Director General de Hospes

Antonio Pérez

Servicio y exclusividad, factores diferenciales de Hospes

 "El fin no es hacer hoteles sino hacer sentir bien al huésped"

 Hospes promueve la creación de hoteles que capturan la esencia de la región en que se encuentran

Miércoles, 25 de Mayo de 2005
 Hospes es una cadena hotelera que nació en el año 2000 con el ímpetu de crear hoteles con un exquisito servicio al cliente, en lugares de la geografía española de innegable encanto. En cinco años han creado una red de ocho hoteles & resorts donde el lujo no se mide por la ostentosidad sino por la calidez y el mimo al huésped. En un sector, el hotelero, acartonado y en proceso de búsqueda de nuevas vías de servicio y factores diferenciales, Hospes se desmarca con un plan de expansión innovador, lleno de expectativas. Con su discurso tranquilo y pausado, como queriendo transmitir la esencia de sus hoteles a partir de la palabra, Antonio Pérez, director de Hospes, analizó el sector hotelero para Feedback Today.
Hospes proyecta un servicio de calidad, sobretodo porque atrae talento humano.

El sector hotelero es muy importante en la economía, por eso ahora estamos en un proceso de innovación en el mercado, ya que el modelo que había hasta ahora ha madurado.

Nuestro sistema de negocio nos permite promocionar mucho la cultura autóctona, y hacer disfrutar al huésped del patrimonio histórico de la ciudad.

Hay que generar expectativas de carrera hacia al empleado, saber formar a la gente que se incorpora y dar retribuciones en función del éxito.
 
 

Hospes significa huesped en latín. Desde el nombre ya evidencian que sus clientes no sólo acuden a sus hoteles a dormir...
 


El nombre de la empresa siempre hay que llenarlo de contenido. En nuestro caso refleja la idea de como queremos tratar al cliente. El fin no es hacer hoteles sino hacer sentir bien al huesped, y el hotel es el instrumento. Nuestro objetivo es crear ambientes y servicios idóneos para que las personas descansen y se llenen de energía para afrontar, por ejemplo, su vuelta al trabajo.
 
 


¿Cuál es su tipología de clientes?
 


Personas que buscan algo auténtico...
 
 


Auténtico, en el sentido de...
 


De disfrutar edificios exclusivos que capturan la esencia del lugar en el que se encuentran. En el sentido de disfrutar de los sabores genuinos de la tierra. Nuestras cartas de restauración están conformadas con productos típicos de la tierra en que se halla el hotel.
 
 


Veo que promueven la creación de hoteles característicos según la zona en que se encuentran ¿En qué se basan a la hora de elegir enclaves en los que desarrollar su negocio?
 


La idea es implantar nuestro negocio en ciudades que tengan magia, para que, de alguna forma, podamos aportar aún más encanto. Nuestro sistema de negocio nos permite promocionar mucho la cultura autóctona, y hacer disfrutar al huésped del patrimonio histórico de la ciudad. También buscamos ciudades atractivas gracias a sus valores tradicionales, ciudades que no son obvias para el gran mercado. Por ejemplo: Jérez.
 
 


Tierra de buenos vinos.
 


Muchas de las cualidades de la región las expresamos en el propio hotel y en nuestras campañas de comunicación, sobretodo hacia el cliente foráneo.
 
 


¿Cuál es su público objetivo en el extranjero?
 


Nuestros clientes potenciales, por su cultura, son las personas de alto poder adquisitivo de las capitales de Europa, Estados Unidos y Japón. Y por supuesto el huésped español, aunque la proporción de éste es menor comparada con el extranjero.
 
 


¿Cómo encuentra el sector hotelero? ¿Lo ve almidonado o cree que se innova?
 


Se está innovando. El hotelero, es un sector con un peso muy importante en la economía, por eso ahora estamos en un proceso de innovación en el mercado, ya que el modelo que había hasta ahora ha madurado. El cliente no precisa lo de antes, porque él también ha madurado.
 
 


¿Tiene la sensación de que Hospes ha encontrado su posición en el mercado, ha implantado su propio sello?
 


Sí, no sólo desde el punto de vista del negocio hotelero, sino como filosofía de empresa. Nos hemos incorporado a las exigencias del mercado del siglo XXI, con una economía sostenible, y aportando una serie de valores que son compartidos por las personas que trabajan en Hospes.
 
 


Involucrar al empleado en el trabajo es lo más parecido a tener un hijo astronauta, un orgullo.
 


Hospes proyecta un servicio de calidad, sobretodo porque atrae talento humano. Para ello hay que generar expectativas de carrera hacia al empleado, saber formar a la gente que se incorpora, dar retribuciones en función del éxito. Un buen servicio es lo que más valora el cliente.
 
 


¿Han detectado competidores con una filosofía similar a la de Hospes?
 


Competidores siempre hay, pero en este caso, creemos que somos una aportación nueva y el cliente se siente atraido por la original oferta que ponemos a su alcance.
 
 


Sus oficinas están en Barcelona, sin embargo no poseen ningún hotel en la ciudad ¿Por qué razón? ¿Saturación en el mercado de la ciudad condal, quizá?
 


La verdad es que estamos en Barcelona porque nos gusta esta ciudad. Siempre digo que hemos hecho compatible el potencial financiero característico de Madrid, con el "seny" (razonamiento) catalán. Además, Barcelona es un sitio idóneo para crear productos y desarrollar empresas, es el mejor enclave de España en este sentido. Todos los trabajadores que estamos aquí lo percibimos así.  Respecto a crear un hotel en Barcelona, tenemos voluntad de hacerlo, pero hoy por hoy el precio de la habitación con respecto al precio del metro cuadrado no hace atractivo el entrar en juego. 
 
 


Hospes cuenta con ocho hoteles en cartera ¿para cuándo y dónde el próximo?
 


Recientemente inauguramos El Palacio de los Patos, en Granada, y pronto abriremos uno en Córdoba.
 
 


El sur les tira mucho...
 


Todo el mediterráneo. El sur gusta al cliente extranjero, sobretodo por la gran fuente de energía que es el sol. 
 
 


Se aventura a decir como ve a Hospes en un plazo de cinco a diez años?
 


Sí, creo que tendremos quince hoteles en España.
 
 


¿Quince?
 


Bueno no, pon veinte.
 
 


Caramba, qué ambición.
 


Y en el extranjero ocho o nueve.
 
 


¿En capitales de Europa?
 


Sí...
 
 


¿París, Londres, Milán...?
 


En este momento estamos auditando posibles ciudades en los que desarrollar negocio, pero nuestro plan de expansión no tiene barreras.
 
 


Ya veo, ya...