Fundador de Virtual Two

Joan Ricart

Ganar otro punto de venta

“Internet es otro punto de venta a tener en cuenta”

Joan Ricart admite que materializar algunas ideas es ciertamente complicado, pero es que la suya la tenía muy clara. Sabía lo que quería. Y al final ha encontrado a quien le ha sabido proporcionar una respuesta.

Martes, 06 de Octubre de 2009
Estamos en una sociedad tan acelerada que hay que sacar el máximo provecho de las nuevas tecnologías para rentabilizar al máximo el tiempo. Eso es lo que quizá han debido pensar los de Virtual Two una empresa que ha presentado este año a los comercios y tiendas de ropa el primer probador virtual, mediante el cual se ofrece a los clientes la posibilidad de poder probarse sus artículos y prendas con tan solo tocar una pantalla táctil, y a través de la creación de un personaje virtual.
“Nuestra idea es montar un centro comercial a través de la red donde tengas a tu personaje digital, y puedas maquillarte, cambiarte, y comprar ropa. Pero que a la vez sea compatible con las tiendas tradicionales de ropa”

“Haya crisis o no, creo que uno debe rodearse de buenos profesionales. No garantizan necesariamente el éxito pero sin duda es el mejor camino para conseguirlo” 

“El éxito es muy difícil si no hay una buena base detrás en la que te puedas apoyar. Pero no sólo necesitas esta ayuda. También tiene que haber mucha ilusión y mucho sacrificio, y aún así, no es sinónimo de conseguirlo”
Es un concepto ciertamente innovador, que combina creatividad e I+D.
Y lo mejor es que no tiene fronteras, no tiene límites. Lo que estamos haciendo con esto es ganar otro punto de venta, que es Internet. Nuestra idea es montar un centro comercial a través de la red donde estén representadas las marcas más destacadas, donde tengas a tu personaje digital, y puedas maquillarte, cambiarte, y puedas comprar ropa. Pero que a la vez sea compatible con las tiendas tradicionales de ropa, de modo que al igual que en los establecimientos comerciales hay un cartelito que pone “aquí se puede pagar con la Visa, pues que también ponga “Aquí tenemos Virtual Two”. Es por aquí, por donde queremos ir.

Así, ¿esto es como un probador pero virtual?
Sí pero hay que quedar muy claro que no pretende ser un sustituto del probador de toda la vida. Pero eso sí, dará mucha agilidad a la persona a la que le da pereza probarse la ropa.

¿Y hasta ahora no ha habido proyectos paralelos?
Bien, sé que ha habido proyectos en paralelo. Hay una empresa canadiense, por ejemplo, que a través de maniquíes uno también puede probarse la ropa que le pueden interesar. O ahora por sorpresa, H&M ha sacado una página web, mediante la cual a través de modelos o maniquíes se puede también probar la ropa.

Pero no es lo mismo.
¡Claro! lo bueno es probártelo contigo mismo, conociendo tus peculiaridades físicas y sabiendo que es lo que te puede sentar bien y qué es lo que no tanto. ¿De qué te sirve probártelo como si fueras Claudia Schiffer o Brad Pitt? Es decir, hay que ser un poco realistas, creando un tipo de aplicación que sea próximo para el usuario, así que lo mejor es crear un personaje virtual de uno mismo.

¿Y cree que la gente se acostumbrará a trabajar con alguien que es virtual?
Sinceramente, creo que este negocio está pensado para exportar franquicias y creo que con un poco de tiempo, revolucionará el mundo de la venta. Tenemos que ser conscientes de que las nuevas tecnologías lo han cambiado todo, y esto será sólo el principio, porque todos los sectores están llenos de posibilidades y se pueden hacer grandes cosas. Aquí el problema está en integrarlo todo, hacer un único producto que es la unión de muchas otras partes. 

Será cuestión de contactar con programadores.
Si, admito que materializar algunas ideas es ciertamente complicado, pero es que la mía la tenía muy clara. Sabía lo que quería. Y al final he encontrado a quien me ha sabido proporcionar una respuesta a estas necesidades, que entendiera el concepto que tenía del proyecto. Creo que el secreto de la búsqueda está clara: encontrar a los cracks de la informática para que vayan absorbiendo el proyecto que tienes en mente. 

