Director General de Acadomia

Bruno Comellas

 La profesionalización de las clases particulares a domicilio

 "Nuestro éxito radica en la originalidad de nuestro servicio"

 Acadomia cuenta, en poco más de un año, con 14 centros en España.

Jueves, 17 de Febrero de 2005
 Acadomia, un grupo de franquicias de enseñanza a domicilio, dio sus primeros pasos en Francia, dónde se consolidó hasta convertirse en líder europeo del sector. La aventura empieza para Maxime Aiach con un pequeño anuncio de "Estudiante en l'École Supérieure de Commerce de Lyon imparte clases a domicilio para financiar sus estudios" distribuido por panaderías, carnicerías y librerías de su barrio. La respuesta fue tan buena que Aiach, decidido a no rechazar posibles alumnos, empezó a gestionar las relaciones entre los profesores y sus "clientes" y fundó "Cours Etudes Secours". En 1989 deja su trabajo en el banco y se asocia con su amigo Thierry Romero para convertir en empresa lo que empezó siendo un recurso de estudiante para sacar algún 'dinerillo'. En agosto de 1997 nace la marca Acadomia, con unas garantías de calidad y seriedad que ofrece clases particulares a domicilio por toda Francia y que cuenta con 67 centros en el país galo, con una facturación de 80 millones de euros al año. En setiembre de 2003 llegó a España y, en poco más de un año, ha abierto 3 centros propios y 11 franquiciados por todo el territorio. 
"Una red que no se mueve es una red que se muere"

"En Acadomia atendemos a nuestros clientes, no los despachamos"

"Nuestra red es una red muy unida dónde todo el mundo se conoce y hay una absoluta transparencia"

"Nuestro trabajo empieza cuando asignamos un profesor a un alumno, después hay una parte pedagógica de seguimiento y control de los progresos de los alumnos"

"El español, en general, es muy emprendedor, así que el sector de la franquicia está mucho más desarrollado aquí que en Francia"

"Necesitamos tener una red madura en España, los resultados están siendo óptimos pero tenemos que consolidarnos"

 
 

¿Cómo se ha producido la implantación de Acadomia en España?


En España, el negocio está todavía 'en pañales', ya que llevamos muy poco tiempo aquí. Nuestro método de implantación es a través de una red de franquicias, al contrario de lo que sucedió en Francia, dónde primero fueron las agencias propias y después las franquicias. Nuestro objetivo inicial de crecimiento era de ocho franquicias durante el primer año y hemos llegado a las catorce. En este tiempo, hemos podido constatar que el franquiciado recupera su inversión rápidamente. El día 1 de febrero de 2004 abrió sus puertas el primer centro de Acadomia en España, por lo que ya hemos celebrado nuestro primer aniversario con ellos y todos están dentro del plan de negocios que les habíamos dibujado.


¿Qué tiene Acadomia por ofrecer a sus franquiciados?


En primer lugar y lo más importante, la originalidad de nuestro servicio. Con el tiempo hemos podido reducir el trabajo de un franquiciado básicamente a cuatro tareas: la selección de profesores de manera minuciosa, la responsabilidad de la atención al cliente - nosotros los 'atendemos' no los 'despachamos' -, la elaboración de los planes de marketing, comunicación y publicidad en su territorio - él nos dice qué quiere y dónde lo quiere hacer y nosotros le damos las herramientas necesarias para hacerlo - y, por último, la gestión de su propio negocio. Del resto de las funciones, que podrían desviarle de las tareas propias de su relación con profesores y clientes, nos encargamos nosotros: facturación, pago a los profesores, cobro a los clientes, etc. 


¿Hay un perfil ideal para gestionar sus franquicias?


Nos gustan las personas emprendedoras, con iniciativa y creatividad. Nuestra red es una red muy unida dónde todo el mundo se conoce y hay una absoluta transparencia. Las ideas de cada uno nos permiten mejorar nuestro sistema día a día. Esta persona debe tener, además, una formación académica superior, si es posible, conocimientos del trato con el público y, sobre todo, ser un defensor de la ética y deontología profesional. 


Las acciones de comunicación, ¿son específicas para cada centro?


Tenemos dos niveles de comunicación: a nivel local, la específica de cada franquiciado, que sugiere publicidad en un determinado medio de comunicación o, por ejemplo, en autobuses, como estamos haciendo en estos momentos en una línea de Granada, y la comunicación a nivel nacional para promocionar y dar vida a nuestra red, que tiene que crecer mucho todavía en el territorio español. Desde Acadomia tenemos muy claro que una red que no se mueve es una red que se muere.


Ustedes utilizan el SMS como canal de comunicación entre alumno y profesor.


Así es, se trata de un sistema completamente único, ya que nos lo ha diseñado una pequeña empresa española, la misma que ha desarrollado el software que utilizamos,  y que nos permite contactar con los alumnos, los profesores o los padres vía SMS directamente desde nuestros ordenadores. Es una manera de ganar tiempo, ya que evitas tener que teclear el mensaje en el móvil. Es un sistema muy práctico que imagino que en poco tiempo lo comercializará la empresa que nos lo ha suministrado porque es rápido, efectivo y de bajo coste.  


¿Hay más "acadomias" por el mundo?


No, entendido el concepto como una red de franquicias. Existen empresas independientes, instaladas en un barrio o una ciudad que ofrecen servicios parecidos a los de Acadomia.


El secreto de su éxito es…


La seriedad, la calidad del servicio que ofrecemos y la profesionalización de un sector que, aunque siempre ha existido, no lo ha hecho de una manera profesional. Nuestro éxito radica también en el 'boca a oreja', ya que todos nuestros clientes nos hacen una publicidad muy positiva, y eso es impagable. 


Su profesores, ¿trabajan exclusivamente para Acadomia?


No. Muchos de nuestros profesores tienen sus propios alumnos fuera de Acadomia y nosotros le completamos sus agendas. Ellos deciden cuándo trabajan, en qué materia y a qué nivel de remuneración. A nivel de explotación empresarial optimizamos dos tipos de demandas. Nuestro trabajo empieza cuando asignamos un profesor a un alumno, después hay una parte pedagógica de seguimiento y control de los progresos de los alumnos. Tanto a nivel interno como externo, hacemos un producto a medida para cada alumno y diseñamos un programa personalizado. 


¿Cuáles son las materias más 'hueso' que demandan sus clientes?


Las matemáticas, sin ninguna duda. En este aspecto coincide totalmente con la demanda que tenemos en Francia. La diferencia principal son los idiomas, en España hay más demanda porque, desde mi punto de vista, hay una deficiencia en el nivel de idiomas de los colegios españoles en general. 


¿Le daría un aprobado al sector de las franquicias en España?


Sí, incluso un notable. El español, en general, es muy emprendedor, así que el sector de la franquicia está mucho más desarrollado aquí que en Francia. Las cifras de crecimiento lo demuestran claramente. En la última feria de franquicias a la que hemos asistido, Franquiatlántico de Vigo, la afluencia de público fue espectacular para una ciudad de esas características. 


Pocas franquicias cotizan en bolsa, ¿qué supone para Acadomia?


De momento sólo cotizamos en Francia, lo cual implica dos factores fundamentales: la rentabilidad del negocio, si nosotros ganamos dinero como franquiciadores es porque, previamente, lo han generado los franquiciados y, por otro lado, nos obliga a tener una transparencia que muchas franquicias no tienen. En España tenemos previsto cotizar, si todo va según lo previsto, dentro de seis años. Necesitamos tener una red madura, los resultados están siendo óptimos pero tenemos que consolidarnos.