Director General de Mediapro

Jaume Roures

 Mediapro, diez años en millones de pantallas

 "Lo que es básico en una empresa de nuestras características es ser un buen equipo"

Es mejor intentar hacer quince Mar adentro que no 120 películas de las cuales 50 nunca llegan al cine 

Jueves, 03 de Febrero de 2005
 Parco en palabras pero con una infinita cuenta de ideas rentables en su cabeza, así es Jaume Roures, director general de Mediapro, uno de los principales grupos del mercado audiovisual europeo. Más de un millar de profesionales en una docena de ciudades del globo desempeñan funciones que van desde la creación, el diseño y la producción de canales temáticos de diversos formatos y géneros para televisión, hasta la producción cinematográfica y la gestión de derechos deportivos. Dado su carácter multidisciplinar, Mediapro se ha constituido como un gigante mediático responsable de la producción de laureados films como Los Lunes al Sol o En Construcción; la prestación de servicios a canales como Paramount Comedy o Cartoon Network; y la realización de más de 1.500 producciones deportivas anuales, entre ellas los partidos de Primera División de la Liga española.
En el momento en que haya un tratamiento y una inversión de calidad, la industria cinematográfica se desarrollará como es debido.

La TDT irá en paralelo con el desarrollo del cable y esto favorecerá a que la gente se integre más en las tecnologías de la información.

El español no se identifica con su cine ni con las historias que se explican, en parte porque la industria es debil.

Todo el mundo nos ha colocado el sanbenito de que hemos triunfado gracias a la gestión de los derechos audiovisuales de la LFP. Todo se hace trabajo.

Las ayudas del Ministerio deberían canalizarse en objetivos más concretos

 
 

El balance de esta década de vida de Mediapro supongo que es para Ud. más que positivo.
 


La experiencia de la plantilla que iniciamos la singladura nos permitió tener unas ideas muy claras que se han materializado en un desarrollo empresarial francamente positivo. Sabemos conjugar la creación de contenidos con la producción y esto es lo que nos da un perfil diferenciado al resto de productores. Eso y dar el máximo servicio posible a cada cliente.
 


La amalgama de productos y empresas que nutren el currículum de Mediapro es extensa y diversa. ¿Han ido actuando por la demanda de los espectadores o han sentado bases propias?
 


Casi toda la directiva de Mediapro proviene de la cultura de TV3, una de las mejores televisiones públicas de Europa, donde existe un enorme respeto a la audiencia. Teníamos claro desde el principio que debíamos establecer una relación con los espectadores basada en el respeto y la calidad en los contenidos. También es cierto que la televisión es una máquina que tiene su propia dinámica, y el espectador debe tener capacidad de decisión a la hora de ver una cosa u otra.
 


El manido término y tema de la telebasura ¿hasta dónde llegará?
 


La denominada telebasura surge de la intención de algunas cadenas de no correr riesgos, y por  ello van al recurso fácil, a ganarse a la audiencia. Es un tema confuso, porque tampoco creo en los comités que dictan lo que es bueno y lo que es malo para los niños, eso lo deben dictar los padres en casa. Los niños ven la tele porque les dejamos. Creo que todo esto es "moralina" que no va a ninguna parte.
 


Entonces ¿el acuerdo entre las cadenas y la administración para el fomento de la regulación sobre contenidos televisivos e infancia es papel mojado?
 


Es esquivar los problemas. En los informativos vemos a diario imágenes de choque a la hora de la comida. Por esta regla de tres eso también tendría que regularse. Creo que ni la televisión ha de ir por ahí ni los derechos de las personas deben estar tan controlados. 
 


¿La entrada de la Televisión Digital Terrestre (TDT) supondrá un cambio radical en el hábito de consumo de televisión o será progresivo?
 


La TDT irá en paralelo con el desarrollo del cable y esto favorecerá que la gente se integre más en las tecnologías de la información. La interacción y participación activa será posible y la gente podrá entrar en esta dinámica. En España no se priorizó el cable en su momento, sino el satélite, allá por 1996. Si el cable se hubiese extendido y conseguido una masa crítica de abonados seguramente la interactividad y el desarrollo de la sociedad de la información estarían más vinculados a la gente y a las empresas.
 


Las plataformas digitales no han sabido rentabilizar su propuesta...
 


No han señalado un camino en el que se vislumbre un horizonte tranquilo, la fusión entre Vía Digital y Canal Satélite digital evidenciaron la falta de fuelle. El objetivo básico es el de crecer en abonados y no está muy resuelto. La oferta ha bajado o es confusa, y no se hacen ofertas a un perfil social determinado. 
 


El cine español pasa por un momento de crisis abisal, debido a la falta de espectadores y al estancamiento de la industria, sin embargo, parece que nombres como Amenábar o Almodóvar y su reconocimiento internacional laven la cara a la escena...
 


