Director General de Carritus

Jesús Haro

Planificar es ahorrar

Martes, 29 de Marzo de 2011
Hace ya tiempo que comprar en internet ha dejado de convertirse en una novedad, así que ahora se trata de ir mucho más allá para encontrar aplicaciones que puedan beneficiar al máximo al consumidor. Hoy les presentamos una de ellas, Carritus, una web que permite comparar los precios de productos entre distintos supermercados que venden por Internet para así comprar en el más barato. Asegurando neutralidad, los de Carritus aseguran que el ahorro puede llegar hasta el 40%. Hablamos con su director general.
“Lo que nosotros hacemos va a ir a más, esto por supuesto. La red te permite hacer comparaciones que, en otras circunstancias, exigirían paciencia, y tiempo, mucho tiempo”

“La idea es considerar internet como una herrramienta. Y nosotros lo hemos hecho partiendo de dos enfoques: uno, teniendo en cuenta el usuario de la red. Y el otro, las marcas comerciales que ponen su producto”

“Hay lugares como Madrid y zonas periféricas, en la que la compra on line ha proliferado tanto que ya existen supermercados exclusivos para ello, es decir que no tienen tienda fija y sólo operan ya a través de la red”
¿Cuáles han sido los pasos que ha seguido Carritus para convertirse  en lo que es ahora mismo?
Esencialmente ha sido considerar el punto de vista de la herrramienta, que es internet. Y lo hemos hecho con dos enfoques: uno, teniendo en cuenta el usuario de la red. Y el otro, las marcas comerciales que ponen su producto.

Así pues, habéis unido la necesidad de ambos grupos en una web interactiva...
Sí, la idea es que los compradores lo tengan fàcil para adquirir su compra. Pero eso no es lo importante. Lo importante es que además, la puedan llegar a optimizar de tal manera que sepan en todo momento cuáles son los precios más bajos de un mismo producto en dos supermercados.

O sea, que el cliente lo que hace es que elige dos proveedores
Bueno, de hecho el software de Carritus le dice qué superficies de alimentación le quedan más cerca de casa, así que a la hora de llenar la cesta de la compra el cliente la puede dividir a su gusto entre esas dos.

Y con ello, se acabó el leer las ofertas del supermercado...
Pero nosotros hemos querido ir más allá, ofreciendo más datos como valor añadido. Por ejemplo, el usuario tiene la posibilidad de ver cuanto ha gastado cada mes, en qué categorias de producto gasta más o menos y hasta verse en una comparativa con los vecinos de su zona.

Eso puede decirnos si gastamos más que la mayoría
Y te indica, por ejemplo, que en tu zona, el que menos gasta al mes en compra se gasta 150 euros, y el que mas, 300, por decir algo.

Dependerá de la situación de cada persona, claro
Por supuesto. Cada núcleo familiar es distinto, y cuantas más bocas haya en la familia, pues más gasto se hará. Pero todos esos datos los tenemos a partir del momento en que una persona decide registrarse en Carritus.
 
¿Qué más encuentro en su web que no encuentre, por ejemplo, en la que ya tienen algunas cadenas de alimentación?
Bueno, creo que el enfoque es muy distinto. Nosotros cogemos los precios de los productos que tienen esas cadenas, y son datos que ellos mismos nos proporcionan. Así que de un vistazo, puedes ver al momento y de forma comparativa aquello que estás buscando. Y los datos, que los tenemos permanentemente actualizados, nos permiten hacer la compra más económica, y sin ningún coste adicional.

Y a las cadenas de alimentación ¿ya les gusta esto?
Bueno, la mayoría de ellos entienden que eso es algo que va a ir a más. La red te permite hacer comparaciones que, en otros momentos, exigirían paciencia, tiempo, y ganas de ir a una u otra superficie. Lo que nosotros hacemos, al final, es proporcionar a esa compañia unos ingresos de compra on line suplementarios a los que probablemente tiene in situ.

