Director General de Kiosco 24

Jorge Fernández

 Kiosco 24: Un negocio sin competencia y único en el mundo

 "Siempre hay que ir a la búsqueda del factor diferencial y el concepto atractivo"

 La compañía pontevedresa tiene más de 450 máquinas expendedoras de prensa

Jueves, 17 de Febrero de 2005
 El sector de franquicias de negocios de venta automática, de reciente implantación y notable crecimiento en los tres últimos años, constituye una buena opción para todo aquel que quiera complementar su labor profesional o para aquellos que tengan un trabajo a tiempo parcial y quieran gestionar un negocio por su cuenta. Los pilares del buen desarrollo de las franquicias de negocio de venta automática han sido la reducida inversión inicial que requieren, el bajo coste de mantenimiento y el mínimo coste de personal. Kiosco 24 se enmarca dentro de este modelo de franquicia apostando por una vía de negocio única en el mundo: la venta automática de prensa y revistas. La cadena se constituyó en Pontevedra hace diez años, y a día de hoy, cuenta con más de 450 máquinas en países como España, Francia, Italia, Portugal, Brasil y Rusia. Jorge Fernández, presidente de Kiosco 24, nos ofrece más detalles sobre un negocio que, según dice, no constituye una amenaza para los kiosqueros ya que "hay mercado para todos".  
Kiosco 24 nació al comprobar personalmente que mancaba la oferta de venta de diarios y publicaciones en ciertos lugares donde la gente pasa largas horas.

Tenemos máquinas en lugares como hospitales, parkings, hoteles, cámpings, supermercados, etc. Lugares donde hay una falta de oferta y existe una demanda.

Acaparar la explotación de al menos cinco máquinas de Kiosco 24 en un circuito concreto, es la opción más rentable para nuestros franquiciados.

Ahora que contemplamos un plan de expansión sólido es el momento de dar el salto a la publicidad en televisión.

Ocupamos nuevos nichos de mercado, así que no somos competencia para los kiosqueros.

 
 

Aparte de llevar la dirección adjunta de supermercados Froiz hasta 1989 y la actual de Kiosco 24 también flirteó con el mundo de la hostelería ¡A los 21 años montó su primer negocio! Fue un alumno aventajado...
 


Desde joven he sido muy inquieto en el mundo de la empresa. Cuando dejé los estudios secundarios entré en el mundo laboral y a los 21 años conté con el suficiente capital para constituir mi primer negocio de hostelería junto a un socio.
 


A día de hoy esto es impensable.
 


Sí, pero creo hay que trabajar duro, mirar adelante con seguridad, y sobre todo, desarrollar conceptos atractivos en la hostelería y, en definitiva, buscar factores diferenciales en tu negocio. Esto se debe hacer se tenga la edad que se tenga. Tengo buenos recuerdos de aquella etapa como empresario hostelero. Además ¿sabe quién frecuentaba mi local?
 


¿...?
 


El príncipe de Asturias.
 


¡Qué cliente tan ilustre! ¿Consiguió fidelizarlo?
 


Sí, era un habitual, por aquel entonces se encontraba en la escuela Naval de Marín, en Pontevedra. Imagínese, para nosotros era un placer servirle.
 


Ha dicho que siempre ha intentado buscar nuevos conceptos en la hostelería, pero también lo ha hecho con la creación de su actual negocio: Kiosco 24 ¿Cómo le sobrevino la idea de crear kioscos automáticos?
 


Kiosco 24 nace en 1996 al comprobar personalmente que mancaba la oferta de venta de diarios y publicaciones en ciertos lugares donde la gente pasa largas horas, por ejemplo en las salas de espera de los hospitales. Se puede decir que la idea me sobrevino esperando jajaja. A partir de esa chispa, puse en marcha el proyecto, que a día de hoy es un negocio único en el mundo.
 


Es un sistema deudor de los expendedores automáticos que tantas veces he visto en las películas americanas...
 


Sí, pero esas máquinas de las películas son mecánicas, no automáticas. El sistema americano padece un índice de robos altísimo, ya que no cuenta con unas óptimas condiciones de seguridad, además son máquinas monoproducto.
 


¿En qué comunidades españolas se encuentran sus kioscos automáticos?
 


En toda la geografía española y en lugares como hospitales, parkings, hoteles, cámpings, supermercados, etc. Lugares donde hay una falta de oferta y existe una demanda.
 


¿Cuál es su política de expansión a corto plazo?
 


Queremos afianzar nuestra posición a nivel nacional. Hasta ahora las cosas nos han ido bien pero ahora nos van a ir mejor. Kiosco 24 es un producto necesario ya que está muy bien focalizado y tiene muchas posibilidades comerciales.
 


¿Cuál es el perfil de franquiciado que busca Kiosco 24?
 