En la industria cinematográfica, como en la audiovisual, existe un problema de base: es muy pobre y dispersa.
 


¿Comparada con...?
 


Con Francia por ejemplo, que nos van lustros por delante, y no sólo en lo relacionado con la cultura del audiovisual. La percepción del audiovisual se conoce en la escuela y se va desarrollando a lo largo de la vida, y eso es un lastre que tampoco superaremos.
 


¿La ciudad del audiovisual que impulsa conjuntamente Mediapro, 22@bcn y la Universidad Pompeu Fabra pretende paliar esa supuesta cojera que padece la formación de profesionales en el sector audiovisual?
 


El parque audiovisual del 22@ en Barcelona, permitirá visualizar un sector que ahora está muy disperso y nace con el objetivo de otorgar una formación de primera a los futuros profesionales del sector. Sin embargo, otra cuestión pendiente es cambiar el hábito de la sociedad española frente al cine español. Es otra pega que existe.
 


Hollywood y los multicines marcan la pauta.
 


Lo que pasa es que el español no se identifica con su cine, con las historias que se explican, en parte porque la industria es débil. Históricamente hemos ido a la creación de la peli buena, bonita y barata, y no a la realización de films como Mar adentro, que suponen una apuesta económica y de guión importante. Es mejor intentar hacer quince Mar Adentro que no 120 películas al año de las cuales 50 nunca llegan al cine. Por otro lado, esas producciones cinematográficas que no llegan a las salas deberían explotarse en televisión a modo de telefilmes.
 
 


Los telefilmes e 'instant movies' aquí no tienen tirón, casi no se emiten.
 


Pero se pueden potenciar. Es posible crear una industria que contemple los dos polos: la ventana de telefilmes y apuestas culturales e industriales donde participen la administración y la televisión. Las ayudas del Ministerio y el tema del 5% de financiación a la industria se debería discutir a fondo, relacionando esos apoyos con objetivos más concretos. Hay que cuestionarse ¿dónde estamos y adónde queremos ir? En el momento en que haya un tratamiento y una inversión de calidad, la industria se desarrollará bien.
 
 


Comenzaron bien el año, el spot sobre Madrid 2012 producido por Ovideo, empresa de Mediapro, fue el primero en emitirse en TVE.
 


Sí, con Ovideo estamos muy orgullosos ya que está considerada como la mejor agencia de producción publicitaria y Movilare como la mejor post-productora. Tenemos las dos caras de la moneda.
 


Hablando en estos términos... ¿dónde reside el potencial de un buen spot de televisión?
 


El buen anuncio es el que establece una relación con el espectador, ya sea de motivación, de reflexión o de impulso. La condición entre el bueno y el malo es que el malo no establece ninguna relación. 
 


¿La gestión de derechos deportivos sigue siendo la galllina de los huevos de oro para Mediapro?
 


Nunca lo ha sido. Todo el mundo nos ha colocado el sanbenito de que hemos llegado a nuestra posición de liderazgo gracias a los "pelotazos" del fútbol. Que si comenzamos 4 muertos de hambre y al cabo de 10 años somos más de mil, que si esto y que si lo otro gracias al fútbol...
 


¿...?
 


Todo se hace trabajando. La idea la aplicamos bien, porque era una necesidad del mercado. Lógicamente, la gestión de derechos deportivos, juega un papel importante pero no llega a ser ni el 20% de lo que factura Mediapro. 
 
 


¿Cuál es el proyecto o proyectos estrella para el 2005 en Media Pro? ¿Tienen algún Los lunes al sol en la manga?
 


Estrenamos película con Fernando León, con Isabel Coixet, otra con Miguel Albadalejo... Y por suerte este 2005 no tenemos cinta de Amenábar ni de Almodóvar, con lo cual tenemos las mismas probabilidades de éxito que han obtenido ambos con sus últimos trabajos. Otras prioridades son asentar nuestras relaciones con Globo Media, crear una agencia de noticias de televisión con perspecivas de ser una agencia multimedia, empezar nuestra ciudad de la imagen en el 22@, hacer un periódico...
 


¿Hacer un periódico? Empresa arriesgada...
 


Estuvimos muy motivados con la compra del diario Avui, y como al final no lo vamos a tener nos planteamos lanzar un periódico. Somos muy tozudos así que lo haremos, no sé decirte cuándo, pero lo haremos.
 


¿Cuál es el perfil ideal de un director de una empresa de comunicación? ¿Ha de ser un buen gestor, buen comunicador, buen relaciones públicas...?
 


Lo que es básico en una empresa de nuestras características es ser un buen equipo. Hemos conseguido aglutinar en la misma casa en estos diez años a las 35 ó 40 personas que atesoran la mayor experiencia audiovisual del país, tanto desde el punto de vista de la creación de contenidos como de gestión de servicios. Y ese staff es el secreto de Mediapro.