Supongo que el target del comprador tendrá un perfil de profesional joven, y usuario de internet en otros ámbitos
Eso es cierto, en términos muy generales. Pero cada vez hay más gente que se pregunta por qué tiene que coger el coche y cargarlo de bolsas durante un par de horas, o cargar con peso un trayecto por la calle cuando puedes tener la compra en la puerta de casa, simplemente dedicándole unos minutos a seleccionar aquellos productos que necesitas. Así que el perfil está cambiando. Y cada vez más.

¿De veras?
Hay lugares como Madrid y zonas periféricas, en la que la compra on line ha proliferado tanto que ya existen supermercados exclusivos para ello, es decir que no tienen tienda fija y sólo operan ya a través de la red.

Pero habrá gente que necesita ver el producto, escogerlo, tocarlo
Este tipo de producto digamos “táctil” es relativamente escaso en los supermercados, sea carne, pescado, fruta o verdura. Y si uno conoce los lugares en donde compra, se hace un poco a la idea de cómo es en cada lugar ese tipo de alimento.

Y al margen de este tipo de cliente, que será cada vez más residual, se demuestra que internet se está convirtiendo una herramienta más útil y necesaria para todos los públicos..
Mire, yo por ejemplo, mi primera hipoteca ya la hice por internet. Mi padre me preguntó como era posible que me hubieran concedido la hipoteca sin haber pisado ninguna sucursal.

Y aquí, ¿vamos con retraso respecto a otros países?
Pues si, pero por poco tiempo. De hecho, si uno sale de una gran ciudad, como  Barcelona o Madrid, el ADSL escasea. Pero a medida que aumente la implantación, aumentará también el consumo on line y las operaciones y gestiones se multiplicarán. Y además, la generación que ahora tiene 10 o 15 años, es decir, los llamados “nativos digitales”, en poco tiempo serán compradores, y lo serán basicamente on line.

¿Y no habéis incorporado aún los chats o foros, para que la gente opine?
No, pero lo que estamos empezando a ofrecer es el planificador de menus. Por ejemplo, este mes, y con la compra que he hecho, proponemos lo que se puede hacer para comer. Y de este modo, cada dia de la semana te proporcionamos propuestas. Como además lo hemos trabajado con nutricionistas y dietistas, estos menús llevan incorporados todos los datos sobre calorías e información que el cliente puede necesitar.

Todo muy completo, vaya...
La idea es que la gente ahorre. No solo tiempo, sino dinero, y eso además pueda repercutir para bien en su alimentación. Las propuestas de los menús nos llevarian a poder planificar mejor nuestra compra y de esa manera, gastariamos menos dinero. Planificar es ahorrar.

Vamos por la cuestión esencial. ¿Quien financia vuestro negocio?
Las marcas. Si entramos en la página y nos metemos en un producto concreto, no sé, yogures por ejemplo, pues tenemos dispuestas de izquierda a derecha las marcas. Y arriba, un banner publicitario de las marcas que deseen comunicar algo a los clientes. Y luego, tenemos la posibilidad de mejorar el precio del competidor.

¿Y eso?
Por ejemplo, si voy a cerrar la compra y al final, no he escogido esa marca, me puede llegar un mensaje de oferta diciendo: si ahora escoge esos yogures, se los dejo a tal precio.

Pero si entramos en temas de subasta, entonces no terminaremos nunca
Ya lo hemos pensado ya... es una idea, pero imagínese que el cliente pusiera a subasta su cesta y las marcas le hicieran ofertas, a cual mejor, para que comprara ese u otro producto.

Sorprendente. ¿Para cuando el break even?
Uy... el crecimiento en un año ha sido del 17 por ciento, y ahora se está acelerando. Pero es muy difícil, y más en los tiempos que corren, que cubramos la inversión inicial antes de tres años. Además, necesitamos el dinero que entra para reinvertirlo en más tecnologia, más talento, más ideas...

Pero por lo que intuyo, pronto empezarán a llegar los imitadores
Mire, el que pega primero pega dos veces, ya lo sabe. Y siempre se parte de una ventaja. Hemos aparecido en varios medios, y se nos está conmociendo con mucha rapidez. Pronto vamos a invertir en una pequeña campaña de televisión y los resultados esperamos notarlos en la cuenta de resultados.
Jesús Haro
Jesús Haro
Director General de Carritus
Enlaces relacionados
carritus.com