Director de Marketing, Comunicación y Desarrollo de Altran en España

Ferran Amago

Orientar para competir

“Podemos llegar a ser muy competitivos en innovación”

Ferran Amago cree que la mano de obra en España aún es competitiva, pero que no sólo se debe ser productivo en mano de obra extensiva, sino que hay que incorporar algo más para poder exportar a nivel global.

Martes, 20 de Octubre de 2009
En tiempos de incertidumbre económica como los que estamos atravesando, tiene que haber empresas que representen una guía para encontrar la mejor estrategia de supervivencia. Altran es una de ellas. Creada en Francia en 1982, es una multinacional que ofrece soluciones globales de negocio, estrategia, desarrollo y aplicaciones tecnológicas a medida. Presente en más de 40 países, tiene un equipo de más de 18.500 consultores que cubren todos los campos. En España cuenta con más de 20 años de implantación y 2.000 consultores. En el pasado año facturaron 1.650 millones de euros, lo que supuso un 3’68% de crecimiento respecto al año anterior.
“De acuerdo, si no vendes, no sobrevives, pero también es cierto que si no te ayudas a posicionarte con unas relaciones publicitarias o con un mensaje común, tampoco llegará la venta”

“Es en la crisis cuando realmente tienes medir mucho tu mensaje para que llegue a las personas que ya te estaban comprando y que son diferenciadoras, una estrategia que no se aplicaba hace unos años”

“De cualquier problema, tiene que salir una solución. Y siempre que hay una entrada también debe existir una salida. La realidad que tenemos ahora es una crisis, y la salida, sea cual sea, siempre tendrá que ser positiva”
Con clientes tan diversos, pueden elaborar estrategias personalizadas.
Sí, es cierto. Nosotros siempre decimos que somos multisectoriales, porque estamos en casi todos los sectores empresariales, y también tenemos muchas especialidades concretas que vienen de la realidad de la cultura de las empresas que incorporamos hace tiempo. Y esta especialización nos aporta una diferenciación respeto nuestra competencia.

Una diferenciación que se habrá notado especialmente en el mundo del marketing estos últimos años.
 
El marketing digamos que en términos generales, ayuda a difundir un mensaje que quiere la corporación. Pero en esta crisis que estamos sufriendo, mucha gente dice que se haga menos marketing y más ventas. Estamos de acuerdo, pero en parte, porque si bien es verdad que si no vendes, no sobrevives, también lo es que si no te ayudas a posicionarte con unas relaciones publicitarias o con un mensaje común, tampoco llegará la venta.

Y esto se habrá notado especialmente ahora.
A estas alturas, el marketing que se estaba haciendo en España estaba basado, como toda la economía, en temas inmobiliarios. Los que estamos dentro de la consultaría y sobre todo vendemos servicios, vemos que era un marketing sin diferencias respeto al marketing de producto.

¿A qué se refiere?
Pues que es en la crisis cuando realmente tienes que medir mucho tu mensaje para que llegue a las personas que ya te estaban comprando y que son diferenciadoras, una estrategia que no se aplicaba hace unos años. Y aunque el mercado dice que el sector está bajando de un 3 a un 5% nosotros pensamos que no estamos perdiendo competitividad, sino todo lo contrario. Estamos facturando como el año pasado, así que en épocas de crisis como esta no todo es malo. Además, en épocas flojas, el mercado necesita de empresas como nosotros que puedan orientar para elaborar la mejor estrategia para competir. Y lo hemos notado: empresas que antes no se habían acercado al mundo de la consultoría, ahora sí lo han hecho.

De acuerdo, las crisis pueden ayudar, pero hasta cierto punto. Las empresas de automoción  no creo que lo estén celebrando.
Bien, ni ellos, ni nadie. Lo que quiero decir es que aunque somos conscientes de que les ha afectado directamente esta situación, en especial a lo que se refiere en las unidades de venta, a nivel interno estarán analizando la coyuntura para ver cómo tienen que cambiar. Y esto es bueno.

Sí, no se puede negar que la crisis no deja de ser un revulsivo.
Los cambios que se suceden en estas empresas pasan porque son corporaciones de nivel internacional, en la que deben buscar centros de innovación e investigación a nivel global. Nuestras compañías españolas no tenían eso, dependían mucho de una fabricación local, pero al final nos hemos dado cuenta de que se debe transformar el proceso para conseguir una mayor rentabilidad. Y esto pasa por tener a los mejores ingenieros. 

Pero todos sabemos que hay aspectos en los que no podemos competir con según qué países. Con la mano de obra, por ejemplo.
Algún día sí que lo haremos. La mano de obra en España aún es competitiva, quizá menos que en otros países del Este, pero aún lo somos. Pero no sólo tenemos que ser productivos en mano de obra extensiva y sobre todo en lo que se refiere al montaje, sino que tenemos que incorporar algo más para poder exportar a nivel global.

¿Algo más cualificado?
Sí, si el sector automoción sólo es fabricación y las ayudas que se reciben son para no parar cadenas de montaje, creo que deberíamos hacernos una reflexión que pasa obviamente para desarrollar la innovación, la capacidad de hacer proyectos punteros a nivel de Europa.

¿Algún otro sector importante que tengamos que mencionar?
El sector aeroespacial, por ejemplo. Es uno de los que tiene un mayor grado de exigencia, y por ello, es un campo en el cual se necesita no sólo mucha cualificación técnica sino también mucha tenacidad. 

Usted combina su trabajo con el Decanato del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Telecomunicación de Cataluña.
Bien, debo admitir que tengo muchos colaboradores que me ayudan en el día a día. Hace 60 años había una asociación a nivel estatal que fue la madre del colectivo oficial de ingenieros de telecomunicación. A partir de aquí diferentes territorios con una vida asociativa muy grande, como Las Canarias, Andalucía, Valencia, o Catalunya, constituyeron sus propias identidades.

Que es necesario que existan.
Por supuesto. La acción de una determinada corporación local debe hacerse desde la proximidad, prestando servicios, actividad, saliendo en los medios, dando un mensaje que sea muy claro. Si no, al final, no existes y un colectivo de unas 10.000 personas sólo en Catalunya que no tenga visibilidad no puede ser. Al respecto, siempre he pensado que debemos tener una sede social que haga el trabajo, y que el resto, como la junta o yo mismo, aportemos valor, planificaciones y acciones.

El departamento de bolsa de trabajo no sé si tendrá mucho trabajo. Creo que no hay muchos ingenieros de telecomunicaciones en el paro.
Sí, pero esto no debe relajarnos. Siempre hemos tenido un paro no estructurado que ha llegado en alguna ocasión al 2%. Tenemos una bolsa de trabajo en la que cada viernes enviamos ofertas a la gente, porque el colectivo se dirige a la mejora continua de cualquier profesional.  
 
Ustedes sí que sabrán salir de la crisis.
La universidad nos ha enseñado a estructurar muy bien los estudios pero también la vida cotidiana. Y lo que hemos asimilado completamente es que de un problema, hay que obtener una solución. Y siempre que hay una entrada también debe existir una salida. La realidad que tenemos ahora es una crisis, y la salida, sea cual sea, siempre tendrá que ser positiva.