Director General de Serveis Funeraris de Barcelona

Eduard Vidal

Servicios funerarios

“El servicio funerario es la aseguradora privada más masiva que existe”

La competencia de Serveis Funeraris es municipal, ya que cada municipio debe establecer cómo se lleva a cabo este servicio.

Jueves, 25 de Octubre de 2007
Los servicios funerarios, por ingrato que pueda sonar, es un negocio importante. Todo el mundo hace uso de ellos alguna vez, ya sea por el fallecimiento de un familiar o por el de una persona cercana. En Barcelona, Serveis Funeraris es una empresa mixta, participada en un 51% por el Ayuntamiento y en un 49% por el Grupo Intur. Desde hace tres años, esta empresa está dirigida por Eduard Vidal.
“Nuestra competencia es municipal y cada municipio debe establecer cómo se hace el servicio”
 
 
“Está demostrado que cuando entra la actividad privada, el servicio de precios es más elástico. Coger mercado es muy difícil y la mayoría de servicios están controlados por aseguradoras”
 
 
“Hemos diseñado servicios muy óptimos, que nunca se habría pensado en hacer”

 
Un negocio como el suyo, ¿cómo se hacen un hueco entre la competencia?
El servicio funerario no es sólo mercado de tanatorios, sino que abarca muchos más como el de incinerado y cementerios. Además, nuestra competencia es municipal y cada municipio debe establecer cómo se hace el servicio. En el año 1996 se liberalizó el sector y entró el régimen de licencias; aunque las ordenanzas locales continúan controlando una actividad tan sensible como esta. En el futuro, este mercado no es real.

Es lógico que la gente contrate un servicio público.
No, porque está demostrado que cuando entra la actividad privada, el servicio de precios es más elástico. Coger mercado es muy difícil y la mayoría de servicios están controlados por aseguradoras. El servicio funerario es un prestador de la aseguradora en el 65% de los casos. Además, se hace la prestación a un cliente que no tiene aseguradora, en un 40%. Así pues, el servicio funerario es la aseguradora privada más masiva que existe.

¿Qué se le pide a la cuenta de explotación de su negocio?
No debemos olvidar que, hace más de diez años, entró un accionista en Serveis Funeraris y, como gestor, lo que primero se debe garantizar es el servicio al ciudadano, máxima cobertura a las necesidades e intentar maximizar el beneficio. En tres años hemos perdido un 8% de la cuota de mercado, así pues la competencia es real. 

Y en estos tres años ha habido cambios.
En tres años hemos cambiado un tercio de la plantilla y sin hacer ruido. Hay gente que quiere trabajar en la actividad, por mucho que cueste creer. Es un lugar duro de trabajar, pero quien tiene la experiencia de hacerlo disfruta de esta actividad. Lo más fácil es el servicio de tanatorio, las azafatas, que vienen del turismo, son las que se ocupan de ello. Hay cola de gente que quiere formarse para hacer, por ejemplo, cura a los difuntos, son personas que viene del mundo de la cosmética.

Entonces ustedes hacen formación y también innovan.
Sí, cada año. Ahora haremos una de, por decirlo de alguna manera, médico no titulado que hace curas al difunto para que la familia le vea bien. Hemos diseñado servicios muy óptimos, que nunca se habría pensado en hacer, como el de gestoría para hacer trámites, o el trabajo personalizado en las ceremonias. 

Hay muchos servicios.
Y el servicio funerario  no acaba con el entierro, así que tenemos unos servicios novedosos, como elaborar pequeños escritos de memoria del difunto. Además de los ya conocidos como el acto de entierro, salas velatorio, gestión o realización de los servicios complementarios y traslado de los difuntos a los nueve cementerios de la ciudad, u otras poblaciones de España y del extranjero.

¿En este mundo usted está de paso?
Ahora mismo estoy afrontando un reto personal, que estamos desarrollando y que aún no se ha terminado. Así que aún hay trabajo por hacer para poder seguir haciendo reformas y ofrecer nuevos servicios. Además, el año pasado pusimos en marcha el mejor tanatorio de Europa y tenemos que seguir trabajando en él y en todos los demás proyectos.