¿Qué es Europa, en realidad?
"¿Qué es Europa, en realidad?"
Por Eduard Berraondo
Si los padres fundadores de la Unión Europea, allá por 1957, vieran lo que está ocurriendo casi 60 años más tarde, por culpa de la obstinación de Grecia, probablemente no darian crédito. Los Churchill, Adenauer o Schuman sabían que había que el Viejo continente, azotado por dos conflictos mundiales en medio siglo, debía hacer algo.Y durante estas décadas, se ha ido forjando un criterio unánime, primero en torno a la consolidación de la paz, y más tarde, en el concepto de mercado económico único, y el requisito de la moneda, el euro, como aval.

El hecho de que en su momento, Reino Unido, la propia Suiza, Suecia, Dinamarca o Polonia decidieran no abrazar la moneda única, ejemplo seguido luego por recien llegados como Hungria o Rumanía, pone en cuestión la rentabilidad de abrazar una moneda que, por su fortaleza, ha hecho que Estados Unidos o China se plantearan el tema con sus reticencias.
 
Grecia ha jugado fuerte y ha conseguido no uno, ni dos, sino que va camino del tercer rescate, logrando prolongar los ultimatums que le han ido dando varios meses, y poniendo en cuestión no sólo la autoridad de Europa, de Merkel y de la troika hasta hacer pensar a muchos que nunca se pensó, de verdad, en una salida de un deudor de más de 300.000 millones de euros.
 
Por eso, tarde o temprano será preferible conceder aplazamientos, pequeñas quitas y rebaja de intereses antes de ver volar todo ese dineral si los griegos deciden abrazar el dracma.
 
Listas sin políticos para garantizar la unidad. Cataluña muestra claramente hasta dónde se ha llegado dando por supuesto que el proceso hacia la Independencia lo ha comandado la sociedad civil. En parte, es cierto, la gente ha salido a la calle, ha respondido a todos los lllamamientos en los días clave, la Diada, el 9-N, pero dos elementos, la obstinación de algunos por no ceder el liderazgo, y de otros, por sostener que el eje social es algo exclusivo de la izqueirda, han acabado derivando en una propuesta extraña, una lista de transición, sin personajes de la política (aunque la mayoría de los políticos no sólo se han dedicado a eso en sus vidas) con la llamada sociedad civil al frente, que, es curioso, al día siguiente de salir escogidos, van a convertirse en políticos...