Desayunos Feedback Today

“La gestión de las personas: compromiso, motivación...”

Martes, 03 de Noviembre de 2009
La séptima edición de los Desayunos Feedback Today se ha celebrado la mañana del 22 de octubre en el Hotel Rey Juan Carlos I de Barcelona y se ha centrado en analizar la gestión de las personas en las empresas. El desayuno-coloquio ha contado con la presencia de expertos y personalidades del sector.

“Lo que vale ahora es el talento para gestionar en tiempos de crisis”

“Lo más importante es lograr que los equipos estén implicados en la empresa”

“Gestionar personas es difícil. Supone interacción”

“El líder debe comunicar, ser transparente, transmitir visión”

Asistentes: Roberto Torregrosa, Director del Hotel Rey Juan Carlos I; Juan José Planes, Director General de Grupo Konsac; Mario Velando, Socio BPM Iberia, Business Process Management; Hubert Wiese, Consejero Delegado de Montblanc España; Noury Saci, Director de Sandler Training; Patricia Mir, Directora de Personas y Valores de Grupo Intercom; David Sanglas, Director Regional a Barcelona ADECCO; Lucilia Queirós, Director Regional de Portugal de ADECCO; Carlos Delgado Planás, Presidente y Consejero Delegado de Compensa Capital Humano; Rosa Mª Delgado Vila, Directora del Departamento de Control de Gestión de Assistència Sanitària Col·legial; Paco Gay Puyal, Consultor en Dirección de Personas en la Organización, Conciliación y Coaching del IESE; José L. Pérez Burgué, Director de KIVEN; Francesc Saldaña, Socio Director de Optimiza; Ingrid Vives, Directora de regalos de empresa de Montblanc.

La motivación y el talento
Para Carlos Delgado Planás, la motivación tradicionalmente se ha asociado a la retribución, pero todo es to es un poco más complejo. “Hemos de buscar otras fórmulas más imaginativas” para fidelizar el talento. “Mi visión de la motivación supone mimar y seleccionar a los mejores.” Añadió que a partir del último cuatrimestre de 2008 se paralizó la actividad en la empresas y que “lo que vale ahora es el talento para gestionar en tiempos de crisis”.

Juan José Planas reflexionó en torno al concepto de talento. “La voluntad de poner el talento al servicio en una empresa es diferencial.” Los líderes han hecho poco para poner ese talento sobre la mesa. Explicó que las organizaciones lo que hacen es recompensar el resultado. mientras que una concepción del talento como servicio incide en cuestiones mucho más profundas como los valores que han de mover a una organización. “Para salir de la crisis hay que ponerse al servicio del talento”, concluyó.

Rosa Mª Delgado Vila añadió que la motivación tiene que ver con la “cobertura de las necesidades”. La cuestión es “cómo implicar a la gente en la resolución de esas necesidades”. “Lo más importante es lograr que los equipos estén implicados en la empresa y ésta debe proporcionar información necesaria para hacerlo. A los trabajadores se les debe tratar como profesionales.” Esto lleva, sentenció, a un cambio más profundo: “tenemos que reflexionar cómo mejorar las organizaciones e introducir cambios”.

Roberto Torregrosa explicó que tanto a nivel personal como por el cargo que ocupa en una empresa se servicios de alto nivel “creo mucho en los RRHH, damos servicio a personas”. Y explicó su visión ya que, dijo, “no creo en la motivación, sino en la estimulación que tiene que venir de fuera”. Al mismo tiempo, “tenemos que recuperar los valores, el famoso back to the basis, falta cultura porque si la dirección no cree en el proyecto es difícil llevarlo a cabo. La comunicación es fundamental”. Tanto la dirección como toda la organización, hasta la base, han de compartir, creerse, el proyecto.

En este punto el intercambio de opiniones se hizo más vivo: Patricia Mir argumentó que “le sorprende” que se haya de motivar, ya que la persona “debe venir motivada, con ilusión”. Para Hubert Wise “el talento es buen trabajo” y fue contundente al afirmar que “es bueno que el jefe de departamento sea mejor que le director general. Es importante codearse con los mejores porque así nunca te acomodas” ocupes el lugar que ocupes en la organización. Torregrosa intuye que actualmente “hay menos miedo a contratar colaboradores que saben más que tu. Se ha de incorporar conocimiento que puede hacer reflexiones frescas”, con más perspectiva. Noury Saci aseguró que “el talento es lo que más valoran las empresas”, un talento fomentado por las instituciones y por el propio individuo: “creo mucho en la responsabilidad social, creo en una persona que crece”. 

