Director general de Ecotècnia

Antonio Martínez

 Energía eólica: un sector en constante movimiento

 "La velocidad de innovación en el sector eólico es mucho más rápida que en la telefonía móvil"

 Ecotècnia lleva más de 20 años en el sector eólico y está entre los diez primeros fabricantes de aerogeneradores a nivel mundial

Jueves, 05 de Mayo de 2005
 Ecotècnia nació en el año 1981 con la finalidad de desarrollar tecnología en el sector de las energías renovables. Desde entonces trabaja fabricando y operando aerogeneradores y está comprometida con la sociedad para demostrar que las energías renovables son una opción viable frente a otras fuentes de energía. Actualmente, Ecotècnia está formada por una plantilla de casi 500 trabajadores repartidos entre sus oficinas centrales en Barcelona, sus fábricas en As Somozas (A Coruña), Buñuel (Navarra) y Coreses (Zamora), y sus centros de mantenimiento de parques eólicos en Andalucía, Cataluña, Navarra y Canarias. Desde 2004 cuenta con delegación en Tolouse (Francia) y recientemente han inaugurado una oficina en Roma (Italia). En los últimos años Ecotècnia ha decidido invertir en el desarrollo tecnológico de la energía fotovoltaica considerándola como elemento estratégico de crecimiento.
"Dentro de las energías renovables, el sector de la energía eólica era el que tenía una mejor viabilidad económica"

"Nuestro reto es salir al exterior porque, aunque el mercado español es muy importante, tenemos que estar preparados por si llega un momento en que éste se satura"

"Actualmente estamos sacando al mercado cada año un nuevo modelo de aerogenerador, que requiere una inversión de tres o cuatro millones de euros"

"En el último año, la política del gobierno ha dado un salto importante para potenciar este tipo de energía"

"Pretendemos dar una imagen de las cooperativas como algo positivo, innovador, en constante crecimiento y con cosas que decir ante la administración y la sociedad"
 
 

Llevan casi 20 años en el sector eólico, ¿cómo fueron los comienzos de Ecotècnia?
 
Ecotècnia nació en 1981 de la iniciativa de un grupo de ingenieros interesados en el medio ambiente y la energía, concretamente en la creación de tecnología. Echamos  un vistazo al mundo y vimos que las energías renovables podían ser un campo muy interesante. En ese momento estaban despegando en Dinamarca y California y pensamos que España se acabaría también subiendo al carro. Por entonces no había ninguna empresa española que estuviera trabajando en este sector y decidimos que, dentro de las energías renovables, el sector de la energía eólica era el que tenía una mejor viabilidad económica.
 
 
 
¿Y cuál fue el siguiente paso?
 
Hicimos una propuesta al Ministerio de Industria para desarrollar el primer aerogenerador español. Recibimos una ayuda importante por parte del CEDETI (Centro de Desarrollo en Tecnología de la Información) que supuso la semilla para llevar a cabo el proyecto. Instalamos la primera máquina en el año 1984 y en el 89 desarrollamos la segunda, gracias a la cual pudimos entrar en el primer parque eólico comercial que se hizo en España, que fue en Tarifa en 1992, de 30 Megahertzios, del cual teníamos una participación. 
 
 
Y en estos momentos, ¿en qué situación se encuentra el sector en España, en general, y Ecotècnia en concreto?
 
Actualmente España es un país puntero en el sector eólico. En el año 2004 fue el primer país del mundo en potencia instalada durante el propio año, y Ecotècnia como empresa española, dentro de un mercado potente, está muy bien situada. Tenemos un 10% de cuota de mercado y estamos muy satisfechos. Ahora nuestro reto es salir al exterior porque, aunque el mercado español es muy importante, tenemos que estar preparados por si llega un momento en que éste se satura.
 
 
¿Tienen alguna fecha prevista para hacerlo?  
 
De hecho, ya hemos empezado el camino; llevamos dos años en Francia, con una oficina en Tolouse, tenemos contratos en Portugal, dónde ya estamos construyendo y hemos abierto hace poco una oficina en Roma. Son países que están creciendo en este sector, así que esperamos ver los primeros frutos en los próximos años. En Japón no tenemos oficina propia pero tenemos una agencia que está trabajando con nosotros. Estos países tienen gobiernos con grandes expectativas en el sector y unos objetivos que nos permiten ser optimistas. 
 
 
¿Algún reto más?
 
Estados Unidos. Tenemos previsto entrar en este mercado en los próximos años. Pero queremos ir poco a poco y no descuidar nuestro mercado principal que es España. Estamos en un sector en el que cada día es más difícil competir. Hay mucha competencia y la velocidad de innovación en el sector eólico es mucho más rápida que en la telefonía móvil, por ejemplo. Actualmente estamos sacando al mercado cada año un nuevo modelo de aerogenerador, que requiere una inversión de tres a cuatro millones de euros. Estamos en una carrera complicada para situar nuestros productos en el mercado que toca. 

