Presidente Ejecutivo de Credit Services

Javier López

 Transparencia y agilidad en la asesoría financiera

 "Abrimos una franquicia al día, queremos llegar a los 500 establecimientos antes de que acabe el año"

 Credit Services ofrece una amplia gama de productos financieros desde hace 10 años

Jueves, 17 de Febrero de 2005
  Credit Services es una empresa privada que lleva diez años asesorando los ejercicios financieros de empresas y particulares. Como franquicia demuestra un plan de expansión vertiginoso, desde hace 6 meses abren una franquicia al día, pero con una solidez contrastada, ya que la demanda de servicios de asesoría financiera va al alza. Su plantilla, formada por economistas, abogados y expertos analistas, ofrece asesoramiento bancario y empresarial a corporaciones, pymes y particulares; todo ello capitaneado por Javier López, presidente ejecutivo y artífice del concepto que promulga Credit Services. 
Desde hace seis meses abrimos una franquicia al día, ahora tenemos 247.

De cada 6.000 euros de facturación por honorarios, la casa central se lleva el 5%. Cobramos muy poco.

Los franquiciados facturan, de media, 180.000 euros al año, y tienen unos costes de estructura de unos 78.000 euros anuales.

Hay una compañía de Estados Unidos muy interesada en Credit Services, con la que podríamos montar una entidad financiera de crédito en Europa.

He invertido 5 millones de euros en publicidad en Antena 3 y Tele 5 y ahora recibo 2.000 llamadas al día. Hay una necesidad del mercado tremenda.

 
 

¿Cuál es la historia de Credit Services?


En 1991, yo era el único accionista de una compañía con la que me fueron bien las cosas. Me dedicaba a editar Farmaguardia, una guía de farmacias que se distribuía en estos establecimientos. Lo hice primero en Sabadell y luego franquicié la guía y llegué a tener hasta 60 ediciones distintas, que se financiaban con los anuncios de los laboratorios y los médicos.
 
Esta experiencia me sirvió para conocer el sector de la franquicia, y me empezaron a llamar para dar conferencias. Vi entonces que había un nicho de mercado en el asesoramiento a los franquiciados, en ayudarles a seleccionar franquicias y proveedores o en enseñarles otros aspectos de la organización. Y así, en septiembre de 1992 monté Franchising House.
 


¿Con qué objeto?


Me dirigía a potenciales franquiciados y también a los franquiciadores, a quienes ayudaba a realizar los manuales de sus franquicias o a planificar su expansión. Un año después de montar esta empresa ya tenía delegaciones repartidas por toda España, además de las oficinas de Milán, Lisboa y Buenos Aires.
 


En esos años, tras los Juegos Olímpicos de Barcelona, llegó la recesión…


Quizás por eso se desarrolló tanto el negocio de las franquicias, que muchas veces no requiere grandes inversiones. En mi caso, entre 1993 y 1998 asesoré a cerca de 70 franquicias, muchas de ellas empezaban desde cero y yo les ayudé a buscar proveedores, posicionar sus marcas, etc. Una de las que me llamó la atención fue un banco que se franquició en España y que captó unas 1.000 franquicias en año y medio. Pese al éxito inicial, el negocio no cuajó y terminó cerrando. El problema de esta entidad es que tenía un criterio de riesgo muy restrictivo, por lo que no aprobaban operaciones de crédito.
 
Al mismo tiempo, en el mundo de las franquicias empezó un cierto declive. Muchos franquiciadores eran antiguos franquiciados. Había poco mercado para los asesores. Los franquiciados me llamaban y me pedían un negocio novedoso, con una inversión máxima de 60.000 euros y que permitiera recuperar la inversión en un año como máximo.
 


¿Y qué hizo entonces?
Decidimos dedicar tiempo a crear una red de franquicias que cumpla las tres condiciones demandadas. Así, creamos una correduría financiera, Credit Services, en la que trabajamos con casi doscientos bancos. Pese a no tener obligación, nos conocen tanto en el Banco de España como en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.
 
Ahora tenemos en estudio la adquisición de una ficha bancaria, que nos la podría vender una cooperativa de crédito. Si lo hacemos, tendremos un banco propio, que nos será de mucha utilidad para los clientes difíciles. Pero aunque lo consigamos, seguiremos llevando buenos clientes a la banca.
 


¿Cuál es la clave de su negocio?


Lo más importante es la unión entre el máximo experto en franquicias y este negocio a la medida que hemos creado nosotros. Desde hace seis meses, abrimos una franquicia al día y ahora tenemos 247. Nos hemos fijado el objetivo de llegar a los 500 establecimientos antes de que finalice este año. Contamos sólo con dos oficinas propias, una en Madrid y otra en Barcelona. El 20% de los franquiciados tienen dos franquicias, y el 10%, tres. La central, como se ve, no tiene franquicias y por eso se centra en el negocio con la banca, para conseguir buenas condiciones, y en el desarrollo de la red.
 


¿Qué rentabilidad obtienen tanto el franquiciador como el franquiciado?


De cada 6.000 euros de facturación por honorarios, la casa central se lleva el 5%. Cobramos muy poco. Los franquiciados facturan, de media, 180.000 euros al año, y tienen unos costes de estructura de unos 78.000 euros anuales. Estas cifras son las que explican nuestra expansión y que ya tengamos un masterfranquicia en Portugal y estemos iniciando el desembarco en Italia y Alemania.
 


¿Cuáles son sus objetivos a corto plazo?


Este año conseguiremos la ficha bancaria y avanzaremos en la consolidación de la empresa. Diversas multinacionales se han interesado por nuestro negocio. Ahora mismo tengo ofertas por el 49% del capital y hay una compañía de Estados Unidos muy interesada con la que podríamos montar una entidad financiera de crédito en Europa.
 
Tengo a 60 personas en plantilla y necesito a 40 más inmediatamente. Me he metido en un lío tremendo. Por ejemplo, con la publicidad. He invertido 5 millones de euros en publicidad en Antena 3 y Tele 5 y ahora recibo 2.000 llamadas al día. Hay una necesidad del mercado tremenda. En el 2004, la red intermedió operaciones de crédito por valor de 1.800 millones de euros y espero cuadriplicar esta cifra durante el presente ejercicio.
 


¿Es que no han aparecido competidores?


Freedom Finance, por ejemplo, quiso comprarnos, pero la oferta no era buena, por lo que intentaron hacerlo por su cuenta y no les funciona. No hay competencia real. Somos los únicos que estamos en el ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Créditos) sin tener ficha bancaria.
Ahora queremos sacar el ASNEF industrial, un producto nuevo en el que saldrán las empresas que no pagan a sus proveedores. Lo hemos creado con ellos y lo comercializaremos nosotros. Además tenemos ya una tarjeta Visa emitida por Citibank.
 


¿Dónde está su techo?


No lo sé. Ahora acabamos de comprar una correduría de seguros en Madrid y ya ofrecemos seguros a nuestros clientes. También tenemos nuestro propio plan de pensiones con el Deutsche Bank. Por otro lado, está la base de datos de inversores y tenemos acuerdos con entidades financieras que nos pasan pisos en mora y nos los venden. Y el crédito lo perseguimos nosotros.