Teresa Gómez

Acompañamiento y transporte adaptado

“Ayudar a la gente no está reñido con el éxito empresarial”

Somi! ayuda a las personas que viven en su casa y tienen una patología o simplemente gente mayor que viven aislados y que tienen dificultad para abastecerse por si solos, a que hagan su día a día sin tantas dificultades.

Martes, 10 de Febrero de 2009
La oportunidad para montar una empresa puede encontrarse en cualquier sitio. Somi! es un buen ejemplo. Se puede definir como una empresa especializada en prestar servicios personalizados de acompañamiento y transporte para personas con dificultades de movilidad y también de la tercera edad, mediante coches adaptados. Con una total flexibilidad de horarios y otras variantes -salidas de pequeños grupos, por ejemplo-, Somi! se ocupa de todo esto y mucho más.
“Si mostráramos nuestra vertiente más humana, más cercana, viviríamos un poco mejor. Y estoy segura de que esto no está reñido con trabajar mucho, tener un nivel económico más que aceptable y disfrutar de éxito en la vida”

“Priorizamos el éxito empresarial, y ello nos lleva a que haya personas muy cualificadas y que hacen muy bien su trabajo pero que por razones de tiempo no puede cultivar otras facetas de su vida”

”Hemos unido 2 sectores que se complementan: el acompañamiento con gente cualificada y el transporte adaptado. Ayudamos a aquellos que están solos o se sienten solos y no sólo llenamos un vacío empresarial: también desarrollamos una función social”
Parece que se ocupan de una faceta que faltaba llenar. 
Sí, en este mundo priorizamos el éxito empresarial, y ello nos lleva a que haya personas muy cualificadas y que hacen muy bien su trabajo, pero que por razones de tiempo no pueden cultivar otras facetas de su vida. El servicio que prestamos está situado dentro de las necesidades de una familia en la que la mujer lleva la responsabilidad de sus familiares, por ejemplo, pero necesita la ayuda para poder conciliar la actividad laboral y personal.
 
Y usted intenta llenar este vacío, algo que le debe gustar. 
Es algo personal, siempre me ha gustado ayudar a los demás. Creo muy sinceramente que si mostráramos con más frecuencia nuestra vertiente más humana, más cercana, viviríamos un poco mejor. Y estoy segura de que esto no está reñido con trabajar mucho, tener un nivel económico más que aceptable y disfrutar de éxito en la vida. Y no creo que sea tan difícil: sólo se trata de darnos cuenta de las circunstancias de los otros, ser un poco más comprensivos y, también, más emprendedores en ciertos aspectos.

Han tenido éxito en muy poco tiempo. 
Estamos sorprendidos. El estudio de mercado ya nos aportó el dato que este tema despertaba un gran interés. Y ya en su constitución y plan de desarrollo, la Generalitat nos felicitó como una empresa innovadora. Hemos unido 2 sectores que se complementan: el acompañamiento con gente cualificada y el transporte adaptado. Ayudamos a las personas que viven en su casa y tienen una patología o simplemente gente mayor que viven aislados y que tienen dificultad para abastecerse por si solos, a que hagan su día a día sin tantas dificultades.

¿Y hay gente dispuesta a hacer esto todo el año?
En Navidades, por ejemplo, hemos trabajado mucho, y tenemos a gente que está dispuesta a hacer este trabajo durante esa época del año. Hemos podido reunir familias y la experiencia ha resultado muy gratificante. 

En una época de cierta precariedad económica, y especialmente en gente mayor, ¿cómo se lleva este negocio?
Es un esfuerzo voluntario. Hay gente que tiene sus subvenciones, pero la verdad es que la inmensa mayoría las recibe muy bajas. Cuando somos conscientes de ello, intentamos hacer un precio digamos “de buena voluntad”. Siempre que trabajamos para fundaciones, asociaciones, que nos derivan a gente con una renda bastante baja, aplicamos un precio que sabemos que el cliente se puede permitir, y de este modo puede disponer de contratos mensuales de distinta tipología.

¿Cuánto tiempo lleva en esto?
La constitución de la empresa fue en el 2007. Recibimos los permisos en junio y durante el verano ya empezamos a hacer promoción, facturando en octubre. Es cierto que dadas las perspectivas que generamos, esperábamos algo rápido, pero nos ha tocado convivir con la crisis y vamos creciendo más lentamente de lo esperado. Sin embargo, estamos muy contentos, porque poco a poco vamos consolidándonos.

