Presidente de Bodegas Torres

Miguel A. Torres

“La clave es estar cerca del cliente”

Martes, 12 de Abril de 2011

En estos tiempos tan cambiantes, tan mutables que nos han tocado vivir, en los que lo “nuevo”, por el simple hecho de ser “nuevo” parece que sea siempre mejor que lo “viejo”, resulta gratificante que haya empresas que adopten la divisa de la tradición, la perseverancia y el “largo plazo”. Los viñedos constituyen, por definición, una aventura empresarial marcada por la paciencia y la tenacidad, así que hoy tenemos el placer de contar con uno de los representantes más notables de una de las mayores bodegas de nuestro país.

“Las marcas consolidadas resisten mejor la crisis, puesto que en momentos difíciles, el consumidor prefiere refugiarse en productos que ya conoce y dejar para tiempos mejores el experimentar con otros nuevos”
 
“Nuestro secreto está en cuidar la calidad al máximo en todos los aspectos de la elaboración desde el viñedo hasta el embotellado, tratando al vino como lo que es, una obra de arte que conmueve nuestros sentidos”
 
“Puede parecer obvio pero es muy importante para una empresa el hecho de tener una misión y una visión muy clara como tal, que pueda además compartir con sus trabajadores”

Han pasado algo más de seis años desde que Feedback Today le entrevistó por primera vez. Por aquel entonces no había crisis. ¿Cómo la afrontan?
Creo que las marcas centenarias y consolidadas como la nuestra resisten mejor la crisis, puesto que en momentos difíciles, el consumidor prefiere refugiarse en productos que ya conoce y dejar para tiempos mejores el experimentar con otros nuevos. Nuestra empresa, por ejemplo, ha cerrado el 2010 con una facturación de 205 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 9% respecto al año anterior, muy por encima de las previsiones del año que se situaban inicialmente en un aumento del 5%.

Unas cifras espectaculares
Si, pero nuestra compañía reinvierte el 95% de los beneficios, lo que nos permite asegurar el crecimiento y viabilidad de la empresa a largo plazo.

Buena estrategia para el futuro. Pero vayamos al pasado. ¿qué valores considera más destacables en esta empresa familiar desde que fue fundada, en 1870?
Una de las claves que ha permitido a Torres mantener la continuidad de la actividad de la compañía, no olvidemos que son 140 años en una misma familia. Y todo ello ha sido fruto del empeño en mantener su centenaria tradición como empresa familiar, elaborando vinos de alta calidad con proyección internacional, autofinanciada e independiente.

Tener unos objetivos claro, vaya, es lo básico
Puede parecer como muy obvio pero para nosotros es muy importante el hecho de tener una misión y una visión muy clara como empresa, que además compartimos con nuestros trabajadores. Torres tiene una cultura de fuertes valores que salen de nuestra gente, y asimismo el respeto por el medio ambiente, y la lucha para paliar los efectos del cambio climático es uno de nuestros objetivos.  

Ahora que lo menciona, Bodegas Torres siempre ha mostrado un firme compromiso con este tema
Pues si. Siempre hemos trabajado con una viticultura respetuosa con el medio ambiente pero desde hace unos años, algunos viticultores empezamos a observar cambios en el proceso de maduración de la uva, con un desfase entre la madurez en el contenido de azúcares y la madurez de los aromas. Este desfase obliga a decidir si elegimos la uva en un momento de grado alcohólico adecuado pero en el que los vinos son menos intensos aromáticamente; o bien esperamos a tener una expresión aromática más intensa pero con un grado alcohólico más elevado.

Una decisión delicada
La máxima en nuestra empresa siempre ha sido “cuando más cuidamos la tierra mejor vino conseguimos”. Todos podemos y debemos hacer algo: pequeños gestos cotidianos que ayuden a preservar el medio ambiente. Sólo así, con pequeñas acciones respetuosas con el entorno a nivel individual, seremos capaces de provocar una concienciación ecológica a gran escala.

Y también y desde hace años, apuestan por invertir en I+D+i, ¿qué proyecto destacaría?
Invertimos en I+D+i para mejorar la calidad del vino y del entorno. El pasado año, por ejemplo, nuestra inversión fue de 2 millones de euros, y uno los proyectos más importantes para este es ampliar de una forma sustancial el aprovechamiento de la reserva de aguas pluviales dentro de una estrategia de reducción del consumo de agua, siguiendo la filosofía ecológica de la empresa, definida en el proyecto Torres & Earth.

Un proyecto sin duda ambicioso
Y a largo plazo, como no podía ser de otro modo. El objetivo de la empresa para el 2020 es reducir las emisiones de CO2 un 30% con respecto del 2008. En el último ejercicio, las emisiones por botella ya han descendido un 4%.

Una buena política que ha tenido su reconocimiento. Recientemente ha sido galardonado con el premio Lifetime Achievement 2011 por su compromiso con el medio ambiente
Sí, ha sido un galardón otorgado por la revista “The Drinks Business”. Los premios recibidos no sólo nos llenan de orgullo sino que son una herramienta importante para nuestro equipo humano a la hora de vender todos nuestros vinos. Y un reconocimiento a la labor de toda la gente, claro.

Salgamos fuera. A nivel internacional (California, Chile, ahora China), ¿qué peculiaridades presenta cada zona y cómo son de distintos unos vinos de otros?
Bueno, nosotros elaboramos vinos en España, pero también en Chile y California, y siempre lo hacemos bajo la misma filosofía de calidad, encontrar el mejor terruño para las mejores uvas, respetando el carácter local, la “tipicidad” del vino, invirtiendo en tecnología y cuidando nuestros productos hasta su distribución.

Podríamos decir, pues, que una de las claves del éxito de Bodegas Torres es una clara vocación exportadora. ¿Cuáles han sido las claves de su exitosa presencia en 140 países del mundo?
Estar cerca del cliente final, invertir mucho para llegar a ganar un mercado y tener un equipo humano formidable, unas 1300 personas en todo el mundo.

¿Siente especial orgullo, o identificación, con alguno de sus productos?
Detrás de cada uno de nuestros vinos, hay una intensa labor de investigación y reflexión, por lo que nos sentimos orgullosos de todos ellos.

Vamos, algún favorito tendrá
Bueno, debo confesar que siento especial predilección por el Mas La Plana, que desde sus inicios ha cosechado grandes premios a nivel mundial.

Y a nivel general, ¿cómo cree que ha evolucionado el mundo del vino en los últimos años?
Nuestro secreto está en cuidar la calidad al máximo en todos los aspectos de la elaboración desde el viñedo hasta el embotellado, tratando al vino como lo que es, una obra de arte que conmueve nuestros sentidos. Sólo con estos parámetros uno puede darse cuenta de que con el tiempo, la evolución ha sido extraordinaria. Hay mayor diversidad y mejor vino en todo el mundo.

Antes ha comentado el tema medioambiental, pero no debemos olvidar una fundación, la Miguel Torres. Háblenos de ella.
Está dirigida por mi esposa, Waltraud, y colabora en proyectos destinados a mejorar el bienestar de las personas, la preservación del entorno natural, el progreso de la sociedad y la protección a la infancia mediante la construcción de escuelas y casas de acogida para niños huérfanos.

¿Algún proyecto reciente?
Pues la reconstrucción de una escuela en China, en la provincia de Sichuan, una de las zonas que quedaron terriblemente afectadas por un terremoto que tuvo lugar hace unos dos años. La escuela tiene ahora mismo 51 niños, si bien es verdad que para el año que viene unificaran dos distritos escolares dando cabida a casi 150 niños de entre 5 y 8 años