos cosméticos, alimentación, moda, calzado o maquinaria industrial, entre otros. Con todas ellas mantenemos un trato muy personalizado y directo, con una alta implicación en el conocimiento de su empresa y puedo decir que nos caracterizamos por ofrecerles respuestas rápidas, claras y precisas. Mantenemos con las empresas una comunicación muy fluida, más propia de la empresa que de un despacho de abogados.

¿Algo más?

El factor humano y la formación constante es esencial, sobre todo en las empresas de servicios, donde la relación personal, directa y de calidad juegan un papel fundamental. Por otra parte, debemos aprovechar al máximo las nuevas tecnologías, que contribuyen a que el grado de eficiencia  sea muy elevado.

¿Y cómo ven sus clientes la situación económica actual?

Mire, en cualquier crisis o período de recesión, hay un factor muy importante, que es el psicológico. Nuestra percepción es que, sin duda, hay una señal de alerta en las empresas, en el sentido de que en los últimos meses ha habido una corrección importante en la trayectoria de las inversiones, a la vista de todos los indicadores económicos. Es evidente que si baja el consumo, hay una realidad objetiva, esto es incuestionable. Luego podremos discutir si se trata de una crisis más o menos importante, pero los datos económicos están ahí.. Y si hay una bajada del consumo, debemos tomar una serie de precauciones y, evidentemente, si quiero mantener mi nivel de ventas deberé competir más y mejor y de manera más eficiente.

¿Y estos clientes colaboran en este proceso de prevención?

Nosotros no hacemos consultoría empresarial, hacemos consultoría jurídica. Y en lo que a consultoría jurídica se refiere desde luego que colaboran. Nosotros proporcionamos a la empresa, además de la resolución de conflictos, un asesoramiento preventivo y continuado. Ya se sabe que la actividad empresarial comporta riesgos legales, y desde luego pueden evitarse a través de acciones de prevención que generan mayor seguridad en el funcionamiento del negocio. Hemos trabajado y trabajamos con clientes que están en pleno proceso de crecimiento y les hemos acompañado, y les seguimos acompañando en este proceso. En algunos casos realizamos un chequeo de la empresa, un análisis por departamentos para detectar en qué áreas están más desasistidos para después elaborar un diagnostico. A partir de aquí diseñamos una estrategia jurídica que les  permite actualmente anticiparse a los problemas y minimizar riesgos, lo que como consecuencia repercute favorablemente en sus resultados, que es uno de nuestros objetivos, contribuir al valor añadido de nuestros clientes.

¿Y ustedes? ¿Cómo ven esta situación?

Yo le diría que con los datos objetivos, hay un cambio de tendencia, del que no sabemos con certeza qué alcance e intensidad tendrá, pero es evidente que está obligando a las empresas a revisar sus estrategias empresariales. Pero, lo que le decía: esto debe traducirse en que nuestras empresas deben buscar la forma de seguir siendo cada día más competitivas, y esto lógicamente nos incluye también a nosotros,  las empresas de servicios.

Pero hay empresas que no sobrevivirán.

Esto puede verse ya hoy en día en el sector inmobiliario. Pero también hay empresas que han sabido anticiparse a la situación. Por ejemplo, una empresa familiar en la que, aunque las nuevas generaciones no había pasado por ninguna crisis, sí lo habían hecho sus antecesores, así que sus sucesores han podido aprovechar la experiencia de quienes pusieron en marcha estos negocios. Creo que este es un buen ejemplo de cómo los conocimientos del pasado pueden aportar ventajas para afrontar un presente más o menos difícil.  También hay que decir que los directivos y equipos gestores están cada día más y mejor preparados para afrontar los retos del mercado.

Y ante todo esto, ¿cree que se va a seguir produciéndose esta deslocalización?

Hay una serie de productos o actividades que sí  puede ser conveniente deslocalizar, como son aquellos que no tienen valor añadido. Pero, por otro lado, también es cierto que las empresas, cada vez más, saben que para competir más y mejor y para primar más al consumidor deben producir productos sofisticados, con gran valor añadido. Tenemos clientes, por ejemplo, que tienen líneas de producción en países que no son el nuestro, pero esta fase de la producción es la básica, la inicial; el valor añadido lo tienen aquí, donde mantienen procesos de producción más complejos o de mayor importancia, y con perspectivas de crecimiento.