 
¿Le parece utópico alcanzar el 12% del uso de estas energías para el año 2010 tal y como apuesta la Comunidad Económica Europea?
 
Más que utópico es ambicioso, pero yo creo que es posible. La Unión Europea establece unos objetivos que, a veces, pueden no ser obligatorios para los países; la responsabilidad recae entonces en los propios países que deben marcarse unos objetivos que encajen con los comunitarios pero que desarrollen unas políticas propias para conseguirlos. En el caso de las energías renovables hay países que están apostando fuerte para conseguir el objetivo comunitario y otros que no lo están haciendo. España, Alemania y Dinamarca son los países que más se están esforzando para conseguirlo. Otros han iniciado el camino un poco más tarde y está todavía por ver si las políticas adoptadas son las más adecuadas: las fiscales, las de obligación a las compañías eléctricas de que una parte de sus energías sean renovables, las que establecen una tarifa para los KW verdes más favorable, etc. España creo que lo está haciendo muy bien y Francia e Italia van por el mismo camino, de ahí nuestro interés por estos países. 

 
¿Qué trabajos desempeñan en el campo de la energía solar?
 
Desde que nació Ecotècnia, en el año 81, se dedicó a la energía solar técnica y a la fotovoltaica. Ahora estamos concentrando nuestro trabajando en la energía fotovoltaica, desarrollando proyectos importantes, aunque en estos momentos no somos fabricantes. En el último año, la política del gobierno ha dado un salto importante para potenciar este tipo de energía. Desde el sector de la energía fotovoltaica estamos potenciando la venta de KW fotovoltaicos en red. El gobierno ha dado una prima a los kW/hora generados con energía fotovoltaica para que las instalaciones de las plantas fotovoltaicas sean rentables, lo que propicia que haya empresas dispuestas a invertir en las plantas. 

 
¿Reciben muchas críticas por parte de los sectores ecologistas?
 
En el caso de la energía fotovoltaica, de momento no, pero en el caso de la eólica nos encontramos con zonas en las que hay grupos de ecologistas muy locales que se quejan básicamente del impacto visual, ya que hay grupos de aves migratorias que no se ponen en las zonas en las que hay molinos. Se trata de una lucha constante para convencer a la gente de que si no se instalan los molinos no se puede obtener este tipo de energía. Además, hay que instalarlos en las zonas en las que hay un viento considerable y no en lugares dónde no afectarían tanto visualmente. 

 
Hace poco se formó el Grup CLADE, del que Ecotècnia pasó a formar parte, pero anteriormente ya formaban parte de Mondragón Corporación Corporativa…  
 
Así es, en abril de 1999 nos integramos en la organización Mondragón. En ese momento Ecotècnia tenía que dar un salto importante para crecer, con nuevas inversiones que nos permitieran salir al extranjero, necesitábamos un 'paraguas', y Mondragón era un grupo que nos podía ayudar mucho en la internacionalización y también en el tema financiero. Con Clade, lo que buscamos es lo mismo pero en un ámbito más local. 

 
¿Hay diferencias entre una empresa cooperativa y una que no lo es?
 
Como empresa cooperativa tenemos algunos valores iguales a los de otras empresas pero una con una gran diferencia: los propietarios de las empresas cooperativas somos los propios trabajadores, lo que hace que haya ciertos elementos de gestión y participación de la empresa que se tomen de manera más democrática que en una empresa particular. Es por eso que compartir nuestras experiencias con empresas del mismo estilo nos ayuda a todos. Las cooperativas, en general, y en Cataluña concretamente, son apreciadas como un tipo de empresa poco ágil, poco innovadora y poco emprendedora, muy diferente a la imagen que hay en el País Vasco, dónde Mondragón es muy importante y permite una visión más amplia. Por eso pretendemos dar una imagen de las cooperativas como algo positivo, innovador, en constante crecimiento y con cosas que decir ante la administración y la sociedad. 

 
¿Tienen previsto hacer campañas específicas de cara a dar a conocer Ecotècnia?
 
Hacemos acciones puntuales de cara a nuestro mercado, como asistir a ferias del sector, organizar conferencias, realizar entrevistas, etc. Pero no utilizamos campañas publicitarias. 

 
En términos de facturación, qué porcentaje de crecimiento tienen previsto para el próximo año?
 
En el año 2004 tuvimos una facturación de 183 millones de euros y para el 2005 tenemos previsto acabar con 200 millones.