La asociación de tecnópolis anima a combatir la falta de espíritu emprendedor
La asociación de tecnópolis anima a combatir la falta de espíritu emprendedor
Málaga- El director general de la Asociación Internacional de Parques Científicos y Áreas de Innovación (IASP), Luis Sanz, considera que en España falta voluntad de innovación y espíritu emprendedor, que hay que combatir con la puesta en marcha de las políticas adecuadas, partiendo de la educación.
 
Sanz, que ha moderado hoy una mesa redonda en el foro Transfiere, ha manifestado a Efe que es necesario que los universitarios al acabar su carrera piensen: "Voy a crear una empresa y si me estrello volveré a empezar", más que en "colocarse" en una administración o gran empresa para tener un trabajo de por vida.
 
En España ha mejorado el apoyo al emprendedor, pero "todavía falta bastante", y aunque esto es cuestión de políticas, también de "mentalización" de la sociedad, que parte de la educación, ha explicado.
 
A este respecto, ha abogado por poner los mecanismos necesarios en todos los niveles educativos para que crear una empresa "no sea una cosa rara, sino que forme parte del bagaje de ideas de un estudiante".
 
En la mesa redonda se ha reivindicado la labor de los parques tecnológicos y científicos del mundo en la transferencia de tecnología y se han puesto de manifiesto las diferencias existentes entre Japón, "sinónimo de tecnología", Finlandia, del que hay que "aprender una gran lección" en educación, Estados Unidos y Reino Unido.
 
Según Sanz, el modelo español es "el que tiene que ser", ya que responde a un país con un nivel de implementación tecnológica y de inversión "medio", por lo que los parques deben actuar como efecto multiplicador para que las empresas sean competitivas, al tiempo que ayudan a crear otras nuevas de base tecnológica.
 
En zonas más desarrolladas, los parques se dedican a "potenciar lo que ya existe", ha diferenciado.
 
El hecho de que las universidades españolas estén entre las primeras del mundo en producción de patentes -como ha comentado en el foro la presidenta de los rectores, Adelaida de la Calle- no significa que el país sea innovador.
 
"Las patentes son importantes pero no son el único indicador, ni siquiera el más válido" para ello, ha comentado el director de la IASP, quien ha añadido que el problema es si las patentes generan licencias o no, porque si nadie las compra es porque la tecnología no interesa o no atiende las necesidades del mercado.
 
En este sentido se ha pronunciado la presidenta del comité asesor de la IASP, el británico Jane Davies, quien ha apuntado que contar con mayor número de patentes no equivale a innovación, y ha ensalzado el papel de los parques como animadores e intermediarios entre empresas y grupos de investigación.
 
El director del parque científico de Kioto (Japón), Koji Ojuda, ha apostado por que las pequeñas y medianas empresas expandan sus redes, y ha reivindicado el papel de los parques científicos como coordinadores porque ya disponen de la conexión con los investigadores.
 
Este ponente ha opinado que uno de los retos de los parques es encontrar una solución para trasladar a las empresas los nuevos descubrimientos de los grupos de investigación.
 
Sobre este aspecto, el presidente de la IASP y del parque científico especializado en salud Lake Nona (Florida, EEUU), ha recordado que muchos de los descubrimientos se producen cuando alguien estaba buscando otra cosa.