Socia-directora de Demano

Liliana Andrade

 La originalidad, sinónimo de triunfo empresarial

 "Una buena estrategia de promoción no debe ceñirse a estampar tu producto en la página de una publicación"

 Demano recicla material PVC para diseñar bolsos y complementos exclusivos

Jueves, 20 de Enero de 2005
 Demano es una de esas empresas que nacen a partir de la curiosidad y el ingenio. El ejemplo de cómo una idea arriesgada puede constituirse en un negocio con distribución a nivel mundial. Demano, fundada en el año 2002 por tres emprendedoras ejemplares: Liliana Andrade, Marcela Manrique y Eleonora Parachini es una empresa que investiga, desarrolla y diseña alternativas para el reciclaje del material plástico de las banderolas y pancartas que promocionan exposiciones, festivales y eventos que se realizan en las ciudades. Demano convierte material desechable en materia prima para diseñar bolsos y complementos exclusivos cuyo mayor aval es la eficiencia en términos económicos y ecológicos. Liliana Andrade, contesta a nuestro cuestionario dejando claro:
"Hemos logrado mantenernos en una línea creciente de conocimiento en los consumidores sin hacer grandes campañas de publicidad"

"No producimos grandes volúmenes ya que trabajamos sobre pedido."

"No hay ningún modelo idéntico; ahí radica parte de la exclusividad y originalidad de nuestro producto."

"Ahora estamos potenciando mucho la línea de papelería: libretas, agendas, o estuches y cada vez vamos diversificando un poco más el producto en otros sentidos."

"Hay que creer en las ideas que uno tiene, nada es desdeñable."

 
 

¿Cómo surge la idea de Demano?
 


Un poco por casualidad. Cuando llegamos desde Colombia a Barcelona contemplamos que los diseños de las banderolas y pancartas publicitarias de los eventos culturales de la ciudad representaban muy bien el espíritu moderno y cosmopolita de la ciudad. Nos sobrevino la inquietud de qué es lo que se hacía con esas banderolas una vez que habían cumplido su función. Un día nos encontramos a unos operarios descolgando unas pancartas y les pedimos que nos diesen una. No nos pusieron pegas porque ese material lo tiraban.
 


La cosa empezó como un juego...
 


Sí, y al poco tiempo se tornó en un minucioso trabajo de investigación. Hicimos un prototipo de bolso con el material obtenido y a mucha gente de nuestro entorno le gustó. Vimos las posibilidades que ofrecía el PVC de las pancartas y contactamos con el Ayuntamiento de Barcelona para inscribir nuestra idea como proyecto a desarrollar de forma conjunta.
 


¿En qué basaron su investigación con el Ayuntamiento?
 


Investigamos dónde iba a parar ese material, cuántas exposiciones se hacían al año en Barcelona, hicimos pruebas de producción, qué tipo de tratamiento debíamos dar al PVC que reciclásemos, etc. Básicamente la tesis de nuestra investigación se resumía en la eficacia de la reutilización del material PVC de las pancartas publicitarias, para ser aplicada de manera inmediata como materia prima para la producción de productos finales. Tanto en términos económicos como de impacto ecológico presentamos una buena opción. Este estudio nos hizo acreedoras del Premio 2003 al Diseño por el reciclaje, además de catapultarnos a la fundación de Demano.
 
 


¿Cómo tienen configurada su red de distribución?
 


Contemplamos tres líneas genéricas de distribución: la orientada a los museos y exposiciones de los cuáles utilizamos sus soportes publicitarios, las tiendas de complementos y objetos de diseño y, finalmente, las tiendas de moda. En cuanto a nuestra distribución geográfica contamos con partners en toda España y en países como Estados Unidos, Japón, Portugal, Francia o Italia. 
 


Imagino que la producción la lleva a cabo un ente externo...
 


Sí, pero no producimos grandes volúmenes ya que trabajamos sobre pedido. Nuestra producción media mensual se sitúa entre las 1000 y 1500 piezas, todas ellas exclusivas, no hay ningún modelo idéntico; ahí radica parte de la exclusividad y originalidad de nuestro producto. También externalizamos las funciones administrativas y jurídicas, nosotras nos dedicamos a las labores de diseño y de comunicación.
 


Les deben haber salido imitadores...
 


Después de comenzar la andadura vas encontrando proyectos que siguen una filosofía similar, empresas consecuentes con la idea de reutilizar materiales. Hay una empresa que fabrica bolsos de líneas muy minimalistas y modernas con lonas de camiones de transporte de mercancías, son suizos y se llaman Freitag y llevan funcionando desde el 1993.
 


¿Cuál es el perfil de su comprador?
 


Pensábamos que nuestro producto estaba muy definido al público joven de renta media-alta, de entre 25 y 40 años. Pero nos hemos dado cuenta de que nuestros compradores son muy variados y llegamos a gente de todo tipo. Generamos mucha variedad de producto gracias a nuestra diversidad en los modelos, este factor, sumado a una apertura de miras en el mundo de la moda, ha hecho que lleguemos a públicos que en un principio no contemplábamos. 
 


¿Piensan potenciar otras líneas de producto al margen del diseño de bolsos?
 


Sí, porque el PVC ofrece muchas posibilidades, de hecho ahora estamos potenciando mucho la línea de papelería: libretas, agendas o estuches y cada vez vamos diversificando un poco más el producto en otros sentidos. Tenemos una serie de bolsas para bicicletas, delantales para cocina, cojines, tapizados para sillas, etc.
 


Recuerdo que cuando iniciaron su andadura, la prensa se hizo eco de su actividad.
 


La verdad es que desde un principio hemos tenido una buena presencia en los medios, supongo que por la naturaleza de nuestra empresa y producto. Se generó mucho interés y lo mejor de todo es que hemos logrado mantenernos en una línea creciente de conocimiento en los consumidores sin hacer grandes campañas de publicidad, sólo cosas muy puntuales y huyendo de los clásicos anuncios en prensa o revistas especializadas.
 


Póngame algún ejemplo.
 


Nuestro trabajo tiene una gran carga creativa y original por ello decidimos organizar una exposición durante dos meses con todos nuestros productos diseñados desde los inicios que sirvió para promocionarnos, tanto de cara al consumidor, como para obtener reconocimiento en la prensa como hecho noticiable. Una buena estrategia de promoción no debe ceñirse a estampar tu producto en la página de una publicación.
 


El moralista francés Joseph Joubert dijo que "a partir de las ideas geniales comienzan las grandes obras, pero sólo el trabajo las acaba" ¿Esperaban convertir en su empresa una idea que surgió de forma tan esporádica?
 


Sabíamos que teníamos que trabajar duro porque la idea primogénita era muy alentadora y romántica. El empeño y la ilusión ha sido lo que nos ha llevado a desarrollar nuestro proyecto. Hay que creer en las ideas que uno tiene, nada es desdeñable.