Director de Menon Consultores

Enric Campanyà

Alejarse del funcionariado

“La crisis nos llevará a un cambio global de estrategia empresarial”

Menon tiene en exclusiva los recursos humanos en el sector del ocio y es que Enric Campanyà asegura que es parte del futuro de este país si se siguen cerrando empresas.

Martes, 27 de Enero de 2009
Hay un determinado sector de profesionales –abogados laboralistas, consultores- que perciben el abasto real de la crisis. Lo hacen desde la barrera, pero sabiendo que cada despido no sólo conlleva engrosar la lista del paro de una persona, sino de toda una familia. Así que pueden aportar una visión realista del momento que atravesamos y de las salidas que encontraremos dentro de un tiempo. Hoy hablamos con una de estas personas, que tiene algunas respuestas.
“Cuando tienes cargas familiares e hipotecas, hay que mantener cierta prudencia, desde luego, pero también tienes que ser emprendedor. Es el único modo de triunfar”

“Con la crisis que estamos atravesando, el país va hacia un cambio de paradigma. Y si hasta hace pocos años, éramos un país industrial, ahora vamos hacia el turismo y los servicios. Lo tengo clarísimo”

“El sector del ocio es parte del futuro de este país si continuamos cerrando empresas. Además, concentra buena parte de la gente que se está quedando en el paro. Así que resulta una buena salida”
Usted tenía una carrera considerable cuando entró en el mundo de la consultoría. ¿Qué es lo que le empujó hacia este sector?
La inquietud. Creo que cuando tienes cargas familiares e hipotecas, hay que mantener cierta prudencia, desde luego, pero también tienes que ser emprendedor. Creo que he heredado los valores de lo que se llama “el estilo catalán”, y uno de ellos, es alejarse del funcionariado.

Antes de dar ese paso, tuvo que formarse.
Sí, me formé en el campo de las consultoras multinacionales viajando durante una temporada, y en los años 2004 y 2005 decidí crear mi propia empresa, Menon, con 4 socios más. Es una consultora integral catalana, con 5 patas: una de selección, otra de formación, otra de consultoría, otra de administración de personal y una última dedicada a los seguros porque muchos directivos, desde lo de los ERO’s, nos lo pidieron. 

¿Qué cree que les caracteriza?
Pienso que nuestro diferencial es la experiencia. La misión que nos proponemos marca el perfil de nuestra empresa, y esta es que la gente que trabaja con nosotros tenga un mínimo de 15 años de experiencia. Sé que quizá hoy priman otros valores, pero nosotros no podemos permitirnos el hecho de que pueda trabajar con nosotros gente que acaba de salir de la carrera y que, por tanto, no tenga casi experiencia en los campos profesionales que abordamos.

Tienen también a freelance trabajando.
Sí, buscamos que la estructura de la empresa sea muy flexible. Somos rigurosos en temas como el que le comentaba de la experiencia, pero tenemos muy claro que hay temas en los que no hace falta tanto el rigor. Ahora, por ejemplo, tenemos una estructura formada por unas 12 personas en nuestras oficinas, y el personal que viene de fuera.

Y también ofrecen formación.
Sí, a día de hoy, hemos participado en diversos postgrados y másters sin universidades, aparte, claro está, de empresas privadas. Para nosotros la parte de formación es, posiblemente, el 60% de la facturación. 

¿Cuál es su target de clientes?
Pues mire, hacemos desde selección para head hunting hasta directivos de primer nivel, sin olvidar cierta diversificación que abarca distintos campos. Para que se haga una idea, en la parte de relaciones laborales ya llevamos la nómina de 63 empresas. Y en lo que se refiere a la parte de formación y selección en estos 2-4 años, ya hemos trabajado con unas 200 empresas.

La estructura comercial supongo que también será importante. 
La comercial es otra pata que va junto con la de producción y la de implantación. Es verdad que nuestra estructura flexible nos permite hacer unas veces más hincapié a la parte comercial y las otras veces a las otras 2, pero todas, las 5 patas de las que le hablaba antes, son esenciales para la empresa. 

Cuéntenos su visión de la crisis que estamos atravesando. 
Creo que con la situación que estamos atravesando actualmente, el país va a un cambio de paradigma empresarial, y si hasta hace pocos años éramos un país industrial, ahora  vamos hacia un país de turismo y de servicios. 

Lo tiene claro. 
Clarísimo. Cuando acabamos de constituir Menon Consultores, al cabo de muy poco tiempo constituimos la patronal del sector del ocio. Por aquel entonces, aún no estaba este sector estructurado en Cataluña. Pero muy pronto pensamos que aquello iba a prosperar. Y no nos equivocamos.

Estamos en la cultura del ocio.
Hace unos 2 años y medio fundamos paralelamente con Menon una asociación relacionada con el sector del ocio. A día de hoy, tenemos 54, con un mínimo de 4 empresarios en cada una de ellas. Y por ello, tenemos en exclusiva el sector de los recursos humanos en el sector del ocio.

Es un sector que mueve a mucha gente. 
Y espere, porque yo creo que este sector es parte del futuro de este país si continuamos cerrando empresas. Además, concentra buena parte de la gente que se está quedando en el paro. Y esto tiene futuro, créame.
 
¿Y cuál es el perfil que se busca más en este sector?
Camareros, camareros y camareros. Piense que es una profesión con una gran rotación, y cerca del 40-50% de ellos son mileuristas, si llegan a ello. Sí es cierto que en la distribución de alimentos e industria son un 20% del PIB, así que creo que habrá un crecimiento exponencial. Pasará como en el País Vasco, que cuando se les cerró el tema de la industria empezaron a montar bares.

¿Y esto absorberá el porcentaje de parados que se prevé que en este 2009 llegue a los 4 millones? 
Son cifras que asustan, para qué vamos a engañarnos. Los últimos datos apuntan a que hay más de 3’2 millones de parados. Pero, sinceramente, yo creo que hemos pasado de los 4 millones. Sin embargo, la crisis tiene siempre algo de psicológico, así que no revelan cifras reales para no asustar más al personal.

Es curioso este elemento psicológico que comenta.  
Sí, esta crisis es casi más mediática que no real, y se ha creado una psicosis que ha lo acabado envenenándolo todo. Cierto que la realidad es muy cruda y los indicadores no nos dicen lo contrario, pero también es cierto que las noticias son demasiado negativas y se ha acabado generando una desconfianza por parte de la gente. Está de la mano de todos que podamos arreglarlo.