“Huid de los tristes, de los desmotivados, y de la gente que no disfruta con lo que hace”
“Huid de los tristes, de los desmotivados, y de la gente que no disfruta con lo que hace”
La Lección Magistral del acto, que tuvo lugar en la sede del Instituto Internacional San Telmo en Sevilla, ha estado a cargo de Jesús Ignacio Valle Sánchez, Director General de JUVASA y antiguo alumno de esta Escuela de Negocios.

Jesús Ignacio Valle comenzó su intervención agradeciendo al Instituto la invitación para impartir la lección magistral y “muy especialmente a mis antiguos profesores, que además de haber sido mis maestros, a día de hoy son mis amigos”.

Compartió con los asistentes los recuerdos de su paso por las aulas del Instituto I. San Telmo así como las enseñanzas tras haber cursado el PIDE “cuando estaba haciendo el mismo programa que hoy concluís, fueron muchas las ocasiones en las que pensé que había conceptos que nunca iba a utilizar… y al final han resultado tremendamente útiles.  Después de 13 años de experiencia, os puedo asegurar que todo lo que aprendí aquí lo he puesto en práctica”.

Una empresa familiar con mucha historia

El Director General de Juvasa habló de la empresa que dirige “dedicada a la venta de envases y embalajes, principalmente para la industria de alimentación y bebidas” y cómo había cambiado a lo largo de los últimos años. De este modo, contó  cómo su padre puso en marcha esta iniciativa ante la necesidad de conseguir envases para poder comercializar, como hobby,  la miel que producían sus colmenas. “Por aquel entonces no existía en España ninguna empresa dedicada a vender envases a pequeña escala: esa fue la primera semilla que plantamos, y de la que poco tiempo después daría origen a Juvasa”.

Los comienzos, según Jesús Ignacio Valle, se crearon con pocos recursos y resultaron  muy difíciles “Muchas veces te centras en el problema, y eso no te deja ver la solución. Cometimos muchos errores por carecer de formación, y esos errores los pagamos muy caros. Pero lo que no hicimos nunca fue perder el alma de nuestra empresa. Siempre nos mantuvimos al lado de los emprendedores, de la gente que empieza de cero como habíamos comenzado nosotros”. No obstante, aseguró que es inevitable cometer errores cuando hay que tomar decisiones “Las empresas son como seres vivos en constante evolución, y para mantenerlas hay que arriesgarse. Si nos equivocamos nos servirá como un valioso aprendizaje para el futuro. Todo lo que no sea avanzar es retroceder, y cuando hay acción hay movimiento; esto dota de vida a una empresa, la hace crecer, y sobre todo, hace que las personas que las dirigen aprendan”, afirmó.

Concluyó su intervención animando a los alumnos a que se rodearan de personas competentes y formaran un buen equipo “una de las primeras cosas importantes que aprendí en el Instituto I. San Telmo fue que el equipo humano es la pieza clave para el éxito de cualquier Organización. Huid de los tristes, de los desmotivados, y de la gente que no disfruta con lo que hace. Buscad a gente alegre, que tenga buena cabeza, y buen corazón”.