¿Quién forma Somi!?

Bien, somos una empresa pequeña, con 3 vehículos y tenemos a profesionales externos como educadores, psicólogos y algún chofer. Siempre intentamos diversificar y acoger todas las facetas que pueden tener las necesidades de una persona. Y esto incluye las que resultan esenciales, como las visitas médicas, hasta otras más lúdicas, como acompañar a la gente a ir a un museo o una exposición. Es algo más importante de lo que pensamos, porque quizá sin esta inmovilidad, la gente tendría más facilidad para hacer cosas. Ganas no faltan.

¿Y cuál cree que es la diferencia de lo que aporta respecto a otras empresas? 

Creo que la seguridad, la confianza, la calidad en el servicio son diferenciales, profesionalizados y personalizados. Vamos a un sector muy grande de mercado, pero trabajando desde puntos muy concretos para generar toda la confianza. Queremos ser muy selectos en cuanto a ello, y este es el diferencial profesional. Hay mucha asistencia domiciliaria, pero este complemento directo no está.

Y aún así, tendrán competencia.
Hicimos una apuesta empezando por un mercado muy directo y ajustado dentro de las necesidades que conocíamos y fuimos a residencias, apartamentos hospitalizados, mutuas, centros de gente mayor y sanitario. No podemos atender el tema sanitario, pero sí a personas con problemas derivados de su salud, como las rehabilitaciones privadas y siempre que no implique un cuidado sanitario, sino simplemente un acompañamiento, una ayuda física, e incluso psicológica.

¿Psicológica?
Sí porque si una persona está aislada necesita compañía, necesita hablar, comunicarse con el mundo exterior. Es gente que está sola, impedida, que está pasando por un mal momento y que nuestra compañía le puede hacer mucho bien.

¿Con qué inmediatez pueden reaccionar a una petición?
Pedimos 48 horas de antelación. Tenemos unos servicios estándares fijos y hay unas franjas horarias que normalmente ya están comprometidas, pero siempre dejamos un vehiculo libre para poder atender otros casos. Y durante el día vamos combinando diferentes servicios en diversas horas para cubrir casi un horario de 12 horas, así que damos una franja muy amplia.

¿Trabajan con personal extranjero?
El idioma a veces es un impedimento, especialmente entre las personas mayores y la gente que lleva aquí poco tiempo. A veces hay problemas con las tareas domésticas o las comidas, por ejemplo, ya que es normal por las costumbres diferentes. Está bien contar con ellos, pero ahora no tenemos personal extranjero. Si un día lo necesitamos, recurriremos a él pero tendremos claro que habrá cursos de formación y que insistiremos en el tema de la lengua porque en nuestro entorno, como supongo que en tantos, la comunicación es esencial.

Ahora lo que han hecho es adaptar sus servicios al turismo.
Sí, trabajamos para profesionales del turismo y lo que hacemos es comprobar que todas las rutas que se realizarán estén perfectamente adaptadas para cualquier persona con movilidad reducida, sean hoteles, restaurantes, servicios… lo que sea. Y nosotros los acompañamos en el desplazamiento.

¿Y cómo realizan estos servicios? ¿A través de agencias?
Había gente que quería un servicio más lúdico y contactamos con un par de agencias de turismo que estaban interesadas en hacerlo. Les ayudamos a elaborar rutas y contactamos con Viajes 2000, empresa que pertenece al grupo empresarial de ONCE; coincidió que ellos buscaban a alguien con nuestro perfil, y la verdad ha sido un éxito. Ya hemos empezado a trabajar con dos rutas y seguimos con otros proyectos.

¿Qué cree que se debería incrementar para que hubiera más ayuda en este sector?
Es cierto que en estos últimos años este sector poblacional ha recibido muchas ayudas, pero aún resultan insuficientes, y la ley de la Dependencia es una buena muestra. Las empresas que pueden trabajar en ello necesitan más ayuda. Sí, hay unas líneas de crédito para emprendedores y demás, pero tienes que tener mucha suerte para poder acceder a ellas. Hay poco dinero destinado, es difícil acceder a él y hay mucha gente que quiere optar.