Presidente de Argelich Enginyers

Agustí Argelich

“Esto no ha hecho más que empezar”

Martes, 01 de Marzo de 2011
En su página web Argelich Enginyers se define como “una compañía de ingeniería y consultoría independiente especializada en tecnológicas de la información y telecomunicaciones”. Centrada en el diseño y gestión técnica y económica de grandes redes corporativas de voz, datos y video, Argelich Enginyers se constituyó al finalizar los Juegos Olímpicos de Barcelona, hace ya casi 20 años, y desde entonces ha desarrollado toda clase de proyectos, algunos de ellos reconocidos internacionalmente. Hoy hablamos con su presidente.

Hará 20 años que se convirtió en empresario...
Pues sí en el 92, fue cuando di el salto y me metí en una aventura apasionante. Pero hubo un tiempo en que era un modesto ingeniero en el salón de casa, trabajando como free lance

Hasta que se empezó a hablar de las nuevas tecnologías
Bueno, en realidad, la expresión no estaba ni acuñada. Cuando surgió todo el tema de internet, mucha gente intuyó que había infinidad de posibilidades de hacer grandes cosas, había una ansiedad terrible por ponerse a trabajar. La gente te pedía mil cosas, y hubo una saturación que condujo, años más tarde, con el cambio de siglo, a la burbuja tecnológica que todos recordamos. Fue un poco como morir de éxito.

Una situación hasta cierto punto comprensible
 
Sí, porque cuando te enfrentas a retos de este tipo no sabes cuál es el límite. Así que una de las tareas que resultaban necesarias era tener paciencia para crear una estructura de telecomunicaciones que fuera acorde con lo que se exigía. Y este fue uno de los grandes problemas que tuvimos que afrontar.

¿Cuál?
Pues que la gente pedía algo que difícilmente se le podía dar, porque la tecnología aún no estaba disponible. Pero no todos éramos conscientes de ello. 

Ahora parece que toda esta fase ya está superada
No crea. Mucha gente se sorprendería de lo poco que aún estamos cubiertos tecnológicamente. Hay aún muchos polígonos industriales sin cableado, y centros de negocio sin fibra óptica… cosas que nos parecen superadas no lo están en absoluto. Sin lugar a dudas, estamos aún lejos de una óptima tecnificación de red, y es que a veces el progreso llega con retraso. 

Y no se para, claro… 
Cierto. Estamos cambiando la cultura del hardware, es decir, de la máquina, por el del software, la herramienta. Vamos a invertir en los próximos años mucho más esfuerzo y dinero en las soluciones de hardware, en las ideas, que en las máquinas que las deban implantar. Y no quiere decir que éstas no deban tener su importancia, pero la tendencia gravitatoria se decanta por el software.  

Y con la globalización en la que estamos metidos, pues aún mucho más. 
Por supuesto. Quien no crea en esta globalización, que a medida que vaya pasando el tiempo irá a más, perderá sin duda el tren. Pero también es cierto que esta globalización, esta mentalidad, no debe hacer perderte el sentido próximo de las cosas. Porque es aquí donde se encuentra la innovación. En este sentido, siempre pongo el ejemplo de Cristóbal Colón. 

¿Cristóbal Colón? 
Más que el supuesto descubridor de América, creo que Cristóbal Colón fue el prototipo de persona innovadora. Descubrió la esfericidad y a través de la eficiencia, buscó encontrar algo nuevo. En realidad, él no buscaba descubrir nada en concreto, pero lo que hizo fue crear un nuevo sistema de navegación que le llevó al hecho de hacerlo...

¿Y cómo podemos aplicar su aportación al siglo XXI? 
Bueno, creo que el reto, en la mayoría de las ocasiones, está en la renovación de un equipo, en volver eficiente a un grupo de personas que, aunque se conocen y trabajan juntos, quizá no han sacado lo mejor de sí mismos. Y si, de acuerdo, planearse grandes retos está bien también uno debe ser consciente de que debe ir poco a poco. 

¿A qué se refiere?
Pues que es importante ir a la Luna, por poner un ejemplo, pero hay retos mucho más próximos, más inmediatos, y también, más tangibles aunque a veces resultan imperceptibles.

¿Y cree que, en las condiciones actuales, hay aún cosas imposibles? 
Oiga, esto sólo ha hecho que empezar. De acuerdo, en el mundo del software actual, y teniendo en cuenta que siempre hay límites, la mayoría de las cosas que están por hacer, pueden ser complejas pero son posibles. 

El hecho de que usted sea miembro de la Asociación Norteamericana de consultores de Telecomunicación debe ayudar a tener cierta perspectiva
Para mi resulta muy enriquecedor. Participar de un intercambio de culturas tan brutal es, como no, algo que resulta muy interesante, por el hecho en sí mismo. Piense que nos juntamos gente que proviene de todos los rincones del planeta, gente tan heterogénea como un amigo al que acogí hace un cierto tiempo en Barcelona, que era norteamericano de nacimiento pero que profesaba la religión hindú. Son hechos como estos los que te hacen dar cuenta de la gran cantidad de ideas que se pueden poner en común y de cómo todo el mundo puede sacar provecho. 

¿Y quiere esto decir que la tecnología se desplazará a países emergentes?  
No tanto. Aquí, en Barcelona, por ejemplo, tenemos un punto de improvisación y creatividad que nos pone por delante en muchos  aspectos. Tenemos capacidad de visión de conjunto, de liderar proyectos. Es cierto que hoy, en el mundo global de las telecomunicaciones, hay centenares de miles de expertos en países emergentes que hacen investigación y avanzan. Pero no significa que nosotros no podamos tener nuestro nicho...

Un nicho que pasa por éxitos pero también por fracasos. ¿Ha sufrido alguno estrepitoso? 
Sin duda. Los proyectos que elaboramos siempre son mejorables. Y hay una palabra que debemos poner siempre por delante y es la de “test”. Tantas pruebas como sean necesarias para mejorar una y otra vez. En este sentido, creo que sacrifico un poco la faceta empresarial por culpa de querer hacer de ingeniero.

Y aún así, quizá el secreto no sólo este en la innovación sino en la optimización de los servicios y sus tarifas...
Es que hay un gran valor intangible en las auditorias tecnológicas. Pero tarde o temprano, muchas empresas se darán cuenta que se puedan ahorrar mucho, mucho dinero, si hacen un buen análisis de sus recursos y de sus sistemas.

Defíname una palabra clave en el futuro tecnológico...

Las redes de IP. Con ellas se nos abre sin duda un campo enorme, las soluciones de comunicación que van a copiar las de nuestro propio cuerpo humano. Y todo ello conllevará grandes oportunidades. Las aplicaciones nuevas, que ahora mismo ni nos imaginamos, nos van a dejar con la boca abierta.

Es curioso que todo esto provenga de gente tecnológica tiene fama de ser bastante introspectiva, por decirlo suavemente 
No crea. Yo he visto a compañeros del grupo echarle chorreo a gente de más jerarquía sólo por creer que sus ideas tecnológicas son mejores que las de la otra persona. Así que esto es un tópico.