Le habrán salido ya algunas novias.
Bien, admito que ha habido ya interés, porque ya hay una empresa de Madrid que está muy bien posicionada en el mercado y que quiere hacer la distribución en España de este producto. También nos han llamado de algunos medios de comunicación porque es un tema muy atractivo, que ha impactado mucho a la gente. Y es ahora cuando estamos elaborando un plan de negocio para ver hacia dónde reconducimos el producto.

Lo que significa que buscan inversores.
Exacto. Es un producto que necesita de una fuerte inversión para poder ser una realidad. Aunque he de admitir que ya tenemos alguno de potente…

Y eso que tampoco hace tanto tiempo que se dedica a eso.
Hace unos dos años que estoy metido en este proyecto. En realidad, yo soy fabricante de muebles, como lo es casi todo el mundo en La Garriga, de donde provengo. Desde hace ya algún tiempo que fabrico muebles para tiendas de ropa, y de allí surgió la idea precisamente. Vi que faltaba algo, así que pensando en las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, se me ocurrió este proyecto.

¿Y detrás de estos probadores digitales no habrá dejado de lado su empresa de muebles?
Mire, ahora que hay tanta crisis, nosotros curiosamente tenemos muchísimo trabajo, por lo que no la notamos, por suerte. Y es por eso, gracias a los muebles, que he podido crear este software.

Que si está ya desarrollado, sólo tiene que comprar las pantallas.

Si, aunque no es tan sencillo, especialmente si hay encargos importantes, en los que tienes que ofrecer algo más que un programa y una pantalla. Tiene que haber unas necesidades que puedan medirse, una adecuación de lo que se puede hacer, y unos recursos, claro. Y para esto tienes que tener potencial.

Es decir, no sólo dinero.
Pues sí. De un modo u otro, haya crisis o no, creo que uno debe rodearse de buenos profesionales. No garantiza necesariamente el éxito pero sin duda son el mejor camino para conseguirlo. 

Y este camino que ha emprendido, ¿hasta ahora ha sido escuchado?

Bien, presidentes de compañías de la altura de Rosa Clará, Mango, Stradivarius o los del Grupo Inditex, que son distribuidores, todos han muy sorprendidos por el tema. Son gente muy innovadora, acostumbrados a cambios constantes y a buscar permanentemente la novedad, que además tienen tiendas por todo el mundo. Me han llegado a decir que en el emirato de Dubai, donde no hay probadores en las tiendas, sería un sitio ideal, en el que Virtual Two tendría buena salida.

Le veo en pocos años dejando sus muebles y dedicándose sólo a los probadores virtuales.

Bien, he de confesarle que soy muy inquieto y siempre tengo ideas rodándome por la cabeza. Si he de serle sincero, a este producto le veo un campo tan amplio que habrá muchas oportunidades para crecer y expandirse. Piense que estamos hablando del sector de la moda y que teniendo clara la base de la que se parte, tiene que haber muchas posibilidades de desarrollo, como en toda clase de complementos, por ejemplo. 

La moda está de moda, sí.
Invertimos mucho en nuestro físico y en la apariencia exterior, así que hay muchas oportunidades de negocio que ni yo mismo puedo llegar ahora a intuir. Habrá que ir acercándose poco a poco, para ir abriendo mercado e ir desarrollando un potencial que creemos que es muy bueno. Pero el camino ya lo hemos empezado.

Un camino que sólo los emprendedores se atreven a recorrer.

Si, admito que es muy difícil si no hay una buena base detrás en la que puedas apoyar. Pero no sólo necesitas esta ayuda. También tiene que haber mucho sacrificio, y tener ilusión no es sinónimo de conseguir el éxito. Hay una conjunción de determinados factores, pero el mejor modo de llegar a él pasa necesariamente por el entusiasmo y la capacidad de trabajo.