Director de La Fageda

Cristobal Colón

 Una muestra de que la labor social no está reñida con el lucro económico

 "Hemos sabido comunicar un concepto con el que la gente ha conectado"

 La Fageda, además de generar empleo a personas disminuidas, produce el tercer yogur más consumido en Cataluña

Jueves, 05 de Mayo de 2005
Constituir una empresa sin ánimo de lucro, que a parte de dar beneficios se sitúe como la tercera compañía en su sector dentro de una comunidad autónoma, no es fácil. Pero además, si esta empresa aporta un servicio a la sociedad generando empleo para personas disminuidas psíquicas y físicas, es digno de aplauso. La Fageda es una Sociedad Cooperativa catalana que favorece la integración de los disminuidos a través de un tejido de diversas actividades empresariales. Sin embargo, el producto estrella de esta atípica compañía y que les ha catapultado a la mente y al paladar de los consumidores, es su yogur de granja: La Fageda. Un producto, que se atreve a competir, y con éxito, con las grandes multinacionales del sector. 
"Las grandes multinacionales tienen de todo: capacidad económica, tecnología, chicas guapas que salen en la televisión... Pero no tienen vacas, y nosotros sí."

"No queremos aplicar de forma mimética nuestra fórmula, ayudamos a adaptar el modelo de asistencia al disminuido según las características de cada organización."

"Sería un error estratégico intentar vender en Guadalajara, tendremos éxito siempre y cuando tracemos buenas estrategias en el mercado catalán."

"El crecimiento por el crecimiento no nos interesa, somos conscientes de nuestro papel y controlamos nuestro potencial."
 
 

¿Cómo le sobrevino la idea de crear una empresa como La Fageda?

 
La creación de La Fageda vino dada por mi tradición académica en el tratamiento de las enfermedades mentales y la voluntad de crear un lugar de rehabilitación para el disminuido psíquico y físico. Pero además la idea se concibió con la intención de fomentar la integración laboral de estas personas. 
 

 
¿Cómo se financia La Fageda? Su actividad no es lucrativa sino asistencial.

 
La Fageda, además de ser una cooperativa, es un centro especial de trabajo. Recibimos una subvención por parte de la Administración, ya que así lo dicta la Ley de la Integración al Minusválido. Lo malo, y siento que me salga ahora la vena reivindicativa, es que esa prebenda sigue siendo la misma cantidad que hace 20 años, esta descapitalizada. Nos financiamos con esta fuente, con los propios beneficios económicos y con las aportaciones de otras entidades privadas: fundaciones, cajas de ahorro...
 

 
¿Qué actividades empresariales lleva a cabo La Fageda?

 
Tenemos una empresa de jardinería, un vivero forestal, una vaquería, la fábrica de transformación de leche... Todas estas actividades se aglutinan bajo nuestra organización, pese a lo dispares que son. Nuestra misión es la de dar trabajo al colectivo de enfermos mentales de la comarca de la Garrotxa (Girona), esta es nuestra razón de ser. De ahí la idea de generar diferentes actividades. Pero sí por algo somos conocidos, es por ser productores del yogur La Fageda.
 

 
¿Cómo compite La Fageda contra las grandes multinacionales?

 
Las grandes multinacionales tienen de todo: capacidad económica, mucha tecnología, chicas guapas que salen en la televisión... Pero no tienen vacas, y nosotros sí. Esto quiere decir que cuidamos todos los procesos de producción de nuestro yogur, desde el campo hasta la mesa. Dotamos los procesos de una gran excelencia. Este es el mayor factor diferencial de nuestro producto. Y lo que hemos hecho ha sido comunicar las características de nuestro producto en comparación con los demás. Por eso la gente ha sintonizado con nuestro concepto: yogur de granja.
 

 
Producen 25 millones de yogures al año, una cifra nada desdeñable.

 
Somos el tercer yogur más consumido de Cataluña. Lo que juega a nuestro favor, es que estamos desligados de todo conflicto que pueda existir con empresas partners, como pasa con los productores de leche. No dependemos de proveedores de materias primas. El factor diferencial de nuestro producto es la calidad, basada en una muy buena leche, unos procesos tecnológicos en los que invertimos más de 300.000 euros y un proceso de producción exhaustivo. En cuanto a política de precios, nos encontramos un 20% por encima del precio del mercado y no distribuimos a las cadenas de distribución alimenticia de bajo coste.
 

 
¿No tienen pensado dar el salto a otros puntos de la geografía española?

 
No. Por dos razones: No somos una empresa de espíritu capitalista, el crecimiento por el crecimiento no nos interesa. Tampoco tenemos unos accionistas detrás que nos demanden cada vez más dividendos. La segunda razón es que sería un error estratégico intentar vender en Guadalajara un producto de nombre catalán. Tampoco tenemos estructura para atacar, tendremos más éxito siempre y cuando tracemos buenas estrategias en el mercado catalán. Somos conscientes de nuestro papel.
 

 
¿Cuántos trabajadores forman parte de la plantilla de La Fageda en la actualidad?

 
Doscientas personas, 20 personas asistidas y 80 profesionales, muchos de estos últimos hacen labores asistenciales en los propios hogares de los disminuidos. Somos una plantilla con una distribución atípica.
 

 
Y en términos de facturación ¿en qué cifras se mueve La Fageda?

 
En la pasada campaña obtuvimos un beneficio de 6 millones y medio de euros, un 8% más que el año anterior y para el 2005 estamos contando con un presupuesto de casi 7 millones de euros con el que calculamos obtener un volumen de facturación mayor que en el 2004.
 
 

 
¿Qué le ha supuesto obtener el galardón a la Mejor Acción Social de Integración Laboral de los premios Fundación Empresa y Sociedad 2005?

 
Para mí ha sido importante, pero aún más para toda la gente de La Fageda, que les ha dado una enorme alegría. El premio ha contado con una muy buena cobertura mediática a nivel nacional y ha servido para dotar de mucho valor nuestro trabajo. Además Zapatero me dijo que vendría a vernos...
 

 
En la prensa he leído que Zapatero le dijo personalmente: "Me gustan los utópicos, voy a probar su yogur".
 
 
Fue una buena experiencia. Se otorgaban cuatro premios para cuatro modalidades, de diferentes aspectos de la actividad social de la empresa. Nosotros éramos los grandes desconocidos, compartíamos podio con JpMorgan, Ericsson y Telecinco. Aquella noche, en aquel ambiente, estábamos más despistados que un pato en un garaje. Aún así, mi discurso, que no tenía nada que ver con los demás, impactó a Zapatero y me lo comunicó personalmente.
 
 

 
¿Qué supone para La Fageda formar parte del Grupo Clade?
 
 
Para nosotros estar al lado de empresas con tanta solera como Abacus o Ecotecnia, supone contar con una gran responsabilidad. Lo importante de Clade es, además de compartir la misma filosofía y gestión, propiciar un feedback de información y aprender un poco todos de todos. 
 

 
Algunas empresas les toman ya como referencia a seguir, por ejemplo la Fundación Cassià Just, que cuenta con empresas de restauración y jardinería y promueve la integración laboral de los disminuidos...

 
Sí, comienzan a tomar nuestro modelo como referencia. También, desde hace tiempo y en nuestro ahínco por proyectarnos al exterior, colaboramos con otras organizaciones del mismo cariz que el nuestro. No queremos aplicar de forma mimética nuestra fórmula, huimos de las franquicias, pero ayudamos a adaptar nuestro modelo a las organizaciones con las que obtenemos sinergias. Ahora estamos colaborando fuertemente con una organización en Argentina.