¿Qué está pasando?
¿QUÉ ESTÁ PASANDO?

Por Eduard Berraondo
Para los que nos dedicamos a analizar la actualidad, y este rincón quincenal va de eso  precisamente, lo que está ocurriendo en España en los últimos tiempos tiene difícil lectura . El tsunami de la corrupción parece que no se detiene y , cada día que pasa, un nuevo caso se añade a los anteriores, todo ello, ante la estupefacción, primero, y la creciente indignación , luego, de la mayoría de los ciudadanos de a pié . 
 
Nunca han tenido buen cartel los políticos, pero tampoco los abogados o los periodistas. Pero ha ocurrido que, creciendo a grandes pasos la crisis, con la gente más tiempo en la calle, protestando por los recortes, por los ajustes, va y se destapan casos que claman al cielo, se descubren personas que manejaban los millones de euros como si tal cosa, que tenían privilegios por el simple hecho del apellido, que tenían un acierto espeluznante en sus inversiones, en bolsa o en arte, gente que colocaba a dedo a sus amigos, o a los amigos de sus amigos, gente que sabía quien debía construir tal o cual obra antes de que se convocara el concurso…
 
Hay algunos que creemos que los medios han tenido mucho que ver en todo esto . Es aquello de la acción y la reacción, o lo de “tanto va el cántaro a la fuente…”Pero los medios no están exentos, ni mucho menos, de esa sensación de impunidad que se ha instalado en este país. Porque se ha podido ver que en ocasiones, se han lanzado “verdades” disfrazadas de periodismo de investigación, basadas en la más pura estrategia de acoso y derribo a los rivales de pensamiento.
 
La pregunta de ¿qué nos está pasando? No creo que tenga una respuesta . De repente hemos adquirido consciencia de que todo está manejado desde la sombra, por esos espías que vigilan tu vida y que buscan aportar a sus clientes las pruebas para tenerte bien cogido . Todos los argumentos de mil y una películas los vemos en la realidad del día a día de este tiempo que nos está tocando vivir, una época en que la gente anda cabizbaja, que responde “tirando” a la pregunta de ¿cómo te va? ,  como si se estuviera desfilando en la oscuridad de ese túnel del que dicen, tarde o temprano, vamos a salir.
 
Ha llegado el momento de empezar a plantearse un cambio de modelo. Claro que en dos días, y de manera improvisada, tampoco es plan, pero algo habrá que pensar porque así es difícil seguir…