Buscamos empresarios que se quieran implicar plenamente en la actividad o la puedan combinar con otro empleo. También contemplamos la figura del inversor en implantaciones a gran escala, por ejemplo en varios hoteles o en estaciones de servicio. Instalar máquinas de Kiosco 24 en gasolineras es casi una necesidad antes que un servicio, ya que el índice de robos es muy elevado. 
 


¿Qué inversión necesita cualquier persona a la hora de franquiciar su negocio?
 


14.364 euros por cada máquina. Este precio incluye todo el proceso de instalación y búsqueda de localización más óptima. Es un producto llave en mano.
 


¿Esa cifra también incluye los costes de mantenimiento?
 


En este sentido proponemos un concepto revolucionario en el área del vending. Realizamos cursillos al franquiciado para que éste proceda un correcto mantenimiento de la máquina. En caso de algún problema técnico de mayor envergadura, tenemos un teléfono de línea directa con la fábrica, desde donde asesoramos al franquiciado en el proceso de arreglos técnicos en tiempo real. Normalmente no se tarda en arreglar cualquier contigencia más de cinco minutos.
 


¿La distribución de la prensa y las revistas cómo se lleva a cabo?
 


El propio franquiciado es quien efectúa el reparto y él mismo es quien establece las horas de entrega de la mercancia, ya que muchos optan por reponer el producto a una hora determinada para que en las horas punta de mayor afluencia de gente, esté el producto repuesto. 
 
 


¿Cuál es la rentabilidad de una máquina de Kiosco 24?
 


El cálculo real es difícil de estimar porque varía dependiendo de la ubicación de la máquina. La media está en las 60 ventas al día, por lo tanto el coste de inversión se rentabiliza en 18 meses, y esto sin contar los ingresos por publicidad. Si el franquiciado decide usar su máquina como soporte publicitario los ingresos son mayores.
 
 


¿Y son ustedes quienes gestionan la publicidad?
 


El franquiciado tiene dos opciones: aventurarse a la caza y captura de posibles marcas a publicitar o bien delegar esas acciones a Kiosco 24. Para los que eligen la primera opción, les ofrecemos unos cursos de formación en estrategias de venta para desarrollar sus aptitudes comerciales. Nosotros tan sólo exigimos un pequeño royalty por el uso de la máquina como soporte publicitario que ronda los 36 euros. Pero que sepa que no sólo potenciamos la publicidad de la máquina a nivel exterior...
 


¿No me diga que sus máquinas están capacitadas para hablar sobre las excelencias de una marca o producto?
 


Jajaja. No, aunque sería una buena idea... Utilizamos una técnica que da muy buenos resultados: la publicidad interior. Es decir, al efectuar la compra de cualquier producto el cliente recibe folletos publicitarios que van insertados dentro de cada publicación. Es un tipo de promoción que tiene más incidencia ya que el comprador se la lleva consigo y puede consultarla de forma detallada en cualquier momento.
 
 


¿Cuál es la mejor solución para quien desee ser franquiciado de su cadena?
 


La vía de negocio que promulgamos, dada su rentabilidad, es acaparar la explotación de al menos cinco máquinas de Kiosco 24 en un circuito concreto, cosa que repercute en un fijo mensual y subsana la posible baja que pueda tener una máquina en un período concreto.
 
 


Hábleme del proceso de fabricación de sus máquinas.
 


Como propietarios de la patente, tenemos la exclusividad de producción de nuestras máquinas. Para la fabricación de éstas tenemos una empresa subcontratada que se encarga de la realización y diseño de las carcasas, otra hace los componentes electrónicos, otra hace el ensamblaje y, por último, otra compañía se encarga del diseño y el embalaje de las máquinas. 
 


¿Su estrategia de comunicación va a ir pareja a su expansión como cadena?
 


Sí, hasta ahora nos hemos publicitado en revistas de franquicias, en prensa y publicaciones especializadas. Aunque ahora, ya que contemplamos un plan de expansión muy sólido y vamos a afianzar nuestra marca a un nivel mayor, vamos a dar el salto a la publicidad en televisión. Entre marzo y abril, comenzamos una potente campaña de spots en televisión.
 


¿Son conscientes de que van a matar la figura del kiosquero?
 


Esa idea es una imagen distorsionada de nuestro negocio. Es verdad que existe una preocupación en el sector, pero tal y como estamos haciendo las cosas, no somos competencia. Somos una prolongación de su negocio. Ocupamos nuevos nichos de mercado, así que no somos competencia directa. Creemos que hay negocio para todos. Si se da cuenta nosotros provocamos la venta por impulso, quién tiene el hábito de ir a comprar el diario cada mañana a su kiosco, lo seguirá haciendo. Son dos modelos que pueden coexistir en plena harmonía, porque repito: hay mercado para todos.