Falta de líderes
Ante muchas de las deficiencias detectadas tanto en empresas industriales, como especialmente en las de servicios, la causa hay que buscarla en lo esencial: “Hemos llegado hasta aquí porque nos hemos olvidado de las personas” afirmó Paco Gay. Y ha seguido diciendo que se debe a que la persona se cansa de ser tratada como una máquina y lo que quiere es que pensemos en ella como persona. “El compromiso es entre dos”, el trabajador y el jefe. “Al igual que sucede en política, las empresas no tienen líderes, porque nos hemos dedicado a crear resultadistas y mi gran preocupación es que no aprendemos nada de esta situación”. “Los culpables somos todos a título individual, de las organizaciones y la sociedad en general, así que se debe hacer una reflexión serena”  para romper este círculo vicioso.

Juan José Planas explicó que “gestionar personas es difícil. Supone una interacción”. “La relación jefe-trabajador se hace en el día a día. La gente ahora está más preparada, es más inteligente y se compromete con proyectos en los que se pueden identificar y pueden crecer”.  Se trasciende la mera relación de ordeno y mando y se pide involucración, responsabilidad. La experiencia de Paco Gay muestra que “más de un 60% de los trabajadores esperan conocer qué es lo que se espera de ellos en una empresa, así que ¿dónde están los líderes?, se preguntó.

En un interesante contrapunto Rosa Mª Delgado Vila afirmó la importancia de la “autogestión de las personas”. Ya que incluso estando en “un alto cargo en el que dispongo de mucha información, debo asesorarme; hay que asumir que es muy difícil ser siempre la persona más informada del departamento”.

Ingrid Vives destacó “cada persona debe ser líder en su área y si sólo hay una, la organización difícilmente funcionará”. Y añadió que “no se debe limitar la creatividad de las personas ya que es importante para ser competitivo”.

Formación y Productividad
Sobre los aspectos de formación y productividad, Francesc Saldaña expuso que la gestión que hacemos con las personas ha cambiado con la crisis. Aseguró que “faltan indicadores para saber si una empresa lo hace bien y también para valorar el trabajo los directivos”. A lo que Mario Velando contestó afirmando que “el mejor indicador son los parámetros económicos”. Pero no los únicos. Noury Saci defendió el desarrollo de habilidades, conductas y actitudes. “Debemos identificar donde están nuestras obligaciones, poner al empleado en su centro, reenfocarnos hacia las personas y así desarrollar nuestra actividad”. Rosa Mª Delgado defendió que “la sociedad hace falta para educar”, la familia, la escuela, los medios de comunicación, no todo depende de las empresas.

Mario Velando dio algunas cifras de varios estudios que demuestran que “entre el 30%-40% de la actividad de las empresas cada día no sirve para nada”. “La única salida para que se mantengan las empresas es tener procesos muy estrictos y desarrollarlos al máximo para que cumplan sus objetivos.”

Hubert Wise defendió la importancia de la formación ya que “ésta es igual a inversión”. “Trabajamos con seres humanos, con personas y por eso se deben mantener las formas; lo que motiva a un jefe es la gente.”

Compromiso y Responsabilidad
“En mi empresa el 80% del trabajo temporal se ha reducido en un año a la mitad y esto nos ha obligado a reducir la plantilla”, ha explicado David Sanglas. Por este motivo es fundamental que la gente sepa que ya hemos tocado fondo, es difícil hablar de compromiso cuando hay miedo” y falta información. “El líder debe comunicar, ser transparente, transmitir visión”, concluyó.

Hubert Wiese defendió que hay que “ perder el miedo en contratar a gente, a personas mejores que tu porque así creces” y “se debe hablar con el personal, comunicar para que ayuden a encontrar soluciones.”

Paco Gay describió a cada persona como “un sistema adaptable, que es libre”. “Ahora hay más información y por eso se es más libre. Ahora tiene más poder el talento que el capital.” El compromiso radica en la confianza y es un elemento clave. “Tienes que hacer es diferente a espero de ti” y para ello ha propuesto un decálogo de diez medidas que aportan soluciones coherentes.

Conciliación laboral y personal
Rosa Mª Delgado Vila ha querido destacar “la conciliación laboral y personal que es cada vez más importante y sobre todo para las mujeres que hoy por hoy ya están ocupando cargos de responsabilidad”. Ha seguido diciendo que “las mujeres tienen la conciliación más interiorizada y los directivos deben optimizar el trabajo”. ???

Francesc Saldaña ha señalado que “por primera vez, en Estados Unidos hay más mujeres que hombres trabajando, así que se está produciendo un cambio social” que allí se está anticipando y para el que nosotros debemos prepararnos y mentalizarnos que “la conciliación no es sólo un tema de mujeres”. Un buena propuesta es que “tenemos que intentar que la gente sea feliz porque así se podrá hacer esa microgestión de las personas sea cual sea su posición en la organización, esto es lo que hace falta hoy”. Con personas felices es como se puede sacar adelante una organización, aunque ésta se encuentre con dificultades.

Ingrid Vives sentenció que “la conciliación es imprescindible” y que “las mujeres tenemos que creernos que somos capaces de asumir esa responsabilidad”. A lo que Roberto Torregrosa añadió que “con la complicidad de la pareja”.