El Storytelling (y el) vino para quedarse
"El Storytelling (y el) vino para quedarse"
Por Storytelling&Co.
En el artículo anterior contábamos que los ejemplos de storytelling empresarial ayudaban a popularizar la metodología. Ya lo decía Picasso: “los grandes artistas copian, los genios roban”. Pero bueno, aquí no se trata de robar las ideas de nadie, sino de re-imaginarlas para mejorarlas.
 
Pues bien, en eso de los ejemplos, uno se encuentra con algunos sectores más proclives al uso del storytelling corporativo. Reúnen cuatro condiciones. La primera es que lo que producen depende de las modas y de las tendencias: los clientes son sensibles a las recomendaciones de los amigos, los familiares o la gente de la calle.
 
La segunda es que venden directamente a clientes finales (a consumidores) y no a intermediarios: no venden a la industria, sino al mercado final. La tercera es que utilizan algún proceso productivo diferente, que les hace distinguirse: son productos artesanales, tradicionales, eco-biológicos, o tienen una receta ancestral de toda la vida… Son genuinos, vaya. Y la última es que construyen su marca para que sea capaz de sintetizar todo lo anterior: el cuidado por el consumidor final, la distinción productiva y el deseo de ponerse de moda.
 
Productos con estas características los hay en abundancia. Pero proponemos, de entrada, dos. Uno es el aceite de oliva. El otro es el vino. Y ahí es donde mostramos ejemplos. En el caso del aceite, hay muchas empresas pequeñas (véase Ralda+Friends, de los que ya se habló en FeedbackToday), fundamentan su producto en una gran calidad, un proceso artesanal y las historias de personas de carne y hueso (la “Yaya Pili”, por ejemplo, que es la abuela de la familia), que protagonizan ese proyecto y le dan verosimilitud.
 
En el segundo caso también hay variedad. Esta temporada, la D.O.P. de vinos de Rueda ha decidido que cada etiqueta de sus vinos genéricos contenga un mensaje se storytelling, vivaz y vital, bajo el lema “Vive tu Rueda”. El vino genérico es un vino sin marca comercial que representa la gama de la D.O.P. en nombre del Consejo Regulador en eventos institucionales. Mensajes como “Hoy nos vamos de tapas” o “¿Y si lo compartimos?”, o “Mi momento único”, presiden esas etiquetas y sugieren experiencias únicas al consumidor.
 
Otro ejemplo de vinos lo pone la catalana Raimat, con su Ruta Ànima, una interesante experiencia de promoción de sus vinos Ànima a partir de una lista de restaurantes en Catalunya y Madrid, y de unos menús cerrados (comida+vino) a un precio conveniente. Además, cuando uno acude acompañado a esas cenas, le dan una carta en la que en vez de platos, encuentra motivos de conversación, temas e historias para que las emociones sean verídicas para el consumidor. Momentos memorables, reforzados por una campaña de redes sociales.
 
Así pues, el storytelling vino para quedarse. O el vino se quedó con el storytelling.
 
Colorín, colorado…
 
Referencias
 
- Ralda+Friends en Feedback Today: http://bit.ly/1PydH3p
- DOP Rueda: vinos genéricos con storytelling: http://bit.ly/1PlsZtB
- Raimat, Ruta Ànima: http://raimat.es/rutamadrid/