Creador del Pensamiento Lateral

Edward de Bono

 Dos horas con el gurú de la creatividad

 "La creatividad es la manera más sencilla de hacer algo"

Jueves, 14 de Julio de 2005
 Edward de Bono es una reconocida figura mundial y la mayor autoridad en Pensamiento creativo e Innovación. Es el creador del 'Pensamiento lateral' que postula mirar las cosas desde diferentes ángulos y puntos de vista, "cualquier manera de entender el mundo es solo una entre muchas". Esta teoría la hizo práctica y disponible para todos, desde escolares de cinco años de edad hasta los más altos ejecutivos. Ha trabajado con muchas de las mayores corporaciones del mundo como IBM, Du Pont, Prudencial, At&T, British Airways, British Coal, NTT (Japón), Ericsson (Suecia), Total (Francia), Siemens, etc. Sus teorías han producido mejoras significativas en el desarrollo de miles de ejecutivos y empresas. Ha sido invitado como orador en 57 países y profesor en las universidades de Cambridge, Oxford, Harvard y Londres.
" La creatividad y el pensamiento serán las commodities del futuro ”


“ Ser creativo es luchar en contra del cerebro, ya que éste ha sido diseñado para ser 'no creativo ”


“ Hay que auto imponerse desafíos, desarrollar alternativas a partir de una idea primigenia, no quedarnos sólo con esa idea ”


" Hay que ser provocativo, a menudo, de las opciones más ridículas surgen las mejores ideas "
 
 Esta vez hemos tenido la suerte de tenerlo en España, concretamente en el Palacio de Congresos de Cataluña, en Barcelona, con motivo del Forum Mundial de Alta Performance. Edward de Bono hizo acto de presencia en la sala de conferencias a las 15.30 h. Puntual. Se sentó en la silla y habló durante dos horas sin dejar de hacer esquemas y dibujos que se proyectaban en las grandes pantallas del salón, para ilustrar lo que estaba explicando. En ese tiempo expuso su teoría sobre el pensamiento lateral, creativo, de la percepción y los sombreros para pensar, puso ejemplos prácticos y respondió a las preguntas de los ejecutivos y empresarios participantes. 
 
 
De Bono inició su exposición con la relación entre Inteligencia y Pensamiento, en la que la Inteligencia está relacionada con el potencial de cada individuo y el Pensamiento con las habilidades. Para ejemplificarlo, utilizó el símil de un coche y el conductor, en el que el coche es el que tiene los caballos y la potencia y el conductor las habilidades para conducirlo de manera adecuada.  
 
Explicó que hace muchos años, China era la primera potencia mundial. Por lógica, en estos momentos debería seguir siendo así, pero no lo es. Seguros de su situación nunca desarrollaron un sistema de posibilidades, así que llegaron a un callejón sin salida y perdieron su liderazgo. 
 
En Occidente, por ejemplo, existe la creencia que gracias al desarrollo de los ordenadores recopilamos tanta información que al final creeremos que podremos suprimir nuestra necesidad de pensar. Se trata, según de Bono, de una táctica muy peligrosa que limita nuestra capacidad de pensamiento.
 
Según de Bono "la educación actual desperdicia dos tercios de los talentos de los seres humanos" y "la creatividad y el pensamiento serán las commodities del futuro". Actualmente las commodities, o bienes básicos, son la Competencia, la Información y la Tecnología, y hay que utilizarlas a través de un pensamiento creativo para generar en ellas un Valor. Un ejemplo práctico es el de un concurso de cocineros, que tienen en la mesa los mismos ingredientes para elaborar un plato, así que ganará aquel que le dé más valor a su trabajo. 
 
De Bono explica que en el pensamiento hay dos fases. Una es la percepción, cómo miramos el mundo, y la otra es el procesamiento, es decir, qué hacemos después con esa percepción. Por ejemplo, tenemos un coche pintado de un color diferente cada lado, así que si tenemos un accidente y un testigo lo ve desde un ángulo y otro desde el ángulo contrario, verán el coche de diferente color y declararán cosas distintas. 
 
Aprender a pensar es una de las asignaturas pendientes de nuestro sistema y de Bono nos propone métodos que nos permitan enseñar a pensar de manera más eficaz en su teoría de los seis sombreros: uno de cada color según el tipo de pensamiento que queramos transmitir -blanco, negro, rojo, verde, amarillo y azul-. Los sombreros -imaginarios- nos permiten:
 
- representar un papel, para liberarnos de las defensas del ego que son responsables de los errores prácticos del pensar.
- dirigir la atención de manera consciente hacia una forma de pensar.
- crear flexibilidad, posibilidad de cambiar de modo de pensar según el sombrero que te pongas.
- establecer las reglas del juego.
 
Los sombreros permiten a las personas desatar sus emociones, así que es muy útil utilizarlos en las reuniones de trabajo y ver todos los pros y contras de una decisión importante. Los sombreros involucran a todos los participantes en una especie de rol mental. El método parte de la base del tipo de pensamiento que representa cada sombrero: 
 
Blanco: objetividad
Negro: crítica, lógica negativa
Rojo: sentimientos, presentimientos e impresiones
Amarillo: optimismo, lógica positiva
Verde: oportunidad para expresar nuevos conceptos, ideas y posibilidades
Azul: control y gestión del proceso del pensamiento
 
De Bono definió la creatividad como "la manera más sencilla de hacer algo" y propuso un ejercicio entre los asistentes para que reflexionaran durante unos minutos sobre para qué servía. Una vez finalizado, de Bono explicó que la creatividad sirve para todo: inventar, diseñar nuevos productos, crear oportunidades, reaccionar ante los cambios, mejorar, etc. Se trata de luchar en contra del cerebro, ya que éste "ha sido diseñado para ser 'no creativo', permite que entre información y se organiza según unos patrones rutinarios". Otro obstáculo con el que se encuentra el pensamiento creativo, y todo el progreso de la humanidad, es el lenguaje humano, que nos obliga a ver el mundo de manera antigua. 
 
Respecto al pensamiento lateral, uno de los puntos más importantes son los desafíos, que consisten en desarrollar alternativas a partir de una idea primigenia, no quedarnos sólo con esa idea. Uno de los ejercicios prácticos que propuso de Bono para ilustrar esta teoría fue el de intentar dividir un cuadro en cuatro partes iguales. De entrada lo dividiremos con líneas rectas y diagonales, pero si extraemos el concepto veremos que dividiendo el cuadro en dos partes iguales, cada una de ellas se puede dividir en dos iguales con diferentes formas geométricas y conseguir miles de combinaciones con las cuatro partes iguales. Se trata de que a partir de la extracción del concepto encontremos muchas maneras de llevar a cabo algo. 
 
Por último, de Bono utilizó el término de la provocación, en el sentido de introducir cualquier elemento que nos parezca ridículo, como unas ruedas cuadradas, un avión aterrizando al revés, etc., e intentar llevarlo a cabo, ya que, a veces, de las opciones más ridículas surgen las mejores ideas.