Fundador y Presidente de Grupo Sonnenfeld

Leopoldo Abadía

Lo esencial, la base de la creatividad

"Para triunfar, no basta con saber mucho"

Para Leopoldo Abadía lo esencial es aquello que está en la base de la creatividad, conseguir tener un modelo que pueda aplicarse a todo aquello que se debe analizar.

Martes, 17 de Junio de 2008
A veces (sólo a veces) las ideas más sencillas que se nos ocurren pueden ser las más inspiradas. El escritor y profesor de política empresarial de IESE, Leopoldo Abadía, tuvo una ocurrencia de estas hace unos pocos años, y lo que empezó para satisfacer una curiosidad ha acabado interesando a mucha gente, siendo un proyecto editorial. Hoy nos lo cuenta, demostrándonos, sin embargo, que hay algo que no se aprende en todos los másters i estudios del mundo: la experiencia.
“Todo el mundo sabe lo que significan muchas palabras, pero me he dado cuenta de que de que otorgamos distintos matices a un mismo vocablo. Y esto es lo que sucede con la palabra “crisis”, por ejemplo”

“Tengo la sensación de que estamos muy perdidos. De que mucha gente que consideramos experta en temas en realidad no tiene las ideas claras sobre muchos aspectos de la realidad”

“La vida no son sólo los conocimientos ni el saber. Hace falta tener una actitud, una predisposición para cambiar las cosas, para aceptar los tumbos y embates que nos van dando los años y ser capaces de querer modificarlo”
Esto del diccionario parece un ejercicio bastante interesante. Pero, ¿en qué consiste exactamente?
Mire, esto empezó hace unos 4 años, cuando me propuse elaborar un pequeño diccionario sólo para mi uso personal: cogía aquellas palabras que me parecían interesantes y que leía en los periódicos, buscaba la definición correspondiente, y me las copiaba. Empecé con un diccionario no muy extenso de 3 palabras y ahora tengo uno de 60 páginas.

Bien ¿qué pasó?
Pues que al cabo de un tiempo, lo mandé a personas de mi despacho y también a amigos, y ellos supongo a los suyos, pero no me identifiqué. Al cabo de un tiempo, Nacho Giralt de Atrapalo.com lo colgó en su blog y el primer día recibió 15.000 visitas. Entonces fue cuando un hijo mío se puso en contacto con Giralt para decirle que ese documento era en realidad mío, así que me creó un blog con el diccionario. Más tarde, los de Confidencial.com me contrataron para escribir un artículo semanal. Y ahora un grupo editorial se ha puesto en contacto conmigo para escribir un libro sobre el tema. Ya ve como una cosa tan pequeña, ha podido llegar tan lejos.

¿Y qué palabra desencadenó este proyecto que empezó pequeño y ya está siendo grande?
Pues no lo recuerdo la verdad. Debía ser alguna de estas palabras que de pronto se pone muy de moda, suena mucho, la gente intuye qué significa, pero no sabemos exactamente el alcance de todo aquello que quiere expresar. Así que mi método científico es leer, cortar y pegar, y lo que no entiendo no lo explico, porque tengo que entender las palabras que escribo.

Vayamos a por un ejemplo. 
Pues no sé, la palabra “crisis”, por ejemplo. Todo el mundo sabe lo que significa, pero hace unos tres meses, me di cuenta de que otorgamos distintos matices a un mismo vocablo. Y esto es lo que sucede con esta palabra. Cogí lo que decía uno, lo que decía el otro y así empezó todo hasta que me salieron 20 acepciones distintas de esta palabra. Pero esto es la excepción, porque me di cuenta de que esto distorsionaba el contenido del libro, así que lo he puesto como un anexo con el título “Crisis Ninja”. Otro anexo que he hecho ha sido el de un nuevo tema de candente actualidad: el referente a las elecciones norteamericanas.

Ya ha visto que esto ha tenido una repercusión, ¿cuál va a ser el siguiente paso?
Debo confesarle que todo este mundo de los blogs es algo nuevo para mí. Las nuevas tecnologías resuelven muchos problemas, pero también obligan a dedicar mucho tiempo a tareas que no existían. Sin embargo, lo esencial es aquello que está en la base de la creatividad, sea cual sea: conseguir tener un esquema en la cabeza, un modelo que pueda aplicarse a todo aquello que debo analizar. Y a partir de aquí, sólo tiempo. Tiempo para ser capaz de escribir un artículo semanal y tener tiempo para publicar el libro.

Empezó con tres palabras, pero creo que al paso que van las cosas, este diccionario no se terminará nunca 
Claro. Mire, ayer recorté la palabra cobranding, que significa que dos marcas se fortalecen, a través de sus relaciones, la una con la otra. Así que sí, creo que el diccionario puede ser infinito, porque cada vez que puedo lo voy actualizando, y no tiene trazas de terminarse. La ventaja que tenemos es que es algo que nadie esperaba. Y no olvidemos que lo empezó como un hobby. Bien, aún es un hobby.

Es curioso.  
Sí, porque empezó con una tontería, con curiosidad y con ganas de aprender algo más. Lo que me ha sorprendido es que hay profesores de la universidad que lo han utilizado para sus clases, como si fuera un libro de texto. Así que estoy satisfecho, porque creo que va a más. Y resulta muy gratificante.

¿Y sus artículos? ¿Escribe sobre lo que usted quiere?
Mire, ¿sabe qué es lo que pasa? Pues que recibo encargos sobre cualquier tema, como si fuera experto en todo, pero en realidad no lo soy. Sólo doy mi opinión, siendo consciente de que aquello que aporto es una mínima parte de un todo. Se me escapan muchas cosas porque, evidentemente, no soy experto en todo. Pero a raíz de esto, me han salido algunas conferencias e incluso ¡estoy haciendo bolos!

Todo esto demuestra que quizá, detrás de mucha apariencia, necesitamos que alguien nos explique las cosas de un modo claro.   
Yo tengo la sensación de que estamos muy perdidos. De que mucha gente que consideramos experta en temas, de hecho, no tiene las ideas claras sobre muchos aspectos de la realidad. Pero cierta capacidad de oratoria, y sí, unos conocimientos que nunca llegan a ser profundos provocan que se puedan disimular muchas carencias. 

Esto pasa.
Sí, pero hay una responsabilidad detrás de todos aquellos que hacen afirmaciones que pueden llegar a tener gran trascendencia en la sociedad. La crisis, por ejemplo, esta crisis, o cualquier crisis, tiene un componente muy importante de psicología. Y a veces nos perdemos en elementos secundarios, que no tienen importancia, en lugar de atender aquello que es verdaderamente importante.

Bien, y ya que ha salido el tema, ¿Qué piensa de la crisis?
Hace años todo estaba más focalizado. Y si un país iba mal, siempre estaba el recurso de hacer las maletas y marcharse a otro país. Pero ahora estamos tan globalizados que cuando se entra en crisis, se entra de un modo total y completo, y en todas partes hay recesión, así que largarse no es tarea tan fácil. La crisis, esta y cualquier otra, siempre tienen un resultado que es la del cambio de una sociedad, de un determinado modelo. Esta no será la excepción. 

Todo cambia, pues. ¿Qué retos se encontrarán las nuevas generaciones para ser capaces de ir “renovando” este diccionario?
Dependerá de ellos mismos. La vida no son sólo los conocimientos ni el saber. Hace falta tener una actitud, una predisposición para cambiar las cosas, para aceptar los tumbos y embates que nos van dando los años y ser capaces de querer modificarlo. La actitud. Siempre es la actitud lo importante.